jueves 28.05.2020

La urgencia de revolucionar la Comunidad de Madrid

La derecha madrileña se presenta con un único programa económico: bajar los impuestos a los ricos

Por Raul Camargo | Todas las elecciones se presentan siempre como las más importantes. Pero más allá de los calificativos grandilocuentes a los que nos tiene acostumbrados la política mediática, se trata de definir la importancia concreta, específica, de cada batalla electoral. 

Estas elecciones para la Comunidad de Madrid tienen importancia, en primer lugar, porque son una continuación directa de las generales. En las elecciones anteriores, la derecha en sus tres versiones (Partido Popular, Ciudadanos y Vox) vencieron en nuestra Comunidad. Fue una movilización inédita de la derecha y de sus feudos de clase media-alta, que no tuvo su correlato en la movilización de los barrios populares, donde suele ganar la izquierda. Sin embargo, la política tiene una dimensión moral fundamental: una derecha desmoralizada es una derecha a la que se le puede vencer. Los votos de la izquierda, en un contexto de desmovilización de las derechas, valen el doble. Por lo tanto, las posibilidades de las opciones más transformadoras se multiplican; ya no se trata de votar al mal menor, sino de aprovechar la oportunidad para avanzar con fuerza hacia objetivos más ambiciosos.

Y ahí, en segundo lugar, nos encontramos con la segunda razón que explica la importancia de estas elecciones autonómicas. Se repite una y otra vez, con razón, que nuestra región es una de las más ricas de España y una de las mas desiguales. Sin embargo, no hay voluntad política para suturar esa grieta. La derecha madrileña se presenta con un único programa económico: bajar los impuestos a los ricos. El PSOE y Más Madrid apuestan por que la generación de riqueza termine provocando que algo les caiga a los de abajo, sin molestar demasiado a los poderes económicos, obviando el factor fundamental: que la política consiste en la intervención consciente en favor de los intereses de un determinado sector social. 

En ese sentido, la propuesta de Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie es cualitativamente diferente. Afronta los problemas en toda su magnitud: hace falta una fuerza política valiente, capaz de confrontar con las élites económicas, apoyándose en una dinámica de lucha protagonizada por la gente trabajadora. En realidad, es la única forma de conseguir conquistas y derechos sociales. En estos tiempos de política superficial y marketing, la credibilidad de un proyecto político pasa por decirle siempre las cosas claras a nuestra gente, para contar con ella de forma activa.

Por eso hemos presentado propuestas fuertes y necesarias. Vamos a desgranar cuatro que nos diferencian del resto. Vamos a expropiar las viviendas vacías de los bancos y de los fondos buitre; es completamente irracional que haya viviendas vacías (en Madrid solo, más de 200.000), que los precios de los alquileres sigan subiendo y que se sigan construyendo viviendas, lo que fomenta un modelo ecológicamente insostenible. Proponemos que se genere un parque público de vivienda en alquiler social, para garantizar que todo el mundo tenga acceso a una casa y que los alquileres sean proporcionales al salario.

Proponemos también una renta básica: queremos que la financien las grandes empresas con un impuesto especial a los beneficios que se generan en la Comunidad de Madrid. Es una forma de repartir la riqueza, de generar justicia social, pero también una forma de combatir la desigualdad: si todo el mundo tiene un ingreso mínimo, las empresas no van a poder imponer salarios bajos. Para completar una nueva política económica también necesitamos una Banca pública, tal y como recoge el estatuto de la Comunidad. Necesitamos una banca pública para que los pequeños comerciantes y las familias trabajadoras tengan acceso al crédito sin tener que pagar intereses a la banca privada.

Queremos una Comunidad que cuide: en nuestra región viven miles de personas mayores que se merecen un trato digno. Lo de las residencias de mayores es una vergüenza. Necesitamos más inversión publica, para que nuestros mayores tengan la vida que se merecen, para que las familias, sobre todo las mujeres que son las que invierten más tiempo a los cuidados, no vivan preocupadas por el futuro de los suyos: hijos, padres, abuelos... Necesitamos también mejores condiciones para las trabajadoras. Este es un sector ampliamente feminizado, donde las trabajadoras sufren una explotación inmensa. No podemos permitir que gente que realiza un trabajo tan importante para nuestra sociedad no tenga condiciones dignas. 

Tenemos muchas más propuestas en este sentido. Hemos desgranado unas cuantas para explicar, que, con voluntad política, podemos suturar esa brecha que parte en dos nuestra Comunidad: entre una mayoría social que produce riqueza con su trabajo y una minoría que la acumula sin que revierta en la mayoría. Por eso, es importante aprovechar esta oportunidad: ganar la Comunidad no solo para echar a la derecha, sino para iniciar transformaciones de largo recorrido que permitan a la gente vivir mejor.

raul camargo

Raúl Camargo ha sido diputado en la Asamblea de Madrid y se presenta por Anticapitalistas en la lista Unidas Podemos-Izquierda Unida-Madrid en Pie

La urgencia de revolucionar la Comunidad de Madrid