lunes 26/10/20

La marquesa de Casa Fuerte

Por Sonia Carrasco | Cayetana Álvarez de Toledo, marquesa de Casa Fuerte, es una mujer controvertida, con formas muy agresivas en la política nacional. Es curiosa su desmesura para con las mujeres obstinada en demostrar cero empatía hacia nosotras. Esa actitud le llevó a subestimar a gran parte del electorado; además de su discurso tan radical en la política española. Veamos unos cuantos ejemplos a lo largo de los últimos tiempos de vida política.

Cayetana, en 2015, ataca públicamente a Mariano Rajoy en una carta abierta que se publica en los medios de comunicación y decide no formar parte de la lista electoral al Congreso.

El 15 de marzo de 2019 se anunciaba su designación como cabeza de lista del PP por Barcelona, y en las elecciones del 28 de abril obtenía su escaño, al igual que en las elecciones del 10 de noviembre de ese mismo año. Aquí surge el comienzo de su “mandato” cuando nace la portavoz del grupo parlamentario del PP más polémica de los últimos tiempos, aupada por su “padrino” Pablo Casado.

Quizás sea esta una de las muchas razones por la cual ha sido destituida de su cargo.

El Partido Popular gana más con esta destitución y el nombramiento de Cuca Gamarra, más centrista y moderada que Cayetana, pero auguro sorpresas

Ha sido una mujer feroz y sin piedad en el Congreso de los Diputados con lindezas como la siguiente contra Pablo Iglesias: “Se lo voy a decir una primera vez y última vez: Usted es el hijo de un terrorista. Esa es la aristocracia a la que pertenece usted.”

Recordemos también durante el debate de RTVE, cuando Irene Montero se pronuncia sobre el consentimiento sexual afirmando que es un clamor popular que solo sí es sí; a lo que la marquesa contesta que no todo lo que sea un sí es un no.

O como cuando se dirigió al Ministro Marlaska diciendo “Ni el tatuaje de su muñeca ni el título de su autobiografía dicen la verdad. Usted da pena y miedo”.

Mientras tanto, en marzo de este año, Pablo Casado se pronunciaba sobre su portavoz en el Congreso, alabándola como una extraordinaria portavoz en el Congreso de los Diputados que siempre ha decidido ser libre; a la vez que decía que estaba orgulloso de estar dando batallas ideológicas sin complejos, sin levantar el tono, por mucho que algunos quieran ver decibelios donde no los hay.

¿Entonces? ¿Qué ha pasado en esta relación idílica entre Casado y Cayetana? ¿Es una nueva estrategia del PP para volver a reconquistar al sector más moderado de la derecha rancia española?

Puede ser ya que, según el barómetro de opinión del CIS en el mes de junio del año en curso, otorga una ventaja de 11 puntos al PSOE sobre el PP.

Probablemente esta sería otra de las razones para sustituir a la marquesa desmesurada: pasar a un Partido Popular más moderado.

En mi opinión, el Partido Popular gana más con esta destitución y el nombramiento de Cuca Gamarra, más centrista y moderada que Cayetana, pero auguro sorpresas. Lo iremos viendo y comentando a medida que vaya sucediendo… Sean felices, si pueden.

La marquesa de Casa Fuerte