lunes 13.07.2020

La Navidad de Luis

Más de cinco millones de niños argentinos pasarán la navidad en la extrema pobreza

Las consecuencias del modelo neoliberal impulsado por Mauricio Macri están a la vista de quien quiera ver. La pobreza alcanza niveles alarmantes; y el país capaz de producir alimentos para 400 millones de personas ha arrastrado al hambre a más de la mitad de sus niños. Uno de cada dos argentinos menores de edad está sumido en la más absoluta miseria como resultado de un plan económico que priorizó en los mercados y la especulación financiera.

pobreza argentinaEl acceso a una alimentación adecuada para toda la sociedad constituye un objetivo deseable e ineludible. Sin embargo durante la gestión macrista el Estado se retiró, dejando a su suerte a millones de familias que no pudieron hacer frente a las brutales subas en los precios de los alimentos. El gobierno de Cambiemos nunca ocultó su desprecio a los más necesitados. “Los pobres tienen que entender que van a seguir siendo pobres”, señaló la ex vicepresidenta, Gabriela Michetti, cuando se iniciaron los reclamos de los sectores populares.

Mientras Mauricio Macri decretaba una baja en los impuestos para automóviles de alta gama y el champagne, en las góndolas se remarcaban los nuevos precios de productos tan imprescindibles como la leche y el pan. El propósito estuvo claro desde el día uno: Mauricio Macri se constituyó en una suerte de Hood Robin; un antihéroe que llegó a la presidencia con el objetivo de arrebatarle a los de abajo en pos de beneficiar a los de arriba.   

La prioridad de Alberto Fernández es revertir drásticamente las tendencias operadas durante la gestión macrista, cuando el acceso a la alimentación se fue deteriorando notablemente. Esta decisión política ya ha provocado la reacción de la oligarquía argentina que no pretende ceder sus privilegios. En el peculiar diccionario de esta casta no existe la palabra “solidaridad”. Y en una mezcla de orgullo y estupidez, lo hacen saber, manifestándose a los gritos contra una ley destinada a paliar el hambre que dejó Mauricio Macri.

Esta noche es navidad. Y millones de niños argentinos se irán a la cama sin cenar. Para la derecha retrógrada, “ellos no tienen la culpa de que haya pobres”. Los argumentos que esgrimen demuestran no sólo un egoísmo feroz, sino también el odio de clase que la caracteriza. “Si son pobres es porque no han hecho meritos suficientes”.

Esta noche es navidad. Y millones de niños argentinos se irán a la cama sin cenar, quizás preguntándose qué es eso del mérito del que tanto ha escuchado hablar.

La Navidad de Luis