<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 24.09.2022

Ciertos empresarios

Ciertos empresarios, los grandes sobre todo, tienen mentalidad de comedor de caritas, de dispensadores de beneficencia, de almas generosas preocupadas por la existencia glamurosa de la clase trabajadora...

Ciertos empresarios, los grandes sobre todo, tienen mentalidad de comedor de caritas, de dispensadores de beneficencia, de almas generosas preocupadas por la existencia glamurosa de la clase trabajadora. Parecen sentirse comedores sociales, sostenedores indispensables de la marcha de un país, a quienes todos debemos la gratitud de su existencia. Porque ellos son los que realmente cargan la historia sobre sus hombros, mientras que los demás son costaleros pagados cuya obligación ineludible es darle elegancia a la “mecida”  de la sociedad. “Le doy de comer a trescientas familias”  Y revelan la incapacidad mental de pensar que son los integrantes de trescientas familias los que le dan la vida de lujo que lleva el empresario. Hay quien tiene el antojo de coleccionar coches antiguos de lujo, lujo que le proporcionan sus empleados y lo que gana a costa de su trabajo. No obstante esta evidencia, Arturo Fernández, el presidente de la patronal madrileña, paga en negro a sus obreros y debe “a mucha honra” cantidades importantes a la Seguridad Social. Pero sigue manteniendo la grandeza de su vida sobre la tranquilidad de que le da de comer a muchos trabajadores. Otros cobran sueldos a través de empresas superpuestas creadas ad hoc sueldos no estipulados y declaran que tienen la conciencia tranquila. Qué miedo me dan las conciencias tranquilas.  Se escudan en que son muchos los que utilizan esos medios para cotizar menos cobrando a través de ellas cantidades importantes.

Ultimamente, y gracias a la reforma laboral del gobierno de Rajoy y la lúcida visión de Fátima Báñez, los empresarios pueden cambiar los turnos de trabajo, despedir a su antojo, reducir sueldos a su conveniencia y coronarse como motores indispensables de la economía del país. Y si un trabajador tiene que irse a Laponia debe irse porque así lo piensan los empresarios. Y si para ganar más hay que suprimir las ayudas al paro, bajar el sueldo mínimo interprofesional u ofrecer salarios de hambre, pues se le exige al gobierno arrodillado y Rajoy exclama que aquí está la esclava del señor. Y el chantaje está colgado en cada curriculum que llega a sus manos: este salario, este horario y si no lo quiere tengo cola esperando en la puerta. Su dignidad obrera me cuelga en la entrepierna y por ahí va y viene. Y el hambre, los tres hijos, la mujer en paro y la hipoteca se arrodillan y se someten mordiéndose la vida y tragando la humillación amarga  que escuece en los adentros.

Y a los parados, dice la patronal, que hay que quitarles las ayudas porque los parados están contentos con serlo y  como reyes con cuatrocientos euros. Y que el hambre infantil se da porque siempre ha habido niños con hambre y la prueban las palabras sacrílegas de Rafael Hernando asegurando que los niños no comen porque sus padres se gastan el dinero en otras cosas. Y los millones de jóvenes sin empleo que se vayan a Europa, que es como trabajar en su propia casa según Pons, o que experimenten las ventajas de la movilidad exterior de dice Fátima Báñez, a el espíritu aventurero que llevan dentro.

Y Rossell insiste: Los padres que tienen un trabajo fijo deberían retirarse y dejar el puesto a sus hijos. Es la mejor forma y más rápida de crear empleo. Eso sí, “hay que recortar los derechos de los contratos fijos de los padres para compensar los temporales de los hijos”  Porque en el fondo nadie se explica por qué los trabajadores deben tener derechos. Si no tienen dinero, si no son grandes empresarios, si no disfrutan de yate en vacaciones ni saben manejar los cubiertos del pescado, no hay motivo alguno que les haga acreedores de derechos. Eso sólo pertenece a la casta de los poderosos. Rajoy lo sabe y por eso les pone alfombra roja cuando van a la Moncloa y asegura sin rubor que el estado de bienestar es más universal que nunca. Y Montoro dice que los datos de Caritas y otras ONG son mentira  porque, como le ha informado Marhuenda, las ONG están formadas por niñatos pijos, ricos, aburridos y de izquierda que entretienen su tiempo en denunciar injusticias inexistentes. Y Pablo Iglesias es un comunista con rabo y cuernos, como cuando Franco, como cuando la URSS, como cuando Hitler que diría la Condesa de sangre azul, Esperanza Aguirre, esa sexagenaria que sólo tiene derechos.

Rossell, ese emperador de la patronal, es un visionario y está acompañado por muchos grandes empresarios. Faltan algunos que están en la cárcel o imputados por delitos flagrantes.

Ciertos empresarios