miércoles 20/10/21

Individualismo–Colectivismo: Europa–Asia

 

Por Francisco Díaz-Tendero | En escritos anteriores, hemos expuesto el asunto del Individualismo – Colectivismo desde el punto de vista "antropológico".

Decíamos que el proceso de socialización comienza por la agrupación de una comunidad; para los efectos de la alimentación, la defensa contra depredadores, y la reproducción.

Ésto, en realidad, es anterior a la "humanización"; se ve en muchas especies animales...

Allí decíamos que, aunque la vida social tiene muchas ventajas, también tiene un inconveniente principal; las ventajas, se pagan con perdida de libertad individual. Esto lleva al problema clásico del enfrentamiento "individuo - grupo"; de cuya solución "a priori", derivan los dos tipos básicos de organización social:Individualista y Colectivista, (o socialista).

Llevando las cosas a los extremos; se producen sociedades donde la convivencia se convierte en, poco menos, que una utopía ya que terminan dominadas despóticamente por élites económicas, o políticas; según los casos. En el caso de la URSS la élite era política, y acabo como sabemos; aunque ahora esta intentando reconstruirse.

Aquí hay un problema distinto, también de antropología: el colectivismo salvaje que parece innato a casi toda Asia que les lleva a tener gobiernos despóticos, desde la antigüedad que son aclamados y considerados "naturales" por casi toda la población. Población que parece carecer de todo sentido critico y considerar normal que el individuo sea sacrificado, en aras de la "comunidad", (supuestamente) mientras que la realidad es que se hace para beneficio de las élites privilegiadas (únicamente) sin pensar que (el individuo), también tiene unos derechos y razón para defenderlos ni intentar, (tampoco), buscar soluciones de compromiso.

Y, ello hasta la actualidad.

Recordemos el caso de los jóvenes japoneses, que fueron obligados a suicidarse durante la segunda guerra mundial actuando como "kamikazes". No eran aviadores profesionales; ni se les había instruido para el combate, como a los universitarios ingleses de la RAF que sí lo fueron.

En ningún ejercito occidental ha habido nunca, una unidad semejante; aunque la peligrosidad de algunas misiones pueda calificarlas como de "casi-suicidas", siempre son ejecutadas por "especialistas" que por su formación, tienen mas posibilidades de salvarse; y siempre hay previsto un procedimiento de retirada; aunque ésta sea muy difícil.

En todo caso: a nadie se le ha obligado nunca a estrellarse con un avión; mucho menos a un estudiante, al que no se le habían dado mas que tres sesiones de clase de pilotaje, en una semana que sólo incluían despegue, aproximación al blanco y lanzarse contra él, pero no el aterrizaje.

Esto ha sido observado desde la antigüedad, por Herodoto, al menos y, recientemente, (en 2010), un historiador anglo-sajón, llamado Antony Pagden, ha publicado un libro llamado: "Mundos en guerra, Oriente contra Occidente, en el que pasa revista, a toda esta serie de enfrentamientos desde la Guerras Médicas, hasta nuestros días.

Este autor prevé, lógicamente que los enfrentamientos van a seguir. No hay mas que ver las noticias, casi diarias, de atentados suicidas en el mundo islámico.

Pero el caso del islam, merece un estudio especial; aunque se inscribe en la tónica general de pensamiento colectivista extremo, clásica de Asia, como decimos.

En nuestra sociedad, el extremismo es del otro sentido por individualismo. El liberal-capitalismo salvaje de occidente, a primera vista, crea una sociedad mejor; porque crea mucha mas riqueza, esto es innegable. Pero, en realidad, genera sociedades con desigualdades enormes; que terminan mal o por rebeliones, o por depauperación lenta de los individuos que la conforman porque esa mayor riqueza se reparte de una manera muy desigual; y con ella la cultura, y la capacidad de decisión; política, y en todos los demás sentidos.

Debido a todo lo anterior la sociedad se divide en subconjuntos enfrentados, pierde rendimientos, aumenta la represión de la clase alta sobre la general. Y todo termina por fracasar. Ésto ha sido estudiado también por historiadores de prestigio para el caso, Arnold J. Toynbee, en su tesis doctoral "Estudio de la Historia".

Individualismo–Colectivismo: Europa–Asia
Comentarios