viernes 06.12.2019

¡Olé! Paco Carbonero, Viva CCOO

Imagen: Blog de Paco Carbonero
Imagen: Blog de Paco Carbonero

«El Maestro preguntaba a una madre:
¿Cómo está tu hija?
¿Mi hija? ¡No sabes la suerte que ha tenido! Se casó con un hombre maravilloso que le ha regalado un coche, le compra todas las joyas que quiere y le ha dado un montón de sirvientes. Incluso le lleva el desayuno a la cama y la permite levantarse a la hora que quiera. ¡Un verdadero encanto de hombre!
¿Y tu hijo?
¡Ése es otro cantar…! ¡Menuda lagarta le ha caído en suerte…! El pobre le ha regalado un coche: le ha cubierto de joyas y ha puesto a su servicio no sé cuántos criados… y ella se queda en la cama hasta el mediodía! ¡Ni siquiera se levanta para prepararle el desayuno…!».

El congreso ha tomado una decisión valiente y también incomoda, es verdad, precisamente en un día transcendental para su futuro como en la celebración de su Congreso

Esta breve historia, de las cientos, que nos dejó escritas el revoltosos jesuita y contador de cuentos Anthony de Mello (India 1931/1987), en la que nos explica, con su habitual sencillez, el peso que tiene a la hora de valorar el mismo o parecido hecho según las simpatías o los intereses de cada cual.

Así que, consciente de que muchas personas pueden ver un ejemplo más de esa regla de “la doble vara de medir” que nos explica en su historia Antony de Mello. Creo, a pesar de este riego,  que es  justa y valiente la respuesta de CCOO de Andalucía, como ha dejado escrito en su COMUNICADO, de “apoyo total y absoluto” a Paco Carbonero quien hasta hace pocas semanas fue su secretario general, ante el Auto Judicial en el que se le incluye  como investigado que se hizo público, el pasado 28 de junio, día de apertura del 11 Congreso Confederal de CCOO.

Como acertada y también valiente ha sido la decisión del 11 Congreso al responder desde el firme convencimiento que la actuación del sindicato y de manera muy singular la de Paco Carbonero fue correcta en un conflicto, que como explica con precisión el mencionado comunicado de CCOO de Andalucía, emitido, inmediatamente de conocerse la noticia, la inclusión de Paco Carbonero es en el sumario es “totalmente   innecesaria y fuera de lugar”.

Es valiente la decisión tomada por el Congreso, porque ha preferido mirar de frente y explicar los hechos y con ellos la raíz del conflicto laboral, el comportamiento correcto del sindicato y el de Paco Carbonero que no tuvo ninguna actuación directa en los hechos que sean constitutivos de delito alguno, tal y como refleja el propio auto judicial. A pesar de saber del riesgo que esta decisión puede llevar de incomprensión, en muchas personas, en unos casos sincera y en otras, interesada. Y que se percibir cierta incongruencia y contradicción con lo que, seguro, en más de una ocasión CCOO habrá expresado o incluso criticando hechos de otros que muchos pueden comparar o ver como similares.

Pero ahí está precisamente la valentía, tanto de Paco Carbonero, que quien le conoce sabe de su honradez y escasa ambición por los cargos, como de CCOO de Andalucía y de toda España. La de asumir la incomodidad de esta contradicción. Y no resolverlo triturando el honor de esta persona, aunque nadie dudara de su honorabilidad. por el que dirán. Y haciendo precisamente lo contrario de lo que se piensa y que la evidencia de los hechos demuestran.

El congreso ha tomado una decisión valiente y también incomoda, es verdad, precisamente en un día transcendental para su futuro como en la celebración de su Congreso y la elección del equipo de dirección que deberá dirigir la organización los próximos cuatro años. Y ha decidido, mirar de frente a su afiliación y a la sociedad para defender y explicar el trabajo hecho en aquel difícil conflicto laboral de hace 12 años conocido como la Faja Pirítica de Huelva.

El Congreso ha decido, mantener en la candidatura de la Comisión Ejecutiva Confederal, tal como estaba previsto, a Paco Carbonero. Una decisión sustentada por la fuerza que da la razón de saber y conocer su honradez, como dijo Ignacio Fernández Toxo en su discurso a los delegados y delegadas del Congreso: La única actuación de Carbonero en relación con aquella asociación fue poner su firma para la constitución y a partir de aquel momento dejó de actuar”.  

CCOO ha tomado la decisión más difícil e incómoda, por la que seguro, como ya se ha dicho, va a recibir algunas críticas e incomprensiones que se podría haber ahorrado si hubiera tomado la contraria, a pesar de tener la absoluta conciencia y de saber que era inmerecida para Paco e injusta para CCOO de Andalucía. Incluso igual habría recibido un cerrado aplauso de determinados medios y sectores de opinión.

Pero es precisamente en momentos como estos, cuando se decide poner por delante, la ética a la estética de la comodidad y el aplauso, donde se miden los verdaderos líderes y se demuestran las organizaciones decentes en las que vale participar.

Por esto Olé Paco y viva CCOO.

¡Olé! Paco Carbonero, Viva CCOO