domingo. 14.04.2024

Ciber-chatarra

chatarra

Muchísimos de estos aparatos acaban en los vertederos del tercer mundo. Formando montañas y montañas altamente contaminantes y como zona de juego de muchos niños

Por Eduardo Serrano | En los tiempos que corren, en los que todos y todas nos rasgamos las vestiduras en la protección medioambiental, el uso de las energías renovables y la conservación natural, no hemos caído en un dato a tener en cuenta y que muy pocos medios han mencionado.

Estamos en una sociedad muy tecnificada, donde el sistema de consumo prima por el usar, tirar, comprar y vuelta a empezar, dando una vida media de nuevos aparatos y electrodomésticos 5 años en el mejor de los casos y meses en el peor (que no quiere decir que no sirva, sino simplemente la obsolescencia del mismo, como es el caso de móviles y ordenadores).

Muchísimos de estos aparatos acaban en los vertederos del tercer mundo. Formando montañas y montañas altamente contaminantes y como zona de juego de muchos niños.

Aunque actualmente se intenta separar los componentes y aprovecharlos al máximo, y uno de los precursores es China, con sus sistemas de reciclado de componentes electrónicos, seguimos teniendo problemas para poder reciclar adecuadamente todo ese material.

Parte de las soluciones podrían ir por varios caminos.

Preparar regionalmente zonas de infraestructuras que permitan el reciclado y separación de los componentes de los mencionados aparatos, funcionando de forma análoga a como lo hacen las recuperadoras de metal, y ¿por qué no? A cambio de dinero que eso motivaría más, como se hace actualmente.

Donar a los países menos desarrollados, los equipamientos informáticos, pero hay que tener en cuenta que éso daría al traste con el negocio que hay entre intermediarios que recogen los equipos, los preparan y se los venden a los países menos desarrollados a precios bajos. Práctica injusta ya que todos tenemos derecho a tener acceso a la información.

Si no tomamos consciencia de ello, será un problema de difícil solución a medio plazo, ya que estamos convirtiendo a los países en vías de desarrollo en nuestros basureros particulares, no sólo para la chatarra tecnológica, sino para los residuos nucleares, aparte de ser el nicho de la mano de obra barata de las multinacionales a las cuales compramos sus productos.

Particularmente es un problema muy serio, pero que los medios se hacen poco eco, o en nuestro caso como no nos afecta, pasamos del asunto y cambiamos de canal, además conviene tener en cuenta que los lugares a los que  mandamos las basuras, son los mismos países que nos proveen de productos de consumo, sin conocer qué componentes de nuestra basura habrá absorbido eso mismo que consumimos. O sea nos estamos comiendo nuestra propia basura.

En suma, conviene evitar, en la medida de lo posible, escenarios como el que muestra esta foto:

chattt
Evitemos estos panoramas, creados por nosotros mismos (Imagen de la Estrella Digital)

Ciber-chatarra