martes. 23.07.2024

El ‘Piano del Lavoro’ (CGIL), una experiencia de la que aprender

La iniciativa por el empleo del primer sindicato italiano resulta una potente ofensiva sindical, social y política.

italia-laboro

El primer sindicato italiano CGIL presentó una iniciativa hace más de dos años con el nombre de ‘Piano del Lavoro’ (Plan por el Empleo), que resulta una potente ofensiva sindical, social y política. Merece prestarle atención pues está siendo capaz de movilizar a una parte muy importante de la sociedad italiana en torno a su objetivo principal, conseguir aumentar el empleo y reducir la desigualdad a través de la innovación.

En torno a esta iniciativa están girando centenares de asambleas, reuniones de trabajo, mesas de negociación y seminarios por todo lo ancho y largo de este país, y en gran medida, se inscribe en la misma estrategia del "Nuevo Plan Marshall" que hace ya varios años el sindicato alemán DGB viene proponiendo, o el Plan Extraordinario de la Unión Europea para el crecimiento y el empleo que la Confederación Europea Sindicatos (CES) reitera que constituyen las políticas necesarias para remontar la crisis crear empleo.

El ‘Piano del Lavoro’ responde al firme convencimiento de que en Europa es necesario un New Deal que impulse el desarrollo y el empleo, pues no serán las conocidas políticas de austeridad quienes nos ayudarán a salir de la crisis, más bien lo contrario. Esta valiente iniciativa sindical recuerda, y en parte se inspira, en aquella que con el mismo nombre ‘Piano del Lavoro’, lanzó, al final de la Segunda Guerra Mundial, Di Vitorio, secretario general del sindicato CGIL, con el objetivo de reconstruir el país y renovar sus infraestructuras (de la construcción, de las eléctricas, carreteras, infraestructuras ferroviarias e hidrogeológicas etc.), y volver a unir un país devastado.

No es exagerado afirmar que en algunos países vivimos situaciones de clara emergencia, si atendemos a los niveles de desempleo y en especial al desempleo juvenil. Este Plan es una iniciativa que adquiere especial valor en unos tiempos tan necesitados de nuevas ideas e iniciativas capaces de innovar la acción sindical y que en muchos aspectos puede ser una buena experiencia de la que aprender.

La primera, es la importante movilización que está consiguiendo implicar a amplios sectores de la sociedad italiana y a sus fuerzas económicas, institucionales y sociales, creando centenares de mesas de diálogo y negociación, generando ideas e iniciativas a poner en acción en los diversos sectores productivos y en las empresas. Y que está impulsando el diálogo social descentralizado en ayuntamientos, universidades, gobiernos regionales, distritos industriales etc., dirigido a estudiar iniciativas y respuestas centradas en la creación de empleo, a comprometer prioridades y esfuerzos dirigidos hacia la innovación y el crecimiento económico.

La otra lección de esta potente iniciativa que es el ‘Piano del Lavoro’, es su fuerza multiplicadora por haber conseguido articular en torno al objetivo común de la innovación y el empleo, a diversos actores sociales, políticos e institucionales. Una realidad muy difícil de conseguir en España, donde la norma es la falta de coordinación entre nuestras instituciones y administraciones públicas, y la constante ausencia de un eje vertebrador a la hora de desarrollar y construir políticas industriales.

Nos enseña también lo importante y útil que puede llegar a ser un referente común en torno al que articular las diversas iniciativas y propuestas para las distintas mesas de diálogo y negociación, sean de negociación colectiva en las empresas o sectores, sean con los gobiernos locales, autonómicos y central, para garantizar que lo que se acuerda sume y se potencie entre sí, y que las iniciativas y los esfuerzos se complementen como la única forma de multiplicar los resultados.

El ‘Piano del Lavoro’ se propone ser un motor de corresponsabilización social y participación de las fuerzas económicas, institucionales y de investigación en los territorios, y es una buena iniciativa, que nos recuerda, una vez más, que el trabajo es la verdadera riqueza, y el desempleo la vergüenza de las naciones. Y que es urgente un cambio de política en Europa porque necesitamos el tan reclamado Plan Extraordinario para el crecimiento y el empleo para los millones de jóvenes sin empleo. 

El ‘Piano del Lavoro’ (CGIL), una experiencia de la que aprender