jueves 09.04.2020

La mancha del déficit de Castilla-La Mancha

La razón de tanta política de recortes, era, según la señora Cospedal, que no había otro remedio por eso de la crisis.

Emiliano García-Page lamenta que esta comunidad en tiempos del gobierno del PP, con la Sra. Cospedal a la cabeza, “haya incumplido el objetivo de paliar el déficit después de tres años de descalabros: echan a trabajadores, echan abajo obras, y ahora echan la culpa de ese incumplimiento a los demás”

Lo tiene difícil el actual presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para recuperar una Comunidad cuyo déficit es el más alto, después de la Comunidad de Valencia, herencia de una gestión marcada por los recortes sociales, errónea recaudación fiscal, y los derroches en sueldos de la señora Cospedal.

“Según el Banco de España la Comunidad castellano-manchega es actualmente la segunda más endeudada, con un déficit de 13.138 millones. La señora Cospedal, durante su mandato, fiel a la política de su partido, para superar la crisis y reducir la deuda, abogó por una política de recortes sanitarios, sociales y culturales. Una deuda que en 2013, por ejemplo, ascendía a 11.343, o sea un 31,6 % del PIB, mientras que los recortes en Educación, Ciencia, Turismo, Cultura y Artesanía llegaron a más del 30%, que sumados a otros, como en Sanidad y la ley de Dependencia, llegaron a ser del 70%”

“Con la llegada al gobierno autonómico de la secretaria del PP en 2011, la Consejería de Educación y Cultura, pasó de tener un presupuesto de 2.128.000 Euros a 1.491.000, un 30 % menos, recorte que fue en aumento en 2013 y 2014 llegando hasta el 31,37 %”.   

El actual presidente de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Emiliano García-Page lamenta que esta comunidad en tiempos del gobierno del PP, con la Sra. Cospedal a la cabeza, “haya incumplido el objetivo de paliar el déficit después de tres años de descalabros: echan a trabajadores, echan abajo obras, y ahora echan la culpa de ese incumplimiento a los demás”. 

Ni que decir tiene que estos “demás” son los consejeros del nuevo gobierno que este otoño que llega, por ejemplo, se ve incapaz por falta de presupuesto de dar cobertura teatral a los municipios rurales, porque, en contra de lo afirmado por la ex presidente del PP, María Dolores de Cospedal, dejó un déficit de 400.000 euros para este tipo de programas escénicos. Es una pequeña muestra de los recortes que en materia de cultura realizó el anterior gobierno llegando a superar el 70% en sus años de mal gobierno. Resultado, muchos pueblos que antes tenían actividades culturales en su Casa de Cultura y otros espacios escénicos, desde conciertos a obras de teatro, se quedarán sin ellos. Y ahora van y se lanzan los peperos en críticas diciendo que eso no pasaba con ellos, que su gobierno había subido las partidas dedicadas a cultura. Efectivamente. Igual que las  dedicadas a políticas sociales, o sanitarias, donde los recortes empezaron al día siguiente de posesionarse del sillón la secretaria general del PP. En 2011 con su entrada en el Palacio de Fuensalida, “salió” la señora “por pedales”, aprobando recortes a diestro y siniestro, llegando los recortes en servicios fundamentales al 70 %. En el sector educativo la Comunidad de Castilla La Mancha perdió, durante el gobierno de Cospedal, 5000 docentes, y más de un 30 % de presupuesto. Una de las promesas del nuevo gobierno de García-Page era bajar las tasas universitarias, que para este curso es imposible llevar a cabo, y recuperar la gratuidad de los libros de texto, como se venía haciendo hasta la llegada del PP. Como ha declarado la Consejera de Educación, Reyes Estévez, “la deuda nos impide bajar las tasas universitarias”. Y es que Castilla-La Mancha es, después de la Comunidad Levantina, la comunidad autónoma más endeudada. 

La razón de tanta política de recortes, era, según la señora Cospedal, que no había otro remedio por eso de la crisis, y porque su antecesor, el socialista señor Barreda había hundido las arcas públicas. Por tanto, era preciso ahorrar... Todos menos ella, que si no tuviera suficiente con ese palacio de Fuensalida, sede del gobierno, se compró para bien propio un “cigarral”, y su sueldo, procedente de varias nóminas –la Ley de Incompatibilidades iba con otros pero no con  ella y sus allegados-, su sueldo, digo, no podía dejar de ir acorde con sus ínfulas de vida, de ella y de su consorte, metido de lleno en negocios de laboratorios y compañías relacionadas con la sanidad (curioso, ¿no?). Pero sigamos con la anterior presidente manchega, procedente de Madrid a la que La Mancha le traía sin cuidado, excepto si no iba en su vestido. No exagero, y se puede comprobar: tenía un sueldo de 600 euros diarios. ¡¿Diarios?! ¿Seiscientos euros diarios? El sueldo base... Así es, querido Sancho, y eso que se trata de un gobierno de pequeña ínsula barataria. Para que luego digan que no se puede aumentar el sueldo base como están prometiendo otros partidos. 

PEOR EL REMEDIO QUE LA ENFERMEDAD

Pero ella quería ahorrar y sacar dinero de donde fuera, menos de su exiguo sueldo; eliminando urgencias, que luego tuvo que reabrir por orden judicial, suprimiendo ambulatorios y ambulancias de recogida de enfermos para tratamiento, construyendo barracones en lugar de colegios públicos decentes, suprimiendo obras de centros sociales y sanitarios, anulando la ley de dependencia... echando a la acalle a empleados públicos... Ahora tiene que readmitir la Junta a unos 400 de esos empleados por despido improcedente, con su correspondiente indemnización que tendrá que pagar el actual gobierno, cuando quien debiera hacerlo es el PP, que fue el culpable. Esto mismo sucede en otras administraciones de España, autonómicas y locales, donde los recortes de empleo público se hacían no para ahorrar costes de personal, sino para colocar a sus amigos como asesores... cantidad ingente de despidos trocados en ingentes sueldos de los susodichos, que de asesores se convertían en “atesores”. No tengo el dato de esta Comunidad, pero sí el de Madrid, que conozco bien, y reflejo en mi libro “Madrid, Corte y Recorte, Historia de la demoGracia municipal”, fiel reflejo y nido de víboras de desmanes y derroches, donde de 400 pasó a 1525 “asesores” en ese Ayuntamiento el inmejorable Ruiz-Gallardón, con una media por asesor de 8000 euros/mes, sí, ocho mil. Y eso que ahí también había crisis, pese a pregonar que Madrid es el motor de la economía nacional (debía estar averiado).

Pero dejemos la capital y sigamos con el capital que pretendía recaudar la señora CosPPedal dando severas instrucciones a los empleados de la Agencia Tributaria de Toledo, cuya actuación es la misma que la encomendada por el Ministro Montoro a nivel nacional: Recaudar, recaudar donde resulte fácil y no comprometa las carreras políticas para tener luego asegurado un puesto como asesores o miembros de consejos de administración de las grandes empresas, que de algo tendrán que trabajar cuando dejen la política. Favor con favor se paga. Así a los mayores defraudadores, los que más ganancias tienen, más defraudan y menos impuestos pagan, aquí y en los paraísos fiscales -incluida la lista de Falciani, y amnistiados-, a esos grandes “chorizos” ni tocarlos. Lo apunté en un artículo anterior, a raíz del comentario sobre la publicación de esas listas, que también sufren sus recortes, cuyas consecuencias pagamos todos, excepto quien debería pagarlas. 

Como hasta su política recaudatoria ha sido errónea, ni los recortes, ni las investigaciones de la Hacienda regional a través de su Agencia Tributaria, han servido para paliar el déficit de la Junta de Comunidades. Y por si fuera poco, a tenor de lo dicho, el actual presidente de Castilla-La Mancha, el socialista García-Page, ha denunciado que 54 ex altos cargos de la señora Cospedal no declararon su renta. También ella se escaqueó en declarar una extensa finca de 12.000 metros cuadrados en Toledo. Eso que se sepa, que hay por ahí rondando “donaciones” y otros asuntos de  compra-venta de inmuebles e ingresos no muy claros, y que, visto lo visto en los primeros espadas de este partido, con el Bárcenas a la cabeza, el Rato en el medio y en la cola otros “pequeños nicolases” y empresarios afines, todo se puede esperar de un partido, hoy “partido” y entonces unido, cual Mosqueteros, unidos en sobres que no “sobras” (esas pa' los pobres).

No conformes con eso, el grupo del PP, hoy en la oposición en la Junta de Comunidades, cuya secretaria general sigue siendo la ex presidente, achaca ahora al nuevo gobierno de García-Page que deje sin sesiones teatrales a casi todos los pueblos de la comunidad y hundan el 80 % del empleo regional. No dicen, embadurnados en su demagogia, que  su partido dejó el año pasado un déficit de 400.000 euros que deberían ir destinados al programa de artes escénicas. 

Por su parte, el portavoz de CC OO en Política Institucional, Juan José González, ha lamentado que “tanto sacrificio y dureza en las medidas sociales, educativas y sanitarias del PP, y en los recortes sin sentido, no hayan servido para paliar mínimamente el déficit público. Ha habido además más paro y más deuda, produciendo todo ello un deterioro importantísimo en los servicios públicos esenciales”.

El chapapote de antaño en las costas gallegas, que cubrió de negro olas y playas y mató la pesca, ha llegado hasta Castilla-La Mancha, y aquí sí que no hay playas que asfaltar con él, como pudieran hacernos creer los dirigentes políticos que tan mal gestionaron esa terrible contaminación, ocultando la realidad, como la han seguido ocultando después. A pesar del chapapote que han extendido a toda la sociedad española, siguen pensando en ganar, añadiendo que “no con  promesas, sino con hechos”, y en esa dirección, argumentan algunos, apuntan las encuestas. Vale.

Como escribió Mark Twain, hay tres clases de falsedades: “las mentiras infames, las estadísticas, y las encuestas”.

La mancha del déficit de Castilla-La Mancha