miércoles 22/9/21

Mauricio Macri, el covidiota

mac

El pasado viernes se conoció la noticia que daba cuenta de la intención del Fondo Monetario Internacional de destinar 50 millones de dólares a la lucha contra el Covid-19; una cifra con la cual la entidad crediticia prevé que el 40 por ciento de la población mundial haya sido vacunada para fines de 2021, y al menos el 60 por ciento en el primer semestre de 2022.

La suma de dinero que el FMI propone para acelerar la inoculación de la población mundial es inferior a la que el ex presidente argentino Mauricio Macri fugó del país desde las distintas firmas del Grupo Macri. 58 millones de dólares salieron ilegalmente de la Argentina hacia los paraísos fiscales en los que el ex mandatario y miembros de su familia poseen sendas cuentas off shore, denunciadas por el consorcio de periodistas que hizo pública la investigación denominada “Panamá Papers”.

A estas alturas no es exagerado decir que Mauricio Macri es el mentor de los llamados “Covidiotas”, una definición que a los negacionistas de la pandemia les queda tan bien como a su líder

Mauricio Macri fue el presidente que más endeudó a la Argentina en los últimos 50 años. Cuando Macri llegó al poder, en diciembre de 2015, la deuda externa bruta era de 157.792 millones de dólares. Pero durante el transcurso del primer año de su gobierno escaló a 192.462 millones por el pago, vía emisión de nuevos títulos, de los fondos buitre que no habían entrado en los canjes del 2005 y 2010 que obtuvieron fallos favorables en los tribunales de los Estados Unidos en los juicios contra el estado argentino.

Considerando lo anterior, hasta el menos avispado de los lectores creería que ni Macri ni los miembros de su partido se atreverían a sugerir qué debe hacerse para detener la pandemia. La gestión de Cambiemos trajo, entre otros perjuicios ligados a las políticas de libre mercado y a la corrupción, la desaparición del Ministerio de Salud, que fue degradado a Secretaría. El presupuesto para salud se redujo significativamente, afectando de forma directa al sector público que marchó en protestas por la falta de insumos durante los cuatro años de la presidencia Macri. Sin embargo la derecha argentina, ahora en la oposición, se ha dedicado a pregonar las movilizaciones en contra del aislamiento, del uso del barbijo y de las clases virtuales. “Que se mueran los que tengan que morir”, se atrevieron a manifestar públicamente, mientras que su gurú hacía gala de su diarrea verbal exponiendo que “el coronavirus no es más peligroso que el populismo”.

A estas alturas no es exagerado decir que Mauricio Macri es el mentor de los llamados “Covidiotas”, una definición que a los negacionistas de la pandemia les queda tan bien como a su líder.

Mauricio Macri, el covidiota