jueves 6/8/20

Trump pierde

El mismo día en que las encuestas colocan a Joe Biden con una ventaja de 15 puntos por encima de Donald Trump, el magnate republicano llama a través de su red social Twitter a retrasar las elecciones de noviembre. El motivo, según Trump, es la poca confiabilidad del voto electrónico y el riesgo de contagios masivos de coronavirus. “Con la votación universal por correo, 2020 será la elección más imprecisa y fraudulenta de la historia. Será un gran bochorno para Estados Unidos”.

Hay que recordar que en 2017, luego de ser proclamado como ganador de las elecciones del 8 de noviembre, Trump solicitó una investigación sobre presunto fraude electoral. Según los cálculos de sus directores de campaña, en aquel momento hubo electores registrados para sufragar en dos estados, votantes ilegales y “difuntos que aún parecen habilitados para votar”.

La insatisfacción de Trump por los resultados que en 2017 le dieron el triunfo ocupó las primeras planas de los principales medios de comunicación; una estrategia que desvió la atención del verdadero fraude que salió a la luz un año más tarde. En agosto de 2018 dos de sus asesores de campaña fueron hallados culpables de diferentes cargos derivados de una investigación federal sobre las elecciones presidenciales.

Lo cierto es que el mal manejo de la epidemia, el fuerte incremento del desempleo y la pobreza, y la retórica de Trump en relación a las protestas contra la violencia racial, han favorecido a su oponente que, según las principales encuestadoras, lo supera ampliamente en intención de votos. Joe Biden, vicepresidente de Barack Obama, podría alcanzar una diferencia de 15 puntos por encima de Trump.

El fracaso de los mítines de campaña del republicano es un indicador que señala su debilitamiento en el liderazgo de los Estados Unidos. El fantasma del fraude no convence. Trump pierde.  

Trump pierde