Nuevatribuna

La FAES se va de faralaes

Cuando se intuye la más mínima posibilidad de transformación social en el futuro inmediato, sobresalen los políticos profesionales que nunca han dejado de tener la sartén por el mango y es por ello que el 27 de mayo despertamos un poco más hartos… todavía: “FAES sustituye sus tradicionales jornadas veraniegas llenas de dirigentes populares por unas más académicas organizadas por la Universidad Complutense que empezarán justo el día siguiente a las elecciones”. Clara Pinar nos lo hacía saber en la revista Tiempo, donde añadía que “José María Aznar será uno de los primeros dirigentes del PP en dar a conocer su parecer sobre los resultados de las elecciones del 26 de junio gracias a que el día 27 por la mañana, justo unas horas después del cierre de las urnas, inaugurará el curso de verano que organiza la fundación que preside, FAES, y que este año por primera vez no contará con representantes del PP ni con miembros del Gobierno”. Por lo tanto, la “fecha asignada para su inicio permitirá a Aznar valorar el resultado electoral durante la inauguración, la mañana siguiente a los comicios y cuando previsiblemente solamente habrá hablado por parte del PP alguno de los vicesecretarios o de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, dependiendo de los resultados. También dependerá de ellos que Rajoy aparezca en el balcón de la calle Génova para celebrarlos y puede que entonces también diga unas breves palabras”.

Pero lo realmente importante de la particular aventura del saber del señor Aznar es que “FAES resta importancia a la fecha, consideran una `mera coincidencia´ que sea el día después del 26J y remite a la organización de los Cursos de la UCM como responsables de la asignación de la fecha”. Al parecer, este “año será diferente porque Aznar no estará rodeado de ningún dirigente del partido del que es presidente fundador. En esta ocasión, el curso de FAES tendrá un `perfil diferente, más académico´, indican en la fundación, donde añaden que `no habrá cargos políticos´. Quizá la única excepción sea la presencia de Antonio López Istúriz, secretario general del Partido Popular Europeo, que empezó su carrera política de la mano de Aznar en La Moncloa como su asistente”.

Un asiento en el palco

En resumen: casos como el presente permiten al político profesional brindar una imagen más mundana y comprensiva para seguir contando con su asiento en el palco del teatro.  `El PP evita polemizar con Aznar para no desestabilizar la campaña´ es el titular que da paso al artículo de Marisol Hernández para El Mundo del día 4 de junio: “El PP volvió a defenderse de los dardos que esconden los discursos de José María Aznar con la táctica de hacer que no los ha visto. Un día después de que el ex presidente del Gobierno reclamara los `sacrificios personales´ que en estos momentos sean necesarios -en alusión velada a una retirada de Mariano Rajoy como fórmula para alcanzar un acuerdo entre los partidos `de ideario democrático´ que impida el ascenso de Podemos- los populares optaron por no darse `por enterados ni por aludidos´”.

“`Es más de lo mismo. Lleva así mucho tiempo´, aseguraron fuentes del partido. `Mientras no haya un ataque explícito a Rajoy o al PP no vamos a reaccionar´, señalaron. En Génova tienen muy claro que no van a polemizar con Aznar y menos aún en plena campaña electoral”. Tal y como se esperaba, en Génova “dan por hecho un nuevo correctivo del ex presidente el día después de las elecciones”.

Genio y figura… pero no hasta la sepultura política. Ni mucho menos, pues `González y Aznar se dan cita con el Rey en La Quinta de El Pardo´ es el titular del artículo de Carmen Remírez de Ganuza para El Mundo el día 7 de junio: “El encuentro entre los ex presidentes -al que en alguna ocasión como ésta se sumó José Luis Rodríguez Zapatero- ha sido estrictamente formal y falto de camaradería. La última vez que coincidieron fue el 29 de marzo, con ocasión de un seminario sobre Mario Vargas Llosa. Justo antes de la llegada del Rey a la fachada del Palacio, Aznar ha tomado la iniciativa de saludar a un González serio y pertrechado con un maletín, quien le ha estrechado la mano. A continuación, ambos han posado junto al Monarca y los ministros José Manuel García Margallo, Pedro Morenés e Íñigo Méndez de Vigo -que apenas han departido con el presidente de honor de su partido-, y el presidente de Elcano, Emilio Lamo de Espinosa”.

Así es como se construye un `hombre de estado´. Un hombre para la eternidad. Y esto no es un film de Hollywood.