jueves 20.02.2020

Exhumaron a Franco, pero quedan injusticias por resolver

La momia del dictador Franco ya está fuera del Valle de los Caídos. Primer paso de los muchos  que ha de dar España, si quiere cumplir la legislación internacional y de derechos humanos que ha firmado y ratificado. Y lo ha de hacer con medidas para establecer la verdad y la justicia sobre la dictadura franquista, sus crímenes y sus víctimas y dar reparación a estas y a sus familiares. En tal reparación es necesario acabar con la impunidad durante décadas de todos los crímenes de guerra y de lesa humanidad perpetrados desde el 18 de julio de 1936 hasta bien entrados los años 50 del pasado siglo e incluso algunos hasta la muerte del dictador en noviembre de 1975.

Pablo de Greiff, relator especial de Naciones Unidas para promover la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición de crímenes de lesa humanidad, en cumplimiento de su tarea visitó oficialmente España a finales de enero de 2014 para investigar si las cuestiones del largo nombre de su cargo afectan aún a las víctimas del franquismo.

El Relator señaló en su informe que es en el ámbito de la justicia donde hay más violaciones de derechos humanos perpetradas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista. Por eso de Greiff instó al gobierno de España a anular la Ley de Amnistía de 1977 porque impide el acceso a la justicia de las víctimas de la dictadura y prohíbe la investigación de los crímenes del franquismo. Una cuestión esencial, habida cuenta de los más de 115.000 desaparecidos forzados contados hasta la fecha en España. También recordó De Greiff al gobierno de España que los delitos de lesa humanidad nunca prescriben y denunció que la constante invocación a la ilegítima Ley de Amnistía de 1977 por los tribunales españoles es una violación del derecho de acceso a la justicia y vulnera el derecho a la verdad.

Cuestiones por resolver

El cadáver de Franco ya no está en el Valle de los Caídos, pero las víctimas del franquismo siguen sin obtener justicia. España no ha cumplido las recomendaciones que hizo al gobierno de España el Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras la investigación del Relator Especial, Pablo de Greiff, sobre  crímenes del franquismo, víctimas y desaparecidos forzados.

De Greiff denunció la total ausencia de información sobre los miles de presos políticos que en condiciones inhumanas trabajaron en la construcción del gigantesco mausoleo que es el Valle de los Caídos ni tampoco se informó sobre los cadáveres allí enterrados. La ONU también reclamó a España que atienda las peticiones de los familiares de las 33.000 personas ahí enterradas sin el consentimiento de estos, que ahora quieren recuperar los restos de los suyos.

De las peticiones y recomendaciones de la ONU solo se ha cumplido la de sacar el cadáver del dictador del Valle de los Caídos. Quedan otras muchas cuestiones por resolver

De las peticiones y recomendaciones de la ONU, solo se ha cumplido la de sacar el cadáver del dictador del Valle de los Caídos. Quedan otras muchas cuestiones por resolver. Como el grave hecho de que en el Reino de España la exaltación o apología del franquismo no sea delito. Cuando sí lo es en Alemania o Italia elogiar a Hitler o Mussolini. No es así en España cuando ante el nuevo cementerio del dictador en Mingorrubio unas docenas de nostálgicos enarbolaron banderas franquistas. En cambio en Alemania e Italia es impensable que alguien salga a la calle con una esvástica o el fasces romano gritando mensajes nazis o fascistas. Es así porque en ambos países hubo procesos de desnazificación y eliminación del fascismo, pero en España, por desgracia, no habido ninguna “desfranquistización”.

La desnazificación fue una iniciativa de los ejércitos aliados tras su victoria sobre los nazis que buscaba depurar la sociedad, cultura, prensa, justicia y política de Alemania de la menor influencia nazi. Para lograrlo, el Comité de Control de los Aliados en 1946 aprobó varias directivas para  desnazificar Alemania. Y así, en las zonas ocupadas por los vencedores de la II Guerra Mundial hubo hubo miles de investigaciones de crímenes nazis, miles de juicios y más de 5.000 condenas en la zona occidental, de las que 806 fueron sentencias de muerte y ejecutadas, 486.

La desnazificación contó con la voluntad de la mayor parte de la población alemana que quería desprenderse totalmente de su pasado nazi. Por eso se legisló para juzgar y castigar todo lo que oliera a nazi. Hacer apología del nazismo se castigó penalmente e incluso hacer el saludo nazi, aunque sea jugando, se castiga. Muchos turistas lo han comprobado al ser arrestados y  multados por saludar con el brazo en alto.

Verdad y justicia

El Bundestag, Parlamento Federal de Alemania, aprobó en los años 90 medidas penales contra los nostálgicos del Tercer Reich y de Hitler: hasta tres años de cárcel para quienes en público o en reuniones defiendan la dictadura nazi, sus símbolos y rituales. La ley alemana no permite las consignas nazis ni exhibir sus símbolos y, aún menos, hacer declaraciones favorables a Hitler y al nazismo en cualquier medio informativo o de comunicación.

En Italia los fascistas tampoco tienen vía libre. Dos leyes, de 1952 y 1993, castigan el fascismo y su apología, pero hubo pocas condenas porque los jueces las aplicaban solo a casos de evidente intención de resucitar el Partido Fascista italiano. Sin embargo, en 2017 se incluyó en el Código Penal italiano el artículo 293 bis con condenas de hasta cuatro años de prisión por apología del fascismo o voluntad de reconstruir el Partido Fascista. La ley italiana también castiga la propaganda del régimen fascista y nazifascista y sus símbolos y gestos con penas de hasta dos años de cárcel.

Por contra, incomprensiblemente, el Código Penal español no castiga la apología del franquismo o del fascismo. La Ley de Memoria Histórica de 2007 obliga a retirar de los edificios y espacios públicos, escudos, insignias, símbolos, placas y otros objetos de exaltación franquista, pero no condena la apología del franquismo.

La ministra de Justicia en funciones ha explicado que es prioridad de su departamento tipificar el delito de "apología del franquismo" e incluirlo en el Código Penal así como estudiar el modo de cerrar las fundaciones y entidades que hacen apología del dictador, como la Fundación Francisco Franco.

La momia del dictador Franco ya está fuera del Valle de los Caídos. ¿Es el principio para establecer la verdad y la justicia en España y dar reparación a las víctimas y sus familiares? Habrá que verlo.

Exhumaron a Franco, pero quedan injusticias por resolver