domingo. 16.06.2024

Incertidumbre

mascarilla congreso diputados

Por José María Gil de Arana | En la situación en la que nos encontramos en este momento y a consecuencia de esta Pandemia, si bien es cierto que nadie ha sabido por donde iba ir esta situación también es muy cierto que, much@s esperábamos que se podría haber controlado por nuestros políticos que deberían habernos guiado por un camino más seguro y más corto.

Nada más lejos de la realidad. Ha habido muchos errores y sobre todo lo dicho, mucha incertidumbre. No importó haber pasado por lo mismo con la mal llamada “Gripe Española” o, más bien la también llamada “gripe americana” del año 1918. No sirvió de nada dicha mala experiencia, se pensó que no tendría cabida algo similar. Pues no, no ha sido así. El problema del ser humano es, simplemente, su capacidad de tropezar en la misma piedra varias veces y aun así obstinarse en seguir equivocado, una pena. Alguien me dijo una vez –El buen político es el que construye una carretera y deja espacio suficiente para ensancharla sin necesidad de romper, pensando en el futuro-. ¡Nunca lo he olvidado!

Todavía hoy, -ahora mismo-, no hay capacidad de maniobra por parte de ningún gobierno, todos están solo y exclusivamente tapando agujeros cuando hay una brecha y así nos va, en algunos países peor, porque ni siquiera ese Gobierno no obtiene la ayuda necesaria para apoyarle y tratar de resolver el problema conjuntamente en beneficio de la ciudadanía, sino que espera que quien gobierna lo haga tan mal, que caiga, sin importarle siquiera que el hecho de que ellos no sabrían hacerlo mejor. – Triste. Mientras tanto, son los ciudadanos quienes miran no solo afligidos, sino, doloridos por los seres queridos que se les han ido, sin ni siquiera haberse despedido de ellos. ¿En qué, mal llamada sociedad, estamos viviendo?, ¿Que nos pasa a los seres humanos, que cada vez somos menos humanos? ¿Estamos perdiendo nuestro sentido común?, como perdida parece encontrarse desde hace tiempo nuestra ética y nuestra sensibilidad hacia el prójimo. No se equivoquen, no soy filósofo, ni cargo público ni siquiera tengo una carrera terminada, solo soy un -Ser Humano-

No hay que ser muy inteligente para ver que, en estos momentos, no sabemos cuándo, volverá una de los mayores sectores productivos de este País, como es el Turismo… Todavía me chocan en los oídos cuando hablan de salvar el verano….Por favor, seamos serios y si no cállense, no nos subestimen. -El Turismo no va a volver-, al menos como todos están esperando, de la noche a la mañana…en un año…ni de broma, craso error, mejor decir la verdad, que medias verdades o mentiras.

Veamos; como tod@s sabemos al igual que en España, se ha de trabajar un año para tener derecho a vacaciones de un mes, o un poco menos; necesitamos dinero ahorrado del año trabajado para gastar en vacaciones, por lo que cuando la Pandemia este controlada, se necesitara después de eso un año para trabajar y tener dinero para gastar en hacer turismo, lo cual nos da un mínimo de dos años desde que finalice la pandemia, antes de eso es hablar por hablar.

Analicemos el tema de los “ERTES”. Se están cubriendo los gastos de las personas que no pueden ejercer su trabajo a consecuencia de la Pandemia, pero ¿y no hacen nada?... ¿Nada? ¿No podrían a cambio del pago de los ERTES formarlos en academias de idiomas, o profesionalizarlos con el fin de tener un gremio mejor preparado y ser competitivos con los que vienen de fuera, (que evidentemente vienen mejor preparados)?

Por eso hay un gran desempleo en zonas turísticas con trabajadores de fuera ocupando plazas de recepcionistas y de otras profesiones. Esto es constatable. Por otro lado, abrir las zonas turísticas con un poquito aquí, otro poquito a diez kilómetros...etc...etc. es un error. Debería abrirse, (con consenso), por partes. En principio, las mejores zonas, (mejor Hotel, mejor restaurante cercano, mejor sala de ocio cercana… etc.etc.) ¿Por qué? Porque es más fácil de controlar en caso de contagio, y los clientes agrupados se sienten acompañados y más distraídos. Además, pueden ser el mejor exponente de la mejor publicidad a su regreso si se han quedado satisfechos. Si hay un Hotel o complejo que quiera abrir porque tiene sus propios clientes –no hay problema- que abra, los demás cerrados con “ICO” y “ERTES”, pero esto ya digo: con consenso.

Ya lo estamos viendo con nuestros jóvenes en verano que se han visto confinados en hoteles, por realizar irresponsables viajes de fin de curso, sin guardar medidas de prevención y sin estar vacunados… Vamos demasiado rápido y no tenemos la inmunidad de grupo... Conviene estar vigilantes, porque todavía queda mucho camino para normalizar la situación.

Incertidumbre