De Vallekas hasta el cielo: ¡Sí Madrid 2019!

Foto: Flickr Ahora Madrid
Foto: Flickr Ahora Madrid

Maby Cabrera | Recuerdo el día en que fui por primera vez al círculo de Vallecas. Fue en 2014, hace ya 4 años. Fui con mucha ilusión y algo nerviosa. Era un paso muy importante para mí, que, como casi todos los madrileños y madrileñas, veía la política como algo muy lejano. Ya entonces, antes de las elecciones europeas, sabía que vivíamos un momento histórico. Un momento en el que nos jugábamos no sólo un cambio político, sino un cambio profundo para la vida de gente honrada y trabajadora. 

Se trataba de lograr un cambio útil para la gente normal. Gente como yo, que trataba de hacer lo posible por conciliar la vida familiar, el cuidado de sus hijos y los trabajos precarios (donde el mero hecho de mencionar la palabra 'derechos' hacía que fueras vista con desconfianza).

Era la época en que la política era considerada por todas un tabú. Algo reservado a unos pocos “elegidos” que tomaban decisiones sobre nuestras vidas. Para muchas, la política consistía en votar cada 4 años o, en el mejor de los casos, participar en los coles de nuestras hijas o en una asociación de vecinos. 

Cuando empecé a participar en mi círculo de Vallekas lo hice para mejorar mi barrio. Nunca imaginé que encontraría tanta gente dispuesta a ayudar a cambiar no solo Vallekas, sino toda la Comunidad de Madrid. A tantas personas capaces de hacer cosas extraordinarias. Personas humildes, personas que hacían funcionar el barrio, la ciudad y el país con sus manos. 

En el círculo comencé a colaborar en comisiones, a comprender que el municipalismo permitía construir ciudad desde la cercanía, no desde los despachos. Que la política bien entendida consistía en relacionarse con vecinos y vecinas, en lugar de hacerlo con fondos de inversión, como se había hecho hasta entonces. 

También aprender a colaborar con la sociedad civil, con las personas que hacían una labor fantástica desde hacía décadas, tuvieran o no un ayuntamiento que les ayudara. Personas que conocían sus barrios, que vivían donde desarrollaban su actividad. Personas, como yo, que habíamos dejado de creer en las mentiras de quienes nos decían “no estáis preparados”. Que desconfiábamos en los que querían que a la política solo tuvieran acceso las élites. Ellos habían arruinado nuestra ciudad y nuestros barrios, pero ahora, nosotras estábamos decididas a recuperarlo. 

Empecé a entonces a impulsar junto con otras compañeras que habían trabajado desde hace tiempo el municipalismo, este proyecto ilusionante se llamó Ahora Madrid

Teníamos la creencia de que no solo podíamos y debíamos recuperar el Ayuntamiento, sino que estábamos en la obligación de cambiar la cultura política en nuestra ciudad y en otros municipios. Que la gente normal y corriente, madres y padres, trabajadores y trabajadoras, podían tomar las decisiones, imaginar una ciudad mejor y convertir su sueño en realidad. 

Manuela nos dijo SÍ y nos pusimos en marcha 

Juntas conseguimos alcanzar ese sueño y estamos cambiando Madrid, una ciudad que hoy es ejemplo de cercanía, de participación, que se construye desde los barrios y no desde los rascacielos. 

Con esa misma motivación, y con la convicción de que los círculos son una herramienta necesaria para el empoderamiento de la gente y una nueva cultura de participación política, me presenté al Consejo Ciudadano de Podemos en la ciudad de Madrid, en el que actualmente soy secretaria de organización. Los círculos son un espacio-laboratorio político con una riqueza extraordinaria, son espacios para experimentar lo próximo. 

Su dinamización es fundamental ¿Cómo vamos a defender los intereses de la gente si no trabajamos con ella? 

En los círculos sigo aprendiendo de mis compañeros y compañeras, en el círculo siento el verdadero significado de la palabra Cambio. Un Cambio que solo es posible cuando la gente que mejor conoce su barrio o su pueblo cree en su propia capacidad. Cuando somos conscientes de que la política es el trabajo invisible que hacemos las personas normales con nuestras propias manos. Con la misma ilusión que hace cuatro años, pero con la mochila llena de las experiencias vividas, seguiré trabajando como activista institucional con la sonrisa del que confía en que SÍ SE PUEDE.


Maby Cabrera es secretaria de organización de Podemos Madrid y candidata de Sí Madrid 2019, Sí Equipo Errejón.