martes 19.11.2019

Argentina, tierra fértil para Vox

Vox ha visto en Argentina una tierra fértil para exportar su ideario de “valores”.
Victoria Villarruel y Javier Ortega Smith el pasado mes de septiembre en Buenos Aires. (Foto: Club de los Viernes Argentina)
Victoria Villarruel y Javier Ortega Smith el pasado mes de septiembre en Buenos Aires. (Foto: Club de los Viernes Argentina)

El pasado 1 de septiembre el Secretario General de Vox, Javier Ortega Smith, brindó en Buenos Aires un seminario junto a la abogada Victoria Villarruel, líder de una organización que niega los crímenes de la dictadura y defiende a los responsables del genocidio producido en el país entre 1976 y 1983. 

La visita del número dos del partido conducido por Santiago Abascal tuvo como objetivo seducir a la derecha local más reaccionaria, supuestamente huérfana de representación. La disertación de Ortega Smith en la sede del Circuito Militar conquistó a una facción de la sociedad argentina que dice no sentirse representada por la clase política. Al mismo tiempo, Vox sentó las bases para la futura irrupción de su partido en Argentina. "Me atrevo a vaticinar que puede haber un 30% de los argentinos que esté buscando a alguien que realmente le represente", aseguró Ortega Smith frente a un auditorio abarrotado.

Del mismo modo que Vox practica sin pudor la apología del franquismo, la derecha argentina añora los años de plomo y justifica las aberraciones cometidas por Videla a quien considera un “patriota”

Para apuntalar la creación del Vox argentino el partido que regresó a la extrema derecha al Parlamento español ha puesto sus fichas en Victoria Villarruel, presidenta del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV), organización que niega los crímenes cometidos por el Estado durante el proceso militar. Según Villaruel, “la presencia del diputado español recibió la atención de un sector de la sociedad argentina que se encuentra huérfano de propuestas, que no adhiere ni al kirchnerismo ni al macrismo y que no cuenta con representantes que les hablen, que defiendan sus valores, que asuman con valentía el contradecir y cuestionar al discurso políticamente correcto cada vez más totalitario y único”. En abril, Villarruel estuvo presente en el acto de cierre de campaña de Vox en Madrid y siguió los resultados electorales junto a los dirigentes del partido.

vox argentinaSin embargo, y contrariamente a lo que la cara visible de Vox a este lado del Atlántico argumenta, la derecha argentina no carece necesariamente de representación. El discurso antiinmigración, la estigmatización de la pobreza y la negación de los crímenes de lesa humanidad de la dictadura militar, formaron parte del ideario del gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, para las aspiraciones de la derecha más reaccionaria, el macrismo no fue una expresión de la derecha, sino más bien un gobierno socialdemócrata.      

Del mismo modo que Vox practica sin pudor la apología del franquismo o sostiene que los fusilamientos de la dictadura española fueron “con amor”, la derecha argentina añora los años de plomo y justifica las aberraciones cometidas por el gobierno de Jorge Rafael Videla, a quien considera un “patriota”.

Vox ha visto en Argentina una tierra fértil para exportar su ideario de “valores”. Durante su exposición, Ortega Smith llamó a políticos y empresarios a formar “una alternativa a los dos grandes bloques”. La semilla de Vox ya está plantada.

Argentina, tierra fértil para Vox