martes 26/10/21

¿Vehículos realmente ecológicos?

b2ap3_large_vehiculos-ecologicos

Por Eduardo Serrano | En los días que corren se está haciendo cada más extensible el término “ayudo al medio ambiente con mi vehículo ecológico de 0 emisiones”. Debemos reconocer que sobre el terreno queda bonito y el centro de las miradas que te apoyas en tu silencioso vehículo de 0 emisiones y ayudando además a las 0 emisiones acústicas que en determinadas horas son tan molestas.

Muy bien, pero la cuestión que asalta es otra muy diferente, ¿De dónde proviene la energía necesaria para la recarga de nuestro flamante vehículo ecológico?

Nadie se atreve a poner la mano en el fuego de que procede de energías netamente renovables.

Los concesionarios de coches nos bombardean sin cesar con sus innovadores modelos que anuncian con el sello de “0 emisiones”.

En la actualidad, por suerte, la visión del vehículo limpio y ecológico se acerca cada vez más a ese concepto, toda suerte que en este país con una cantidad de horas de sol envidiable, era el único que tenía un “impuesto al sol”, hecho este realmente ilógico que aún está por ver a quién y cómo beneficia.

Aparte de lo anterior una realidad palpable es que tenemos una inmensa dependencia de las energías fósiles que proceden del extranjero.

Vamos a asumir que por su naturaleza y el uso que hacen los usuarios de ellos, los coches eléctricos se recargan generalmente en horario nocturno. Durante el día se producen diferentes picos de consumo, que durante la noche se convierten en grandes valles. La red eléctrica tiene que adaptarse a esas grandes variaciones, puesto que lo ideal sería una distribución homogénea de la demanda en el tiempo, algo que con el suficiente número de coches eléctricos recargándose simultáneamente de madrugada podría solucionar, debido a la baja cantidad existente de vehículos, no existe cultura que nos acostumbre a determinadas horas de recarga, ya que para que el sistema se pueda sostener durante las 24 horas del día, deben existir diversos sistemas o mejorar los existentes.

En horario nocturno obviamente no se produce energía solar. Podemos pensar que la eólica puede suplir esa falta de energía, caso que en el caso de la eficiencia de este tipo de energía no cubre la demanda que se genera. En estos casos hay que tirar mano de los combustibles fósiles, lo que genera que los vehículos no sean ya transportes de “emisiones 0”. Aparte de eso, la red eléctrica, debido a la altísima demanda de energía, sirve a la red un sistema mixto procedente de las energías renovables con la procedente de combustibles fósiles.

La solución pasaría por un aumento de las infraestructuras de generación de energías renovables y la ampliación en otros campos, como, por ejemplo, en los archipiélagos, que contamos con kilómetros disponibles de costa, explotar la generación de origen mareomotriz, hecho que generaría energía las 24 horas del día, potenciar la eólica más aún y consolidar la solar constituiría el remate definitivo.

En resumen, y es una opinión personal, se ha empezado la casa por el tejado ya que para poder sostener la demanda creciente actual no pasa por adquirir los vehículos primeramente, sino los sistemas que satisfagan la demanda que generaría los mismos. Además de rebajas en impuestos e incentivar la adquisición de vehículos de esa naturaleza como recompensa.

Esto último sin olvidar y apoyar el uso del transporte público que es la base para apoyar la disminución de las emisiones de gases contaminantes, así como el uso de bicicletas y otros vehículos de bajas emisiones de gases contaminantes.

¿Vehículos realmente ecológicos?