sábado 27/11/21

Idiocracia: Trampismo clepptomano

politi

Por José Bujalance C. | Por fortuna, y aunque son pocxs, el periodismo español no adolece de quienes analizan, por escrito o verbalmente, la actualidad al dictado de la pulcritud profesional y la deontología. Un significativo sector de la prensa ha vendido el alma y su pluma al mejor impostor, violando con ello la independencia editorial y la libertad de expresión, otros hacen gala de su mamporrería ideológica en informativos episcopales, en tertulias cortadas por el mismo patrón confesional e, incluso, en debates, buscando su protagonismo totalitario y hueco en la ignominia.

No se puede criticar al votante, hacerle responsable del resultado por elegir otra opción, aun cuando Orwell ya dijo que un pueblo que elige a corruptos, impostores, ladrones y traidores, no es víctima: es cómplice (los que cooperan, los que callan, los que no hacen nada y miran hacia otro lado). Lo que hay que hacer es analizar qué es lo que hemos hecho mal y otros han hecho bien, y estudiar qué es lo que debemos cambiar para volver a convencer a unos votantes que no se han quedado en casa, sino que han preferido apostar por otros partidos.

Vivimos una época que exige esfuerzo constante para ver lo que tenemos delante de las narices. La propaganda, la manipulación del lenguaje y pensamiento por los medios de comunicación, problemas económicos, miedo, problemas sanitarios, restricciones de la vida social y movilidad, miles de empresas cerradas, libertades y derechos humanos amenazados... excesivo ruido para la lucidez, demasiados problemas para ponderar la enorme gravedad de la situación política.

“Sin entrar en si Ayuso es la mejor o peor alternativa para Madrid, lo que me cuesta entender son las alabanzas a su buena gestión de la epidemia. Un dato para poner cosas en contexto, en la Comunidad de Madrid ha muerto más gente por cada 100.000 habitantes que en otras 14 comunidades”... sin duda la densidad de población es un factor importante (el virus no se transmite por contacto sino por gotícula principalmente) y supongo que por eso se segregó (ejes de clase, género y pertenencia o no a la ciudadanía española) a los madrileños de las zonas pobres en lo que fue un confinamiento selectivo de familias que viven hacinadas en pisos pequeños y sus ingresos dependen, en muchos casos, de la posibilidad de desplazarse a otros lugares de la ciudad utilizando el transporte público, una marginalización de los barrios del sur y de la periferia con peores condiciones previas de salud, mayor exposición al virus en la calle, en el transporte y en el trabajo, menores posibilidades de aislamiento en el hogar..  Madrid estructuró materialmente un círculo vicioso que perpetúa la desigualdad, y hasta ahí su política de contención.

En Madrid, el exceso de muertes en 2020 fue superior al resto de comunidades. Defiendo la presunta comisión de un delito de lesa humanidad: se firmaron protocolos (no borradores) inmorales y presuntamente criminales para no derivar ancianos de residencias a hospitales y no se dio la orden de medicalizar los geriátricos. La positividad muy alta y la trazabilidad bajísima (debía ser del 80% y era del 15%, subiendo muy tarde al 50%). No hubo refuerzo de la salud pública, ni de la adecuada atención primaria, no había suficientes rastreadores... la directora de Salud Pública con Ayuso hasta el 7 mayo de 2020 dimitió al negarse a firmar el informe para solicitar al Ministerio de Sanidad el paso a la fase 1. Los efectos económicos en Madrid fueron peores que en otras comunidades (crecimiento del PIB inferior a la media en 2020).

Lo importante para el populismo de extrema derecha es salir en los medios, tener un minuto de gloria, que se vean. Críticas al contrario: “socialcomunista”, “bolivariano”, “libertad”...

Hasta donde se sabe (mentiras aparte), el Gobierno no ha confiscado medios, y desde luego, si alguien salió beneficiado de centralizar recursos fue Madrid, pues se trasladaron recursos de otras comunidades... ¿Se sabe ya algo de los albaranes "fantasma" de Ayuso, los precios disparados, las facturas opacas y el comisionista Oscar L.? El PP no es un equipo que ha llegado hace poco a intentar aprovechar el tirón populista, sino que lleva muchos años "instalando" una mentalidad de monopolio, trabajando por un proyecto que ofrece falsas esperanzas que, demostrado está, han supuesto un retroceso muy considerable de justicia social para la mayoría... siempre gobierna para la gente bien; bien rica, bien corrupta, bien enchufada, bien nacionalcatólica...

No hay que confundir libertad con los "negocios" de una organización criminal. En el año 2009 se aprobó en la Comunidad de Madrid la Ley de Libertad de Elección en la Sanidad. Se "publicitó" como la ley que iba a permitir a lxs pacientes “elegir libremente, y en cualquier momento, médico de familia, pediatra y enfermero en atención primaria y de médico y hospital en atención especializada”. Para poder hacer efectiva dicha elección, la Ley eliminó las 11 Áreas Sanitarias existentes hasta entonces en la Comunidad de Madrid, organizando el Sistema Sanitario Público en un “Área de Salud Única integrada por el conjunto del territorio de la región”.

Ya en aquel momento, distintos colectivos y organizaciones denunciaron que el único objetivo que se perseguía con dichas medidas, era la "creación de un inmenso mercado sanitario" cuyo mecanismo perverso de funcionamiento consistía en "favorecer y posibilitar un enorme negocio": que el mayor número posible de personas asignadas a hospitales públicos "eligieran" ser atendidos/as en los nuevos hospitales privatizados del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y, de esta manera, éstos últimos, además recibir del presupuesto público por atender a la población asignada, cobrarían por atender a pacientes procedentes de otras zonas, por los que obviamente se facturaría aparte.

Y para asegurar que los pacientes eligiesen ser atendidos en los hospitales privados y que el negocio fuese redondo, en 2010, las citas médicas se pusieron también en manos privadas, asignándose el llamado "call center" a la Empresa Indra.

La forma de asegurar el flujo de pacientes y que estos opten "libremente" por hospitales privados es la siguiente: desde el call center se llama a los/as pacientes, diciéndoles que en el hospital público que les corresponde por zona van a tardar x tiempo (siempre alto) en realizarle una intervención quirúrgica o una prueba diagnóstica, mientras se le ofrece asistencia en un hospital privado con mucha menor demora. Obviamente, y en aras del negocio "lo que se deriva a los hospitales privados son los procesos y pacientes rentables, mientras los complejos y no rentables se mantienen en los hospitales públicos.

El incremento de pacientes que, eligiendo "libremente" irse a otro centro hospitalario, ha acabado en un Hospital Privado es ya abrumador. Este resultado no es fruto de la casualidad, la política de recortes y privatización de la Sanidad Pública aplicada por el Partido Popular (PP) ha deteriorado tanto los Hospitales Públicos que las listas de espera se han disparado. Ante ello, los Hospitales Privados procuran tener la menor lista de espera para atraer a más pacientes, ya que por atender a pacientes que no tienen asignados hacen una factura aparte.

La política sanitaria de los diferentes gobiernos del PP durante estos últimos años, no se ha ocupado de mejorar la sanidad madrileña -alcanzando las listas de espera incluso a Atención Primaria-, sino a ofrecer "oportunidades de negocio" en la Sanidad Pública, como muy bien anunció el 23/09/2008 Juan José Güemes cuando presentó a los empresarios el Plan de Infraestructuras Sanitarias 2007-2011 en cuya convocatoria ya se decía "Aproveche las oportunidades de negocio para su empresa".

Lo importante para el populismo de extrema derecha es salir en los medios, tener un minuto de gloria, que se vean. Críticas al contrario: “socialcomunista”, “bolivariano”, “libertad”... Por el contrario, “sanidad”, “educación”, “servicios sociales”, etc., de eso muy poco. Propuestas sobre financiación de servicios públicos, impuestos, estímulos para el empleo, inversiones, qué modelo de sanidad o educación se propone, cuáles son los objetivos a corto, medio y largo plazo en relación con los servicios que se necesitan, etc., de eso muy poco, por no decir nada.

El problema no son tanto los votantes como el hecho de que los poderes económicos controlen la administración y la política de antemano: redes a saco, televisiones, prensa... aislamiento político, desprecios por doquier, persecución... priorizando la propaganda, el enfrentamiento de los españoles y el control de la educación, la cultura y medios de comunicación. Muchos pueden despertarse un día comprobando que la libertad se ha esfumado. Entonces, nos arrepentiremos amargamente…

Idiocracia: Trampismo clepptomano