viernes 10.07.2020

La hora de sumar esperanzas

Casi por generación espontánea, se ha creado la Plataforma de Apoyo al Programa de Gobierno “COALICIÓN PROGRESISTA”. Una iniciativa de un reducido número de personas, la mayoría de ellas veteranas en militancia sindical, política y social, movidas por la ilusión que representa la oportunidad de poder abrir hoy en España un nuevo capítulo político. Un nuevo capítulo capaz de convertir el pesimismo en la esperanza de recuperar el porvenir desde una acción política para situar el futuro en un lugar privilegiado de la agenda política del nuevo gobierno del PSOE y Unidas Podemos.

Son tiempos de esperanza que exigen el apoyo activo y la movilización ilusionada de los sectores progresistas, que son la gran mayoría de la sociedad española. Movilización en favor de las políticas comprometidas en el Programa de Gobierno

Una Plataforma que aspira sumar miles de adhesiones de personas de toda España comprometidas en promover la necesaria alianza del Gobierno con la sociedad. Muy conscientes de que del éxito o fracaso de este gobierno dependerá el futuro de nuestra educación, la sanidad, el empleo, el modelo productivo, el futuro de las pensiones, los derechos sociales y las libertades públicas. En definitiva, el futuro de nuestro país y sus gentes.

Una Plataforma que aspira agrupar a miles de mujeres y hombres sin compartimientos de dónde han nacido o viven, de lo que estudien o de qué trabajen. Votantes del PSOE y UP, también no votantes de estas formaciones que ahora entiendan la importancia de que su propuesta avance, conscientes todas y todos de la necesidad de fortalecer desde el apoyo activo la defensa de la unidad de las izquierdas. Que quieren contribuir a evitar el riesgo “de mirar como chiquillos malcriados, como si no fuera con nosotros y repartiendo denuestos contra las derechas pero sin mover un dedo para fortalecer a la izquierda”, como nos advierte el sabio periodista y escritor Gabriel Jaraba en su Blog. 

Miles de personas de toda España conectados en Red y comprometidas para que se hagan realidad los compromisos contemplados en el Programa de Gobierno Progresista.Conscientes de que es una condición indispensable para devolverle credibilidad a la política y prestigio a nuestras instituciones, algo imprescindible en toda sociedad democrática.

Son tiempos de esperanza que exigen el apoyo activo y la movilización ilusionada de los sectores progresistas, que son la gran mayoría de la sociedad española. Movilización en favor de las políticas comprometidas en el Programa de Gobierno. Porque las resistencias de las derechas son y serán furibundas, como expresa ya su negativa a reconocer la legitimidad democrática del Gobierno de Coalición Progresista y con ello a reconocer y aceptar el último resultado electoral.

Una “Plataforma de Apoyo al Programa de Gobierno Progresista” que aspira a ser la suma de esperanzas y convertirlas en movimiento ciudadano que empuje hacia delante la acción de gobierno, que ayude a remover las muchas resistencias de los sectores más reaccionarios. La suma de esperanzas que ayuden y acompañen a la acción de gobierno en su objetivo de recuperar el dialogo, la convivencia y la fuerza para corregir las sangrantes desigualdades provocadas por la gestión conservadora de la crisis.

Son muchas las expectativa y esperanzas acumuladas que necesitan de unos partidos de izquierdas fuertes y unidos, una ciudadanía movilizada para vencer las dificultades y para garantizar que la acción de gobierno dé los frutos que esperamos la mayoría de la sociedad.

Es el momento también de afiliarse y comprometerse con el sindicalismo confederal y con la militancia política. El momento de empujar desde abajo para tender puentes de diálogo que superen viejos conflictos mal resueltos que atienden más a las esencias que a la existencia y necesidades de las personas. Es el momento de abrir de par en par las puertas de la esperanza que puede representar el Programa de Gobierno “COALICIÓN PROGRESISTA”.

Sumemos esperanzas, nos lo merecemos, no podemos dejar escapar esta oportunidad.

La hora de sumar esperanzas