Nuevatribuna

Nuevas andanzas del avanzado Nicolasín

Casa Real, trastienda real… El pícaro actual apunta muy alto y la degradación moral no existe: nada puede degradarse en un inmenso lodazal.

EFE impulsaba, el 16 de febrero del presente, a “Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como `el pequeño Nicolás´”, al espacio exterior, donde muy pronto comparecería “como investigado (figura que sustituye a imputado) por un supuesto de delito de usurpación de funciones en un viaje que presuntamente hizo a Ribadeo (Lugo) para organizar una comida con un conocido empresario”. Era citado “por usurpación de funciones” y también “tendrá que comparecer como investigado el cabo de la Policía Municipal de Madrid José González Hormigos, quien al parecer hizo funciones de escolta de Francisco Nicolás Gómez y fue quien supuestamente le llevó a Ribadeo”. “Según las acusaciones -añade EFE-, el `pequeño Nicolás´ se trasladó al municipio gallego para organizar una comida con el empresario Jorge Cosmen, del grupo Alsa, y presuntamente se hizo pasar por enviado de la Casa Real y del Gobierno”. Nada menos…

El avanzado, en cualquier caso, no parece sentirse especialmente amenazado: el programa televisivo `Gran Hermano´ era el escenario de sus últimas andanzas, sobre las cuales la Casa Real española seguía muda en febrero del presente, cuando, al fin, el día 25, El Huffington Post se hacía eco de la indignación del avanzado con el programa `Equipo de Investigación´, que había preparado “un reportaje titulado `Desmontando al Pequeño Nicolás´, en cuyas promociones está asegurando que `a golpe de medias verdades teje una farsa que puede llevarle hasta la cárcel´”.

Manipulación

“El anuncio del programa -añade el artículo- no ha gustado nada al protagonista, que recientemente ha pasado por el programa Gran Hermano VIP, de TeleCinco, y ha respondido indignado en las redes sociales. En concreto, ha rebautizado al programa como `equipo de manipulación´”. ¿Manipulación? Sí, esa es la palabra utilizada por quien esperaba el juicio correspondiente por… ¡usurpar funciones reales! Pero, ¿qué manipulaciones son ésas? “Controvertido reportaje de `Equipo de investigación´ (La Sexta)” es el título del minúsculo artículo de lecturas.com al día siguiente: “En la historia de Fran Nicolás hay un común denominador: nadie le cree. Nadie realista, se entiende. Con tan solo 21 años y pintas de recoger collejas en el cole, Fran Nicolás ha conseguido poner a todo el mundo nervioso desde que sonó por primera vez su nombre, allá por octubre de 2014. Él ha vuelto a su encierro en la casa de Guadalix, mientras unos le llevan a juicio por injurias, y otros emiten reportajes (…). Mientras tanto, el ciudadano español, entre el escepticismo y el desinterés (sí, también), se encuentra siguiendo un partido de frontón en el que este Tom Ripley castizo, embelesado por la erótica del poder, está devolviendo, de momento, todas las bolas que le envían sus `enemigos´. Con su frase comodín `de esto no puedo hablar´ y mucho morro, posiblemente, cualquiera podría...”.

Leer para entender: “Pequeño Nicolás solo acepta responder a su abogado ante el juez”, titula su artículo Jorge G. García para El País el día 27, donde se lee: “Después de casi cinco horas en los pasillos del tribunal, aguardando para dar su versión de los hechos, ha salido como entró: sin dar ninguna explicación”. “El Pequeño Nicolás -termina por añadir- supuestamente dijo que la Casa del Rey y el Gobierno lo enviaban a negociar con el presidente del Grupo Alsa, Jorge Cosmen. Esto le permitió ir acompañado de una comitiva de seguridad, reunirse con el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, y cerrar un restaurante entero, el San Miguel”. Respecto a su otro yo, el camino a ninguna parte llega hasta guadanews.es, donde, el primer día de marzo, se lee: “Julián Contreras ha abandonado por sorpresa la casa de Gran Hermano. El concursante no ha podido más y, tras la entrada de Fran Nicolás, que ha puesto la casa patas arriba provocando muchísimas discusiones, ha decidido salir del reality de Telecinco”. Lo más chocante de la nota es lo siguiente: “El detonante de todo fue una grave discusión de ambos, en la que Fran le llamó cobarde y `penurias´, mientras Julián se defendía y le llamaba `impresentable´”.

Casa Real, trastienda real… El pícaro actual apunta muy alto y la degradación moral no existe: nada puede degradarse en un inmenso lodazal.