viernes 24/9/21

Los andaluces votan una recuperación justa

La primera votación de este año electoral coloca al PSOE como la alternativa favorita de los ciudadanos, con un gran triunfo en Andalucía.

La primera votación de este año electoral coloca al PSOE como la alternativa favorita de los ciudadanos, con un gran triunfo en Andalucía. El PP se derrumba con 14 puntos y medio millón de votos menos. Los apoyos a IU también caen a menos de la mitad. Y los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, no cumplen sus expectativas de sorpasso, si bien obtienen apoyos importantes que fraccionan sobremanera la representación institucional de los andaluces.

El Partido Socialista ha ganado las elecciones con un discurso basado en la recuperación justa. “Queremos que Andalucía crezca sin dejar a nadie atrás”, ha repetido una y otra vez Susana Díaz. La ciudadanía ha castigado duramente la estrategia neoliberal de contraponer economía y bienestar social. Centenares de miles de andaluces han dado la espalda al PP por aprovechar la crisis para acrecentar las desigualdades y empobrecer a las mayorías.

Podemos rentabiliza su discurso crítico, aunque queda muy lejos de sus promesas de “conquistar los cielos”. Los andaluces han sabido distinguir la dialéctica tertuliana más o menos afortunada de una auténtica alternativa de gobierno. Y Ciudadanos obtiene provecho de su indefinición ideológica y su imagen de cierta novedad, pero el provecho también es limitado.

Aquellos que se apresuraron a vaticinarel fin de los apoyos mayoritarios a los grandes partidos tendrán que revisar sus análisis en las tertulias de los próximos días. No se ha producido ninguna hecatombe en el voto socialista. De hecho, el PSOE vuelve a ser el primer partido en Andalucía, mantiene exactamente los mismos escaños que tenía hace cuatro años y saca 14 diputados de ventaja al segundo clasificado.

Y el PP recibe el castigo merecido por sus políticas antisociales y la corrupción sistémica en su organización, pero tampoco cede la segunda posición y más que duplica en diputados al tercer partido.

La sociedad andaluza ha optado por una representación democrática más fraccionada. Esta nueva situación tiene la ventaja de la pluralidad en las voces y en los posicionamientos políticos a tratar en el Parlamento andaluz. Pero añade también cierta dificultad para asegurar la gobernabilidad de las instituciones.

Ahora corresponde a Susana Díaz y al Partido Socialista estudiar el nuevo escenario político en Andalucía y sacar adelante un gobierno que cumpla la voluntad que los andaluces han expresado inequívocamente en las urnas. La ciudadanía quiere dejar atrás la crisis, pero no al coste de perder igualdad, bienestar y dignidad. Los andaluces han votado por una recuperación justa, con el Partido Socialista al frente.

Los andaluces votan una recuperación justa