jueves 28/1/21

El centro está saturado

El centro está saturado. ¿Alguien es capaz de girar a la izquierda y permanecer allí con la cabeza llena de orgullo, de lucidez y de utopía?

El centro está saturado. ¿Alguien es capaz de girar a la izquierda y permanecer allí con la cabeza llena de orgullo, de lucidez y de utopía?

El centro político está saturado como está saturado el centro de las grandes ciudades en tiempos de Navidad. Le preguntas a cualquier viandante por la dirección de  un partido político y no lo duda.

-Tome por esta calle de la derecha o de la izquierda y llega al centro. Allí lo encuentra.

-Pero yo busco un partido de izquierda-izquierda.

-Eso no existe. Están todos en el centro

Ante mi asombro, mi interlocutor me explica. El centro se hizo centro cuando murió el dictador. El centro está en el principio, como el verbo bíblico. Suárez era la Unión de Centro Democrático. Ganó las elecciones y gobernó. Fraga, dictador de toda la vida, se convirtió en demócrata de toda la vida. Fundó un partido de derechas-derechas. Y de aquel capullo de seda nació una larva de gaviota que se convirtió en centro derecha. Aznar lloró el día que D. Manuel le nombró sucesor y albacea. A Aznar le pedía el cuerpo ser de derechas como había sido siempre. Pero la historia le exigía el sacrificio de llamarse (llamarse, no ser) de centro y París bien vale una misa. EL PARTIDO POPULAR empezó a caminar hacia el centro. Pero el centro está lejos y llegar hasta él cuesta mucho. Por eso el PP está siempre haciendo el camino hasta el santuario del centro. No puede condenar la dictadura de Franco, no puede reconocer una ley de memoria histórica y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dicho que no se puede condenar a los matarifes del franquismo porque si en aquel tiempo no era delito matar, no son condenables ahora por un delito que no era delito. Lo dice –repito- el ministro de justicia.

El PSOE tiene muchos años de historia. De historia de izquierdas, se entiende. Felipe, Guerra. Almunia se nos aparecieron como hombres de izquierdas. En el 82, España votó al socialismo para separarse de aquel nido de antropofagia que era UCD. Y para independizarse de la derecha. Desde la chaqueta de pana hasta los yates de hoy, parte de aquella izquierda fue girando y ahora es un centro-izquierda. Como si la centralidad tuviera un imán ante el que es imposible resistirse porque permite actitudes que escupiría una izquierda-izquierda. Y si en las próximas elecciones ganan la presidencia derogarán ciertas leyes, pero asumirán retazos de una legislación que amputó derechos de los trabajadores. Derogarán la reforma laboral, pero las indemnizaciones por despido se mantendrán porque hay que crear empleo y por tanto hay que dar facilidades a las grandes empresas. Se argumenta que los hombres y mujeres de España necesitan del capital para encontrar trabajo. Yo les diría que el capital también necesita de los trabajadores para crecer. Que el empresario arriesga su dinero. Pero no es menos cierto que el trabajador arriesga su dignidad, su inseguridad, su dependencia del buen o mal humor del empresario si no se legisla a favor del más débil.

El PSOE, perdiendo su originalidad y sus principios se convierte en Centro-izquierda.

Ciudadanos me parece honesto. Proclama sin sonrojo que es de centro-derechas. Y entonces uno se pregunta en qué se diferencia del Partido Popular. Yo avanzo una hipótesis. Rivera es Mariano después de pasar por la cirugía estética. A Mariano le venía bien un cirujano. Se le ha puesto cara de domingo cuando pierde su equipo y le ha crecido demasiado cierto apéndice de tanto mentir. Además ese tic en el ojo izquierdo (tenía que ser el izquierdo) le hace confundir la realidad: hemos salido de la crisis, no hay pobreza en el país, se crea empleo de tal forma que tendremos que buscar la manera de fabricar parados porque no puede haber un país sin parados. La sanidad, el estado de bienestar, las pensiones, la enseñanza…Todo ello ha llegado a un nivel tan alto de perfección que los demás países nos envidian. Pero es que no todos tienen una Mariano al frente. Esas minucias hacían necesario u quirófano. Y el que sale andando del vídeo del PP. no es un enfermo. Es Mariano Rajoy transformado en Albert Rivera. El pobre Moragas ha sufrido un impacto tal que desde aquí le deseamos que mejore.

PODEMOS nació a la izquierda de la izquierda. Empezó a crecer frente a Merkel, al Parlamento alemán, al BCE, a Endesa y a los fondos buitre. Vestidos de Alcampo, coleta cuidadosamente descuidada, con intelectuales serios y poniéndose sin reparos al lado de los más débiles. Todo esto le dolió mucho a Esperanza Aguirre y a Eduardo Inda. La sexagenaria volvió a la política. Abandonó a su marido y a sus nietos y vomitó terrorismo sobre sus enemigos (nunca fueron adversarios). Y cuando se vio impotente encargó a Inda que entrara en un hospital y redujeran sus neuronas a una sola que repitiera como un emoticón las mismas tonterías: Venezuela, amistad con etarras, Monedero-Bárcenas de Podemos. A Inda lo sentaban en una televisión, le apretaban un botón y repetía palabra por palabra las mismas cosas. Automatismo de emoticón.

PODEMOS dicen algunos que ha perdido esa izquierda tan izquierda y se está convirtiendo en centro izquierda.

El centro está saturado. ¿Alguien es capaz de girar a la izquierda y permanecer allí con la cabeza llena de orgullo, de lucidez y de utopía?

El centro está saturado