domingo 1/11/20

Sufrir como Cristo

El no rotundo de la iglesia católica a la eutanasia vino acompañado de las opiniones de algunos de los obispos más polémicos de España

Juan Antonio Reig Pla.
Juan Antonio Reig Pla.

Ante el anuncio del nuevo gobierno respecto de la despenalización de la eutanasia, la Conferencia Episcopal hizo saber mediante un comunicado que combatirá hasta las últimas consecuencias para impedir que esta ley se haga efectiva.

Según fuentes de la jerarquía católica, el debate social sobre la eutanasia y el suicidio asistido está planteado no como una cuestión médica, sino con “una profunda raíz ideológica y antropológica”.

El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, ha expresado sin ningún pudor que con la eutanasia “está en juego la salvación de las almas”

Una de las voces más representativas de la iglesia española ya había dictaminado en abril de 2019 que los enfermos terminales “deben sufrir como Cristo”. Desde su página web, el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, expresó sin ningún pudor que con la eutanasia “está en juego la salvación de las almas” y solicitó no escuchar las súplicas de los enfermos muy graves que invocan la muerte. Reig Pla está convencido de que el reconocimiento del derecho a la eutanasia, por parte del Estado, es comparable con la autorización a que los ciudadanos, si así lo desearan, “pudieran ser dados a la esclavitud y que otros pudieran comprarlos y venderlos”.

Estas interpretaciones del obispo de Alcalá están publicadas en la misma página en la que ofrece consejos para “curar a gays y lesbianas” y cursos para dejar de masturbarse. Demás está decir que en su sitio web, el obispo omite mención alguna a la pedofilia practicada por miembros de su iglesia ni hace referencia a algún cursillo para evitar tal aberración.

En junio de 2012, durante la misa de Homilía del Viernes Santo –transmitida en directo por TVE- Reig Pla había asegurado que los homosexuales “encuentran el infierno”, una sentencia que va en sintonía con su rechazo a cualquier derecho que se contraponga con la línea ultraconservadora de la iglesia a la que representa. “Os aseguro que los homosexuales no tienen lugar en el cielo”, remarcó, dejando en claro que su Dios no juzga a los hombres por lo que puedan hacer con su corazón, sino por lo que hacen con sus genitales.  

Algunas de sus polémicas declaraciones han provocado no solo indignación, sino también un par de demandas judiciales. Su colección antológica de expresiones retrógradas es tan extensa que el obispo de Alcalá de Henares ha decidido agruparlas en su sitio web. Pero su diarrea verbal no se limita tan solo al aborto, la eutanasia o la homosexualidad. Reig Pla no esconde su nostalgia por la dictadura franquista; y respecto de ello también ha dejado en claro su postura mediante un gesto: En 2009 celebró una misa en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama adornando el altar con una bandera franquista ante un destacado miembro de la ultraderecha española, tal como Blas Piñar. 

Sufrir como Cristo