#TEMP
jueves. 18.08.2022

Diez años después del inicio de la otra barbarie

Por Roberto Suárez | Recuerdo que hice esa mañana. El 11 de Marzo de 2004 me desperté encendiendo la radio...

Recuerdo que hice esa mañana. El 11 de Marzo de 2004 me desperté encendiendo la radio, como solía hacer cuando me levantaba para ir al trabajo. Hablaban de las elecciones que vendrían en unos días después y de alguna declaración absurda por parte de los del siempre (que los españoles son ricos, que España va bien,…) y de repente unos anuncios y el anuncio de unas explosiones en Atocha. A toro pasado puede que no valga de mucho decir esto, pero desde el momento en el que se supo la magnitud de lo sucedido, supe que ETA no había sido.

Lo ocurrido aquel día ya es de sobra conocido, pero quiero referirme a lo que vino después de aquello, de las cosas que se dijeron sobre aquel atentado y las consecuencias de estas declaraciones en tiempos posteriores.

Una vez llegó el PSOE al gobierno, el PP organizó su congreso nacional y en él se dijeron barbaridades del tipo “se está recuperando el espíritu del 36” por parte de Ángel Acebes y se empezó a verter insinuaciones sobre que ETA y el PSOE estaban detrás de los atentados. Con el paso del tiempo, surgían cada vez más bulos a medida de que otro anterior dejaba de tener efecto, bulos y acusación tan graves hacia personas que estaban gobernando y, aún peor, a familiares de las víctimas que solo pedían que les dejaran en paz de una vez por todas. Suena increíble, pero estas personas están gobernando hoy.

Diez años después, hemos vivido los años más funestos de esta democracia, con una crispación asfixiante y una crisis peor aún. A día de hoy nos gobiernan quienes alimentaron esa mentira, la de que los miembros del PSOE éramos miembros de ETA y que los familiares de las víctimas que no opinaban como ellos estaban detrás de todo esto. Llegaron a insultar y golpear por la calle a Pilar Manjón, madre de un asesinado en un tren y portavoz del colectivo de víctimas que se negaba a aceptar las teorías conspirativas. Pues, como he dicho, esos están gobernando hoy.

Digo que es la otra barbarie. Si echamos la vista atrás y hacemos un resumen de cómo han sido estos años en la política nacional, nos percatamos de que ha sido un patio de colegio, un cruce de insultos y barbaridades sacadas en forma de acusación con tal de hundir a un gobierno elegido por los ciudadanos. Han sido los años de la nula previsión, de los discursos retóricos antes de los racionales, de la desconfianza política y de las excusas facilonas y rápidas unidos a los que veníamos de “todos somos ricos” y  “sal de la escuela y trabaja en la obra” (ergo no te instruyas como persona). Escribo a 10 de marzo de 2014 y miro hasta esa mañana. Entiendo que estemos como estamos.

Diez años después del inicio de la otra barbarie