miércoles 17.07.2019

Manos limpias, pies negros

Queda clara la coartada que para muchas organizaciones supone un nombre adecuado. Adecuado a la mentira.

Como si de una broma pesada se tratara, el día en el que los líderes de Manos Limpias y Ausbanc eran condenados a prisión incondicional por usos y costumbres fascistas, los refugiados volvían a sufrir una nueva jornada de burla, desprecio y violencia. En el Abc del 18 de abril, L. P. Arechederra aseguraba que el “juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha enviado a prisión sin condiciones a los líderes de Manos Limpias y Ausbanc, Miguel Bernad y Luis Pineda, por la trama de extorsión a bancos a cambio de publicidad ventajosa y de retirarse de casos judiciales. El magistrado ha tomado esta decisión a instancias de la Fiscalía, que les atribuye a los dos el delito de organización criminal entre otros”. Y, por su parte, el corresponsal en Roma, Ángel Gómez Fuentes, confirmaba la temida noticia: “Cuatro barcazas, en las que viajaban en pésimas condiciones, más de 400 inmigrantes, en su mayor parte procedentes de Somalia, además de etíopes y eritreos, han naufragado en el Mediterráneo, cuando se dirigían hacia las costas del sur de Italia. Medios árabes indican que habrían partido de Egipto. Según fuentes de Somalia y Etiopía, algunas naves que han acudido a socorrer a los náufragos han logrado salvar a 29 personas. En otro naufragio ocurrido ayer en el Canal de Sicilia, la Guardia Costera recuperó seis cadáveres y salvó a 108 personas que viajaban apiñados en una lancha neumática”.

Queda clara, por lo tanto, la coartada que, para muchas organizaciones, supone un nombre adecuado. Adecuado a la mentira. Sin embargo, muy pronto cortarían los vientos las aves de rapiña especializadas en sembrar dudas sobre el alcance de los delitos: “La juez de Nóos mantiene de momento a Manos Limpias como acusación popular en el juicio”, titulaba Josep María Aguiló su artículo para Abc, el 20 de abril. Ahí se conoce que la “presidenta del tribunal del juicio del caso Nóos, Samantha Romero, mantendrá de momento a Manos Limpias como acusación popular en la causa, tras haber escuchado los pronunciamientos a favor y en contra de que el citado sindicato continúe personado en el proceso”.

Decencia profesional

“El abogado de Diego Torres, Manuel González Peeters, había pedido que el sindicato fuese expulsado como acusación popular, `una vez evaluado lo que corresponda por parte de la Sala´ -añade Aguiló-. Cabe recordar que la abogada Virginia López Negrete es la letrada que ejerce dicha acusación en representación de Manos Limpias, cuyo secretario general, Miguel Bernad, se encuentra en prisión de manera preventiva por presunta extorsión”. E informa, posteriormente, sobre las elucubraciones de los letrados sobre el sentido de la vida… profesional: “Cabe recordar que López Negrete afirmó ayer —y ha reiterado este miércoles— que en principio seguirá como letrada en esta causa, a pesar del ingreso en prisión de Bernad. `Mi decencia profesional y mi profesionalidad hacen que esté hoy aquí´, afirmó ayer. `Yo lo que tengo que hacer ahora mismo es seguir con el encargo y el mandato que tengo de mi cliente´, indicó hace un día”.

En cualquier caso, Javier Chicote informa en Abc el día 25 sobre un hecho bien diferente relacionado con el tema: “La detención del líder de Manos Limpias por su participación en la trama de extorsión liderada por el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, avanzada por ABC, le ha dejado sin abogado en la primera causa en la que está imputado, la apropiación indebida de más de cien mil euros en metálico de una cuenta del sindicato. El letrado que ejercía su defensa ante el Juzgado de Instrucción número 18 de Madrid, Constantino Pérez, ha renunciado al caso por `falta de confianza´”. Y es que las acusaciones son contundentes. “El juez Santiago Pedraz -añade Chicote- acusa a Bernad de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. Según la investigación, puso Manos Limpias al servicio de los intereses de Luis Pineda, que usaba Ausbanc para extorsionar a bancos: tenían que pagarle grandes sumas de dinero en publicidad si no querían ser atacados en los tribunales y en campañas mediáticas”.

Manos limpias, pies negros. Y no por deporte, pues eran al “menos 14 muertos y 37 heridos por ataques en varias zonas de Alepo, incluido un hospital”, los que descubría el titular de un artículo de 20minutos.es el día 3 de mayo, trabajo en el que, citando a EFE, recordaba que un “hospital en una zona bajo el control de las fuerzas gubernamentales en la ciudad de Alepo ha sido atacado con proyectiles este miércoles” y que el “pasado jueves, un bombardeo contra un hospital de Alepo acabó con la vida del último pediatra en la zona”, incluso que en “las últimas 24 horas se ha intensificado el lanzamiento de misiles en la ciudad”. ¿Puede ser, todo esto, una casualidad? ¿Es parte del programa organizado por la industria armamentística? ¿Está cerca una nueva guerra universal? Si estamos gobernados y controlados por matones al más puro estilo fascista, algo más que evidente después de conocerse el modus vivendi de Manos Limpias, y mientras miles y miles de personas mueren cada día de manera violenta, el riesgo es enorme. Y crece cada semana de manera acongojante.

Manos limpias, pies negros