#TEMP
domingo. 03.07.2022

Una fiscalidad antidemocrática que nos lleva al feudalismo

España tiene un sistema impositivo que no sirve ni para tiempos de bonanza ni, mucho menos, para tiempos de crisis. Los impuestos directos...

España tiene un sistema impositivo que no sirve ni para tiempos de bonanza ni, mucho menos, para tiempos de crisis. Los impuestos directos recaen exclusivamente sobre las rentas del trabajo, es decir sobre aquellas personas que tienen nómina, del tipo que sea, del tal modo que los ricos, aquellas personas que tienen más de medio millón de euros, apenas pagan al Erario gracias a las SICAV, los paraísos fiscales y las múltiples desgravaciones que les permite una ley fiscal llena de agujeros “ad hoc”. Por su parte, el IVA, impuesto de origen marxista convertido en una sisa -en un principio iba a grabar la diferencia entre el precio de origen y el precio de venta, es un gravamen absolutamente injusto al carecer de proporcionalidad y progresividad porque son tipos fijos que pagan por igual quienes ganan quinientos euros o aquellos que ingresan treinta millones, con la perversión de que al que más tiene los porcentajes fijos no le importan nada y sí mucho al que por mucha magia que haga no llega a fin de mes.

Teniendo en cuenta que las doscientas familias más ricas del país acumulan un patrimonio de más de ciento cincuenta mil millones de euros, que las SICAV, que tributan al uno por ciento administran más de treinta mil millones y que las grandes fortunas tienen buena parte de sus dineros en paraísos fiscales bajo licencia inglesa, llegamos a la conclusión de que el diez por ciento de los más ricos que poseen el treinta y cinco por ciento de la riqueza nacional y, por tanto, son quienes más tenían que contribuir al sostenimiento del Estado por su capacidad económica, no contribuyen en nada ni con nada, es más, por diferentes vías reciben cientos de millones en subvenciones para reformas sus empresas, contratar a trabajadores que no contratan o proyectos de I+D+i que no llevan a cabo. El rico español, da lo mismo la parte del Estado en que desarrolle su actividad, tiene malísimas costumbres: Acostumbra a no pagar, a no reinvertir, a no tener caja de reserva para cuando vienen mal dadas y a tratar a los trabajadores como una mercancía más que se usa y se tira, por si fuera poco, desde los primeros tiempos de la revolución industrial siempre quiso hacerse noble y vivir de las rentas, de ahí que casi ninguna empresa hispana sobrepase los cien años de vida: En el momento que viene alguien de fuera y les hace una oferta golosa, venden la empresa y se dedican a la especulación inmobiliaria, a comprar fincas rústicas, al pingüe negocio de la importación de Oriente y a jugar al golf con otros humanoides de parecida etiología e ideología. Es para ellos para quién gobierna el Partido Popular, para ellos hace reformas laborales que nos llevan a un triste pasado, para ellos legisla el despido casi libre, para ellos hacen las leyes de emprendedores, se suprime el impuesto del patrimonio y el de sucesiones, para ellos, que no tienen la más mínima intención de contratar a nadie salvo fuerza mayor, reforman la incapacidad laboral transitoria castigando al trabajador que enferme, para ellos se elimina menoscaban las inspecciones laborales y fiscales, para ellos, imbricados como están con el poder financiero, se sacrifica a todo un país con todos sus habitantes.

La prueba más fehaciente de lo que los Estados de la Unión Europea recaudan de media un 46,2 de su producto Interior Bruto, lo que les ha permitido hasta la fecha hacer frente a la crisis de un modo mucho más holgado que a España al poder impedir el desboque del déficit público, y por tanto de la deuda, sin tener que hundir los servicios públicos esenciales a fuerza de contrarreformas destructivas. Esto es tan flagrante que hasta Grecia, que ni siquiera tiene hecho todavía un catastro de la propiedad sistematizado- recauda el 44,7% de su PIB, mientras que España, sumida en una crisis que lleva camino de eternizarse intencionadamente, sólo llega al 36,5%: Esos diez puntos de diferencia con la media europea habrían hecho innecesarios los recortes, las listas de espera, las privatizaciones y el saqueo a que se somete a la inmensa mayoría de la población. Y esos diez puntos corresponden íntegramente a las clases más adineradas del país.

Siguiendo el pensamiento cerril e interesado de quienes acumulan riquezas sin mesura y sin control de nadie, muchos afirman que ya no hay clases y por tanto tampoco lucha de clases,  pero como dice el magnate norteamericano Warren Buffett “Por Supuesto que hay lucha de clases y los ricos la estamos ganando por goleada…”, porque los ricos si forman una clase social compacta vivan en el país que vivan, con idénticos intereses, una ideología bien definida que se caracteriza por su odio al Estado Social de Derecho y un amor incondicional a su Ley Natural, que en este caso, y en todos, es la ley del más fuerte, del más desaprensivo, del más cruel e inhumano. De ahí que la principal batalla global que están librando en estos momentos, desde hace décadas ya, sea la supresión o aminoración progresiva de los impuestos directos justos porque saben que es con ellos con los que se sostiene el Estado del Bienestar: Si logramos hacer desaparecer los impuestos directos o hacer que recaigan sólo sobre las rentas del trabajo –se dicen-, los haremos odiosos y serán los mismos trabajadores quienes vengan a pedirnos de rodillas que los bajemos o los quitemos puesto que cada día que pase serán más gravosos sin que sirvan –al no contar con nuestra contribución fiscal- para tener unas prestaciones sociales mínimamente decentes, de modo que lograremos matar dos pájaros de un solo disparo: Eliminaremos los impuestos indirectos y nos darán las gracias, y les obligaremos a que se curen, eduquen y cuiden en nuestras magníficas empresas dedicadas a tales menesteres, haciendo desaparecer de una vez por todas al Estado democrático que tanto daño nos ha causado.

España tiene recursos suficientes para que no tener, como ocurrió el año pasado, un déficit de 111.641 millones de euros. Sólo con que ese diez por ciento de ricos más ricos pagasen lo que deben habría superávit y se podría comenzar a disminuir la deuda y afrontar la verdadera salida de la crisis. La política económica del Partido Popular lo impide porque sus objetivos son los mismos que los de la plutocracia nacional y global. Somos el octavo país del mundo en número de grandes fortunas, también el país de la Unión Europea –exceptuando a Irlanda, incluso en el Reino Unido pagan más- dónde esas grandes fortunas menos contribuyen al sostenimiento de lo común. El desmantelamiento del Estado Social de Derecho al que estamos asistiendo gracias a las políticas de la derecha es el camino más directo al feudalismo, periodo en el que sólo sobrevivían quienes tenían un señor al que prestar vasallaje, vida, dignidad y hacienda.

Una fiscalidad antidemocrática que nos lleva al feudalismo