jueves. 13.06.2024

“Lo niego todo”

Con esta fantochada de Cataluña, la Generalitat y la Moncloa han manejado a una manada de borregos que creen que blandiendo el palito con la banderita, de una u otra estela y colores, lo tienen todo hecho, son más patriotas o independentistas, y mejoran el país

No ha habido defedendum. No ha habido manifeztaciones (salvo en algunoz casos). No ha habido cadgas policiales. No ha habido disquepancias entre cuelpos de zeguridad del Eztado No ha habido udnas ni fafeletas, y el gobielno ha sido montundente y monsecuente. Ha pevalecido el eztado de delecho (y torcido, en algunoz casos). El gobielno ha aztuado como tenía que aztuar, y ha hecho lo que tenía que hacer. Y todoz saben que por laz buenaz yo zoy mu bueno, pero por laz malaz, ¡uy!, por laz malaz... no me gana nadie, que para ezo eztoy donde eztoy y me han puezto loz ezpañoles donde me han puezto. Para actuar con montundencia aplicando la ley. Que la ley ez la ley y ez igual para todoz.

Y siguiendo con  ezta rueda de prenza, debo decir de nuevo que no ha habido defedendum. Que no íbamos a monsentir que Ezpaña, ezta Ezpaña mía, ezta Ezpaña nueztra, se dompìera, se dividiera y traicionara el legado que nueztroz antepasados nos legaron. Por eso no ha lugar al diálogo, porque quieren algo impozible, quieren romper lo irrompible, y Ezpaña ez Ezpaña, una e indivisible, lo ha zido, lo zerá y lo zeguirá ziendo, mal que lez pexe a muchos.

Debo añadir que de la mizma manera que no ha habido defendendum, tampoco ha habido tumultos, ni azaltos, ni criztales dotos, ni enfrentamientos ciudadanos. Todo ezo que sale en otras televiziones que no son la mía, a la que amo y a la que dedico miz mejorez discrusos con todo mi amol. Como uztedes pueden comprobar, no se trata de ezcenas de aquí, sino de Turquía. Y hay quien para más daño, aseguda, sin dazón y con mucha inquina,  que son ezcenas de Españistán. Pienzen lo que quieran, pero yo les azeguro que un plato es un  plato y un vaso es un vaso. Dicho así, con toda propiedad y todas las letras, que por algo zoy el que zoy. (No hay preguntas).

rajoy2

Ni respuestas. Solamente existe y ha existido el problema de un referéndum en esta España de charanga y pandereta, con una esquina rebelde, que cual hijo pródigo, desea partir la herencia e independizarse. Una esquina pequeña que se quiere separar de la península ibérica, apostólica y pepera, mientras el  mundo avanza en otro sentido.

Es verdad inmutable que la negación es la ausencia de la realidad. Lo más adecuado en estos casos es negarlo todo, como el avestruz que esconde la cabeza para no ver el peligro. Eso ha hecho nuestro ínclito presidente. Un presidente que no es que dé la cara, sino la barba, y tras ella, con todo el careto oculto a las vergüenzas labiales, ha soltado la letanía de la negación. Pero no lo ha negado todo, quizá porque el gallo no cantaba todavía. Hay asuntos, como le gusta repetir, que ha callado -costumbre corriente en él-, ni siquiera se ha atrevido a negarlos, porque hasta de negarlos es incapaz: No hay ni ha habido diálogo. No hay ni ha habido desempleo. No hay ni ha habido corrupción. No hay ni ha habido desprotección femenina. No hay ni ha habido políticos imputados. Se acabaron las tramas mafiosas en el centro y cúspide del partido, ante otras tramas de semejante calibre en la periferia. No hay ni ha habido estudiantes sin porvenir. Juventud sin divino tesoro ni trabajo. No hay ni ha habido desprotección laboral y familiar. No hay ni ha habido recortes en sanidad, en educación, ni en nada que sea bueno y saludable socialmente (salvo en algunos casos, como en armamento y defensa). No ha habido ni siguen los despidos de trabajadores. No hay contratos basura ni trabajos de mierda para engrosar el muladar laboral que huele cada vez peor con tanta reforma para empeorar las cosas. No ha habido ni siguen los desahucios. No ha habido y siguen los trasvases de caudales de agua dejando pantanos vacíos y el campo yermo. No ha habido sequía. No ha habido incendios forestales. No ha habido toda una letanía de “catrascas”*, que desde hace años este gobierno y otros parecidos, cortados por el mismo patrón -nunca mejor dicho-, nos han venido soltando a los pobres e indefensos españolitos que nos vemos divididos, sin comerlo ni beberlo, por culpa de unos políticos que saben ponerse de acuerdo cuando quieren y les interesa, pero no saben hacerlo cuando se trata de mejorar la convivencia. Y por si eso no fuera motivo para mandarlos a la mierda, como ellos están haciendo con la sociedad y sus decisiones equivocadas y prepotentes, no ajustables a derecho alguno, e impropias de una auténtica democracia, echan mano del palo y tente tieso. Si Franco levantara la cabeza... Se llamaría insensato. Con  democracias así, no hace falta dictadores. Tampoco es preciso recurrir a actividades de bombo y platillo para desviar la atención de los graves problemas y fechorías gubernamentales, a semejanza de los romanos, con su pan y circo.

Con esta fantochada de Cataluña, la Generalitat y la Moncloa han manejado a una manada de borregos que creen que blandiendo el palito con la banderita, de una u otra estela y colores, lo tienen todo hecho, son más patriotas o independentistas, y mejoran el país. Lo dicen en mi pueblo: dale a un tonto un palo y verás cómo no te molesta; digo más, incluso te alaba. 

No ha habido diálogo. Nuestros políticos son incapaces de gobernar, de ponerse de acuerdo para mejorar y aunar la sociedad. Pero eso sí, son capaces de dividir la estructura social, no sólo alargando distancias de desigualdad, aumentando la pobreza y la precariedad laboral, sino echando mano de actuaciones de otro cariz. Y son elegidos para todo lo contrario.

¡Ah! Se me olvidaba. No ha habido rueda de prensa. Lo que todo el mundo entiende por rueda de prensa... De prensa. No de plasma.

En fin. Que España está donde está, y Cataluña sigue donde debe estar (Rafael el Gallo, torero por la gracia de todos, y la benevolencia del toro)

*Catrasca: Dícese de una serie continuada de decisiones erróneas, tomadas por el poder en perjuicio social. Es una abreviación del ensamblaje de las primeras sílabas del dicho vulgar “cagada tras cagada”.     

“Lo niego todo”