viernes. 12.04.2024

Humanismo, federalismo y abnegación

Por Ignacio Apestegui | Hemos sido testigos estos últimos días, a través del rescate de los pequeños “Jabalís”, de la máxima expresión del significado de sinergia: El Todo es mayor que la suma de las partes, y de que, en tiempos difíciles, el espíritu humano es valedor de los mejores sentimientos y capaz de lograr las mayores proezas.

Tras la pérdida, en una gruta inundada de muy difícil acceso, de un equipo de futbol, 12 niños y su entrenador de apenas 25 años, todo un país se movilizó para encontrarlo. Sin orgullo o prejuicio alguno, el Gobierno Tailandés, aceptó la ayuda de voluntarios espeleólogos, bomberos y demás especialistas de todo el mundo hasta encontrar a los 13 perdidos con vida a más de 4 kilómetros tierra adentro y a un kilómetro de profundidad.

Un increíble hallazgo 10 días después de su pérdida, cuando los médicos y especialistas ya los daban por fallecidos, sólo hizo que más de 90 buzos, 40 de ellos de diferentes países del mundo, se movilizaran para lograr un imposible. Salvar a esos chicos y a su entrenador. El rescate de dimensiones épicas seguro que será llevado al cine, al igual que lo fue, el rescate los 33 chilenos perdidos en una mina en el año 2010.

Toda esta hazaña nos tiene que hacer reflexionar un poco. Después de mirar hacia fuera debemos mirar hacia nosotros mismos y aprender. Ni siquiera todo un país entero volcado hacia un propósito es capaz de lograrlo en muchas ocasiones. La suma de varios estados fortalece a cada uno de ellos. La Federación de estados logra más que los estados individualmente.

Un claro ejemplo de dos federaciones de estados son la Unión Europea, una Federación inacabada, y los Estados Unidos de América, una federación exitosa. La comparativa de las políticas exteriores de ambas es otro claro ejemplo, al igual que el rescate de los Jabalís, en el que vemos que el todo es más que la suma de las partes. Es indudable que la influencia política de los EEUU es mayor que la de la totalidad de los países de Europa más que nos pese.

Debemos de aprender, sin orgullo o prejuicio de los ejemplos anteriores que Europa será más grande y más fuerte cuando aceptemos seguir avanzando hacia un federalismo que nos permita hablar con una sola voz sin por ello perder cada uno nuestra voz. Más es la voz que suma todas las voces, que aúna la diversidad de todos los europeos.

Una voz, una Europa Federal más fuerte, pero fuerza no significa represión como algunos dicen. Una Europa fuerte, que al igual que los rescatadores usen esa fuerza con humanidad, modestia y abnegación. La fuerza que se logró en Tailandia para rescatar a esos niños, al igual que nuestro sistema de valores busca ayudar al prójimo, al necesitado. La Europa Federal debe ser un ejemplo de hasta dónde puede llegar la humanidad cuando trabaja siguiendo los valores democráticos, culturales y sociales que todos los europeos nos hemos otorgado.

Pero, al igual que en el rescate de Tailandia y el sacrificio y la abnegación demostrada por esos hombres y mujeres, llegando incluso a la máxima entrega posible en la persona de Samarn Poonan que dio su propia reserva de oxígeno para que los niños salieran, el camino hacia una Europa Federal unida y con una sola voz no será fácil. Deberá hacerse con generosidad y sin orgullo.

Los nacionalismos, los populismos, los falsos patriotismos que ponen al YO por encima del TÚ deberán dar paso al NOSOTROS. No será un camino fácil, pero este camino si queremos seguir con nuestro Estado de Bienestar, mejorarlo, aumentar los servicios públicos como Sanidad, Educación libre y gratuita, Pensiones y Sueldos Dignos, Cultura, Diversidad, Etc. Todo ello se puede lograr si entendemos que TODOS juntos seremos una Europa mejor.

Esta reflexión, grito, llanto u opinión es exportable a España. Una nación de naciones, de pueblos, de culturas que, a pesar de las diversidades y las diferencias de los YO, podemos servir de ejemplo al resto de Europa aceptando la multiculturalidad de todos los pueblos de España y construyendo un NOSOTROS más fuerte, que sirva como ejemplo para lograr un bien aún mayor, incluso liderando un NOSOTROS europeo.

Una Federación dentro de otra Federación. Una España mejor dentro de una Europa Mejor.

Humanismo, federalismo y abnegación