domingo 05.04.2020

Para que ganen los madrileños

Las direcciones se eligen para que dirijan, no para que contemplen la realidad como una condena inmutable. 

La realidad es que el PSM no estaba logrando la confianza necesaria en el seno de la sociedad madrileña para convertirse en una alternativa creíble de cambio

Las direcciones se eligen para que dirijan, no para que contemplen la realidad como una condena inmutable. Y cuando una dirección política entiende que su organización necesita un cambio y dispone de instrumentos normativos para llevarlo a cabo, su responsabilidad pasa por propiciar el cambio, no por evitar sus incomodidades.

La realidad es que el Partido Socialista de Madrid no estaba logrando la confianza necesaria en el seno de la sociedad madrileña para convertirse en una alternativa creíble de cambio. Resulta injusto, porque muchas personas honestas y trabajadoras ponían mucho empeño en ello. Pero todos los análisis internos y externos vaticinaban un apoyo social menguante. En este contexto, la dirección del PSOE estaba obligada a intervenir. Ningún nombre propio puede ponerse por encima de la obligación del Partido Socialista de servir a la ciudadanía de la mejor manera posible.

Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid padecen muchos y graves problemas tras demasiados años de gobierno de la derecha. Cientos de miles de parados, una precariedad laboral creciente, una desigualdad al alza, una sanidad diezmada por los recortes, una educación sometida a la presión privatizadora, una atención a la dependencia abandonada, un número de desahucios insoportable... Los madrileños necesitan y merecen una alternativa socialista fuerte, confiable, ganadora, capaz de propiciar el cambio de la mano de un nuevo gobierno progresista. Sin embargo, los resultados electorales del PSM durante los últimos años fueron siempre a peor, y las encuestas no pronosticaban algo distinto para mayo.

Ahora, la nueva dirección del PSM se pone al frente del proyecto socialista con voluntad de unidad, de trabajo y de fuerza, para convertir al Partido Socialista en una alternativa de izquierda moderna, coherente y eficaz para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía. Las candidaturas municipales se articularán conforme a los procedimientos y plazos previstos. La nueva candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid se elegirá democráticamente tras una consulta a los militantes socialistas en sus asambleas locales.

Y los nuevos equipos impulsarán un proyecto de cambio en la sociedad madrileña hacia los buenos empleos y los buenos servicios públicos, para la igualdad y para el bienestar social que figuran en nuestro horizonte ideológico y estratégico desde la fundación del PSOE.

Para que ganen los madrileños