lunes. 20.05.2024

Cultura

Nuestra Olla Ferroviaria con alubias

Olla Ferroviaria con alubias

Ingredientes para 4/5 personas:

- 1 kg de alubias
- ½ kg costilla de cerdo
- tocino (3 ó 4 trozos)
- 2 chorizos por kilo de alubias
- 1 cebolla
- 3 dientes de ajo
- 2 zanahorias
- 2 morcillas
- pimiento choricero
- tomate
- puerro
- sal
- aceite de oliva

Preparación:

El tiempo estimado de elaboración ronda las 4 horas de cocción y media hora de reposo con alubia nueva. Aclaramos en agua fría las alubias y una vez limpias las dejamos en remojo, con agua fría durante toda una noche.

En el puchero se ponen las alubias. Añadimos la cebolla troceada por la mitad, la zanahoria pelada, los dientes de ajo pelados y enteros, el laurel y un chorro de aceite. Cuando empieza a hervir se corta el hervor con agua fría para que se hagan despacio. La costilla y los chorizos se agregan cuando las alubias están a medio hacer. Las morcillas se añaden a última hora y entonces se le da el punto de sal.

Dejamos que cuezan a fuego suave y lento, vigilando que estén siempre cubiertas de agua, añadiendo un poco de agua fría cuando sea necesario.

Cuando estén en su punto las retiramos del fuego. Antes de servir es conveniente que reposen 10-15 minutos.

La Putxera (Olla) Ferroviaria

Olla_ferroviaria

Origen

La Olla Ferroviaria consiste en una gran cazuela de barro o de chapa esmaltada que se introduce en una estructura metálica. En el fondo de dicha estructura se introduce carbón mediante el cual se calienta la cazuela y se cocina el plato, que puede permanecer caliente durante mucho tiempo.

El origen de la Putxera u Olla Ferroviaria hay que situarlo en el Ferrocarril de La Robla y fue un invento de los agentes del tren allá por la primera década del siglo XX, para prepararse diariamente en ella las comidas y cenas cuando realizaban servicio en trenes o hacían reemplazos en estaciones. A veces estos reemplazos duraban seis, ocho y hasta quince días, sin poder regresar a sus domicilios. Cocinaban por lo general cocido de legumbres con su correspondiente carne, tocino, chorizo y morcilla, o patatas con carne y de esa forma comían caliente y económico. o

Al tener asignada cada maquinista su locomotora, la olla la mantenían siempre en ella, bien en funcionamiento o en reposo y custodiada en el arca de que disponía cada locomotora. Los maquinistas y fogoneros que a diario salían de mañana de Valmaseda a la salida del tren conectaban la olla al vapor de la locomotora mediante un tubo desde el serpentín de la locomotora hasta la vasija, para que durante la marcha se fuese cociendo la comida del mediodía.


Más vídeo recetas de CasaMaría


Nuestra Olla Ferroviaria con alubias