miércoles 23.10.2019

Ahora las personas

Este Primero de mayo debe servir para que dejemos claro que estamos dispuestos a defender también en la calle como sociedad lo que hemos elegido en las urnas

Un año más, nos encontramos ante una fecha imprescindible para el sindicato y la sociedad en general. Hoy, Primero de Mayo, las organizaciones sindicales hacemos un llamamiento para que los ciudadanas y ciudadanos llenen las calles que reclamen más derechos, más igualdad y más cohesión. Para que los porque es el día en el que tenemos la gran oportunidad de defender en la calle el resultado de las elecciones”.

Este Primero de mayo debe servir para que dejemos claro que estamos dispuestos a defender también en la calle como sociedad lo que hemos elegido en las urnas. 

Es una oportunidad para que, de manera ejemplar, podamos decirles a los partidos políticos que junto a esta mayoría parlamentaria se va a configurar otra mayoría social en la calle dispuesta a luchar para que no nos roben lo que hemos votado en las elecciones. 

Menos tacticismo y más pensar en las personas

El Gobierno tiene que responder a lo que han votado la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas porque lo contrario sería un fraude a los ciudadanos. Estamos hablando de en torno a 15 millones de votantes que votaron por un Gobierno de izquierdas y por políticas de izquierdas frente a la suma de los 3 partidos de la derecha. 

Un programa que debe incorporar los elementos que la sociedad demanda. Cuestiones como repartir la riqueza -porque cuanto más crece económicamente más crecen las desigualdades-, la derogación de las reformas laborales, o la puesta en marcha de una política fiscal progresiva que acabe con injusticias como el hecho de que los trabajadores desde que ha empezado la crisis paguemos un 20% más en impuestos mientras que los empresarios pagan un 25% menos. Son elementos que hay que poner encima de la mesa cuanto antes porque la ciudadanía no puede esperar más. 

Los votos del pasado domingo han dejado un escenario político positivo para avanzar y cambiar la tendencia negativa que durante los últimos 10 años hemos vivido los trabajadores y trabajadoras. Este Día Internacional del Trabajo, tiene que representar una exigencia y un clamor popular para cambiar las políticas, girar a la izquierda y hacer frente a todas aquellas necesidades sociales agravadas en los últimos años.

Desde UGT fuimos los primeros en felicitar a todos los partidos de izquierdas por sus resultados, pero les instamos a no frenar aquí su trabajo. Llevamos 5 años de crecimiento económico y el país crece a buen ritmo. Sin embargo, esa mejora de la economía solo la perciben unos pocos. Por poner un ejemplo, a día de hoy hay un 76% más de millonarios que en 2008 y el sueldo de los ejecutivos del IBEX supera los 5 millones de euros. Sin embargo, el sueldo medio en España es de 1.200 euros al mes, y 1 de cada 3 españoles tiene que vivir con ingresos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Las familias hoy pagan un 20% más de impuestos que antes de la crisis, mientras que las empresas un 25% menos.

Primero las personas

Hace un mes presentamos un decálogo a todos los partidos políticos. En él dejamos clara una máxima: “Primero las personas”. Este Primero de Mayo, este lema está más que vigente, y por eso es muy importante que entre todas y todos llenemos las calles de todo el país.

Van a ser más de 75 las manifestaciones que realizaremos, y mediante ellas vamos a lanzar un mensaje claro a toda la izquierda, que ha sido la gran vencedora de estas elecciones. No queremos discusiones, no queremos enfrentamientos y no queremos mentiras. Es momento de pensar en las personas, en las políticas sociales, en la recuperación de derechos y libertades, en la igualdad, en un empleo digno y de calidad, en la igualdad de trato y no discriminación, y en una fiscalidad justa. 

A los sindicatos nunca se nos ha regalado nada, y ahora tampoco lo van a hacer. La mejor manera de conseguir que todos los votos, las ilusiones y las esperanzas generadas después de este 28 de abril se mantengan, es que todas las promesas y las políticas anunciadas se conviertan en medidas que se reflejen directamente en el BOE. Y todo ello pasa por conseguir un Primero de Mayo multitudinario, que ocupe las calles y que provoque una gran ola social que exija cambios. 

Queremos un Primero de Mayo que ponga en valor las manifestaciones del 8 de Marzo, que reclame políticas de igualdad y que frene, de una vez por todas, la sangrante brecha salarial, el acoso en los centros de trabajo y la violencia machista que cada semana nos deja nuevas víctimas.

Queremos un Primero de Mayo que luche contra la pobreza, exigiendo un reparto de la riqueza generada, y llevando a cabo medidas para una fiscalidad más justa. Durante la campaña electoral algunos partidos nos han mentido prometiendo bajada de impuestos, lo que supondría una pérdida de calidad de los servicios públicos. Ahora, es momento de ser justos, y que paguen los que más tienen.

Queremos un Primero de Mayo que nos permita situar la negociación colectiva como uno de los pilares de la recuperación de salarios. La Patronal debe saber que le quedan pocos meses para cumplir con el acuerdo alcanzado el año pasado, y que situaba el Salario Mínimo en Convenio en los 1.000 al mes para el 1 de enero de 2020. Si no cumplen con lo prometido, el Gobierno debe garantizar ese ingreso mínimo para los trabajadores y trabajadoras que durante años se han sacrificado porque se lo pedían los gobernantes.

Y queremos que este Primero de Mayo sirva para poner freno a la situación de crueldad de los accidentes de trabajo (dos personas mueren cada día intentando ganarse la vida), y que asegure la igualdad de trato y oportunidades para todas las personas. 

Un carácter internacional

Pero cabe recordar que hoy, no solo se llenarán las calles de nuestro país, sino que lo harán las calles de centenares de ciudades de todo el mundo. El Primero de Mayo nació con un carácter internacional, llevado a cabo por la clase obrera para luchar contra la opresión y la desigualdad. En España hemos tenido que sufrir, en los últimos años, un retroceso de libertades y derechos. Pero aún peor es la realidad en otros países, y es importante recordar la situación que se vive en el planeta. Desde Turquía, donde fue asesinado un líder sindical del sector de la química, hasta los trabajadores de Zimbabue golpeados y heridos, junto a dos sindicalistas que perdieron la vida por reclamar sus derechos, pasando por una farsa de juicio en Bielorrusia donde se ha condenado a dos líderes sindicales, o los 28 sindicalistas asesinados entre el 1 de enero y el 30 de noviembre de 2018 en Colombia.

Nuestro país se juega su futuro, y vamos a exigir a los partidos políticos de izquierdas que tengan responsabilidad, que lleguen a acuerdos y que lleven a cabo las medidas y políticas sociales que millones de trabajadoras y trabajadores les han exigido en estas últimas elecciones.

Hoy, Primero de Mayo, nos jugamos el futuro. ¡A las calles!

Ahora las personas