martes 21/9/21

Bolsonaro amenaza: Caos y comunismo

El presidente de Brasil y su llamado a “tomar las armas en nombre de la democracia”

Todo hace suponer que la democracia brasileña está viviendo sus horas más angustiantes. El cerrojo mediático impide que gran parte de la población pueda tomar conciencia respecto de la brutalidad con la cual el jefe de Estado ha dado el primer golpe a las instituciones. “Salgan a la calle y tomen las armas para defendernos contra el fraude”, pidió Bolsonaro hace unas semanas atrás, sin que los panelistas de las principales cadenas televisivas analicen con rigurosidad la peligrosidad del llamado presidencial.

Ante la caída del presidente en las últimas encuestas la cadena O Globo adhirió al mensaje replicándolo en sus repetidoras. Tomar las armas es, desde el pasado 4 de agosto, una alternativa que la ultraderecha considera como opción ante la inminente derrota en las próximas elecciones.

Bolsonaro ha perdido todo contacto con la realidad. Y al igual que Nerón, amenaza con incendiarlo todo si no logra la reelección. Incluso ha amenazado e insultado a los jueces que lo investigan.  

Lo concreto es que los sondeos realizados en la última semana anticipan una estrepitosa derrota para el ultraderechista. De ahí su llamado al pueblo brasileño a tomar las armas ante un supuesto fraude que, según el propio Bolsonaro, planea el PT con Lula Da Silva a la cabeza. La estrategia es conocida en la región. Cuando la derecha no tiene chance, fogonear la idea de un fraude es la alternativa. Habiendo fracasado en su intento por modificar el sistema de votación, al actual presidente de Brasil no le queda sino atentar contra la democracia, victimizándose y recurriendo al trillado argumento del “fraude”.    

El Supremo Tribunal Federal tiene en la mira a los hijos de Bolsonaro, ambos sospechosos de sendas maniobras de corrupción. Por esta razón el presidente de Brasil no ha dudado en atacar públicamente a los jueces de la corte que investigan los hechos por los cuales el presidente y sus hijos podrían ser acusados formalmente al finalizar el mandato.

"Quiero decirles que toda dictadura fue precedida por una campaña de desarme. Para mí es diferente: el pueblo de bien debe estar armado a ejemplo del pueblo estadounidense. Para que exactamente prototipos de dictadores no quieran hacer valer su voluntad en nuestra patria”; sostuvo Bolsonaro en el discurso que aún retumba entre adeptos y detractores. El mensaje ha calado hondo en sus seguidores más acérrimos, tal como sucedió en los Estados Unidos con los grupos ultraderechistas seguidores de Donald Trump.

Todas las encuestas le dan al líder de izquierda una ventaja de 20 puntos sobre Bolsonaro, cuya popularidad se ha desplomado a tal extremo que no se descarta una victoria de Lula en primera vuelta. “Si no hay cambio del sistema de urna electrónica habrá caos”, amenazó el presidente, antes de recurrir al fantasma del comunismo y el regreso de la izquierda al poder, citando a Cuba, Venezuela y Argentina.

.

Bolsonaro amenaza: Caos y comunismo