sábado 29/1/22

Un Congreso ilusionante y motivador. Cuaderno de bitácora

Por David Buxens | Escribo este artículo unas horas después de haber tenido el privilegio de participar como delegado por mi agrupación del PSC del barrio barcelonés de Sant Marti en el Congreso Nacional del PSC. El congreso comenzó a la hora de la siesta del pasado viernes día 13 de Diciembre, pero no había ni pizca de modorra por parte de los participantes, ya fueren delegados, observadores o convidados.

Lo primero que debe saber el lector, es que Cataluña es un territorio eminentemente rural, ya que el 75% del mismo puede sin desmedro denominarse espacio agrario o ager, si bien a nadie se le escapa que Barcelona es un faro de luz, la octava ciudad del mundo con mayor calidad de vida Siempre es reconfortante que amigos de comarcas pequeñas y de federaciones activas aunque no tan grandes como la de Barcelona, te recuerden que existen, que tienen los mismos problemas que otras regiones de España y que con trabajo duro se pueden transformar anhelos y esperanzas en realidades en un entorno no pocas veces hostil. Me llamó profundamente la atención lo planificado hasta el milímetro del Congreso, una vez acreditado, fui con mis compañeros de delegación al salón de actos (dos mil personas cabían, lleno hasta la bandera) donde primero el Secretario de Organización, Salvador Illa nos dió la bienvenida, y escogimos a la actual Presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, Presidenta de la Mesa del Congreso, procediéndose a los emocionantes parlamentos de Miquel Solé Tura en homenaje sentido a su padre, Jordi Solé Tura a quien muchos de los lectores recordarán como uno de los Padres de la Constitución de 1978. A continuación, Iratxe García, diputada vallisoletana, nos desgranó la ilusión que va fermentando en Europa la implantación del Federalismo como eje de cambio y la, ¿por qué no?, futura fundación de la República Federal Europea. La tarde la cerró el candidato Miquel Iceta, animando a los delegados y observadores a participar de un Congreso que partía de 3 ejes fundamentales, a saber, Justicia Social, Feminismo y Ecologismo como palancas de cambio de paradigma y transformación social.

El Sábado temprano, se constituyeron las cinco Comisiones, Estrategia, Cataluña Roja y Buen Gobierno, Cataluña Morada y Feminismo, Cataluña Verde y Sensibilidad Ecológica y Organización y Estatutos, un servidor estuvo en la primera de dichas Comisiones, en las que durante todo el día salvo interrupción a mediodía para asistir a la intervención de la compañera Carmen Calvo que estuvo soberbia y emocionó a los más de 800 delegados que asistimos al Congreso. Se debatió sobre Federalismo, retos a afrontar respecto al Liberalismo Económico, la Globalización, corrientes comunitaristas, nacionalismos, populismos y el papel del PSC con respecto a los grandes Sindicatos de clase, en especial la UGT, de la que un servidor es miembro. Fue un día de intenso trabajo, pero con gran recompensa por la calidad del trabajo realizado.

El Congreso concluyó el domingo con la votación de la Ejecutiva Nacional del PSC, los Órganos Congresuales, el Comité de Garantías Estatutarias y el Consejo Financiero entre otros asuntos. Como nota a destacar ha sido un voto 100% electrónico y muy eficaz, del que hemos participado los delegados presentes. A continuación, el escrutinio, con un 90% o más de aceptación de las propuestas presentadas por la Ejecutiva Nacional, las propuestas llevadas a Plenario y que versaban sobre Inmersión Lingüística, libertad y cambio de modelo, la Cataluña Vaciada y la Igualdad efectiva entre hombres y mujeres y que fueron aprobadas, salvo la primera por un voto contrario, por unanimidad. Y por fin, el broche de oro, las vibrantes locuciones de un emocionado José Luis Ábralos y un eufórico Miquel Iceta investido ya Primer Secretario del PSC catalán y que se compromete a si es en el futuro President de la Generalat, primero a no engañar al conjunto de la población y segundo a tender puentes y a dialogar con todas las formaciones políticas, incluyó en su discurso final, la Economía Digital como base del desarrollo urbano y rural, la necesidad de un País lector y que acceda a la Cultura y políticas de progreso para alcanzar Justicia Social. El final, con todo el mundo de pie y cantando primero Les Segadors y después La Internacional, sencillamente solo cabe calificarse de sublime.

El firmante de este artículo, deja atrás un fin de semana emocionante, ilusionante y participativo, en que por un lado tuve la oportunidad de establecer contacto con personas de un alto grado intelectual y enorme desarrollo político y por otro con la sensación de que mediante el desarrollo de políticas progresistas ambiciosas, la sociedad será más plena y se podrá alcanzar un futuro esperanzador en clave federal, cosa que desde este Congreso queda patente y grabado en nuestra hoja de ruta.

Un Congreso ilusionante y motivador. Cuaderno de bitácora