Típico de ‘machirulo’

El Gobierno argentino descuenta la jornada a las trabajadoras que se adhirieron al paro del 8M.

El Gobierno argentino descuenta la jornada a las trabajadoras que se adhirieron al paro internacional de mujeres

macriMientras las calles y plazas de las principales capitales del mundo se colmaban de mujeres -en una jornada histórica-, el gobierno de Mauricio Macri anunciaba que se les descontaría el día a las trabajadoras que se adhirieran al paro internacional.

Con la soberbia que los caracteriza, el gobierno argentino mostró nuevamente su lado más cínico. Mauricio Macri, quien por la mañana destacó la importancia del Día de la Mujer, trató de impedir que las trabajadoras de la función pública luchen por sus derechos movilizándose.

El comunicado, emitido por el director de Recursos Humanos de la Secretaría de Gobierno de Modernización, Martín Lia, señala que “corresponderá el descuento de haberes del día o las horas no trabajadas a todos aquellos que en el marco de esta medida no presten servicio” Y agrega, “se reitera que el derecho constitucional de huelga implica la no aplicación de sanciones en tanto se realice cumpliendo sus recaudos legales, pero ello no obsta a la percepción de haberes por los días no trabajados”.

HUELGALa medida del gobierno no debería extrañar. Los derechos no son necesariamente la preocupación central del oficialismo, como ya ha quedado demostrado con medidas que avasallaron los derechos de los discapacitados, de los jubilados, de los docentes, y de la clase trabajadora en general.

Aún envalentonado por el discurso desopilante con el que abrió las sesiones ordinarias del Honorable Congreso de la Nación, Macri observa la realidad desde su prisma sin considerar las consecuencias de sus decisiones. Tal impunidad le permitió otorgarse el derecho de castigar a millones de mujeres que se manifestaron en todas las plazas del país, anunciando que se le descontaría el día.

“Es fácil asesorar a Mauricio Macri porque él no tiene ideas propias”, dijo durante una entrevista Jaime Durán Barba, el estratega de la campaña que convirtió a Macri en presidente. Quizás esta falta de consideración con las mujeres trabajadoras argentinas ha sido la consecuencia de los titiriteros que hacen hablar al presidente. Aún si así lo fuera, Macri ya ha dado claras y suficientes muestras del machirulismo que lo caracteriza.