Pensiones, un derecho de todos

pensionesEste próximo domingo 15 de abril tendremos de nuevo una jornada clave para el futuro de nuestro país. Pensionistas, trabajadores y trabajadoras en activo, y jóvenes, estáis convocados a las manifestaciones que vamos a realizar por todo el país. Parece evidente que las últimas movilizaciones despertaron un pequeño interés por mejorar en el Gobierno. De hecho, parecen haber cambiado algunas cosas en los Presupuestos Generales del Estado donde se han mejorado un poco las pensiones. Sin embargo, creemos que estas medidas propuestas por el Partido Popular están a años luz de nuestras recomendaciones.

Desde la reforma de las pensiones en el año 2013 nuestros pensionistas ven y constatan como pierden poder adquisitivo, como el Gobierno saca el dinero de la hucha de las pensiones mientras rescata autopistas y, encima, soportar que algún que otro dirigente se mofe de ellos con expresiones como ‘están más tiempo cobrando la pensión que trabajando’, o ‘los pensionistas deben tener en cuenta que tienen una casa propia’. No podemos seguir así.

Los PGE ningunean a los pensionistas

El próximo domingo 15 de abril hay que llenar las calles de mujeres, jóvenes, pensionistas, jubilados, hombres y mujeres decididos a luchar para revertir los recortes y recuperar derechos

Es intolerable que la OCDE diga que la revalorización mínima de las pensiones ha de ser la de los precios (recordemos que es superior al 1,6%) y, sin embargo, aquí se decida subir un 0,25%. O lo que es lo mismo, 1,60€ de media al mes.

Y nos escandaliza aún más conocer que los Presupuestos Generales de Estado para el 2018, ningunean, otra vez,  a los pensionistas. Ciudadanos y el Partido Popular pactaron unas medidas cortoplacistas, discriminatorias y electoralistas que están lejos de lo que hemos propuesto los agentes sociales. Los PGE deberían incluir la revalorización de las pensiones en base al IPC, revisar las fuentes de financiación del sistema y eliminar el déficit de la Seguridad Social. Incluso, estos presupuestos deberían contemplar la eliminación de los copagos así como reflotar el sistema de protección por desempleo. Pero no quieren.

Nos venden a bombo platillo la subida de las pensiones a las viudas como medida extraordinaria, pero debería recordar el presidente Rajoy que no hace ningún favor, únicamente le pedimos que cumpla la ley. Desde el año 2012 tendrían que haber elevado la base reguladora de las pensiones de viudedad del 52% al 60% (en estos últimos PGE las han subido al 54%), y el Gobierno incumplió la ley desde el primer momento por ‘razones de crisis’. La ley no la deben cumplir unos pocos, sino todos, y el Gobierno debe subir más las pensiones de viudedad y hacerlo con carácter retroactivo. Por eso tenemos puesta una demanda ante la Audiencia Nacional

De la misma forma estamos cansados de oír que el sistema de pensiones no es viable. España destina, actualmente, entre 3 y 4 puntos menos del PIB que Italia, Francia o Alemania y, por lo tanto, hay margen. Desde UGT hace tiempo que venimos denunciando el problema de ingresos que hay que abordar quitando los gastos a la Seguridad Social que no le corresponden. No es de recibo que la subvención a la contratación, las pensiones no contributivas, los gastos de estructura de la Seguridad Social, etc, se hagan con cargo a la Seguridad Social en lugar de a los Presupuestos Generales del Estado.

Urge también que se eleve el tope de las cotizaciones a la Seguridad Social (es decir, lo que pagamos cada trabajador y trabajadora de nuestro salario para la Seguridad Social) y pasar de los 46.000€ actuales a, por ejemplo, los 100.000 que hay en Francia, de una manera gradual.

Y es vergonzoso que los salarios se hayan situado en niveles impresentables. La devaluación salarial ha llevado a provocar una menor cotización que, además, se ve agravada por la temporalidad y la precariedad. Es decir, contratos que duran poco y con peores condiciones. Todo ello lleva a menos cotizaciones en cuantía y tiempo.

Además, se trata de una cuestión de justicia. Se regatea la justicia a los jubilados y pensionistas mientras el país crece, las empresas ganan dinero y reparten dividendos, se suben las retribuciones de los consejeros y los salarios de los altos directivos y mientras suben los precios de la electricidad, el gas y los alimentos. No es de recibo que no se suban ni los salarios ni las pensiones. Si el país genera riqueza, hay que repartirla.

Con las pensiones no se juega

Cabe recordar que en la actualidad el 50% de los pensionistas no llega al Salario Mínimo Interprofesional y que, además, hay un 38% de ellos que están bajo el umbral de la pobreza. Y no debemos olvidar que durante la crisis, las pensiones han sido fuente de ingresos de más de 9 millones de familias.

UGT planteó esta lucha con las marchas en septiembre. De esas marchas fueron creciendo las movilizaciones y la vamos a ganar. Es imprescindible que se garantice por encima de todo el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, la derogación del factor de sostenibilidad, garantizar el futuro de la Seguridad Social, con más salarios, más cotizaciones, impuesto a las nuevas tecnologías, los robots tienen que pagar…

Es el momento de actuar, de ir a la ofensiva por las pensiones. Si queremos avanzar en esta materia necesitamos la ayuda de todos. No solo nos jugamos la revalorización de las pensiones, el dinero de nuestros padres y madres, abuelos y abuelas… ¡Nos jugamos el futuro del sistema de pensiones!

El próximo domingo 15 de abril hay que llenar las calles de mujeres, jóvenes, pensionistas, jubilados, hombres y mujeres decididos a luchar para revertir los recortes y recuperar derechos.

¡Ahora se puede!

¡Nos venos en la calle!