<------ PlayOnContent--------> <------ END PlayOnContent--------> #TEMP
martes. 09.08.2022

Otra Cataluña

En los tiempos en los que Jordi Pujol vicerreinaba en Cataluña, en el PSUC abordamos la campaña para unas elecciones autonómicas bajo el lema «Hi ha una altra Catalunya»

En los tiempos en los que el PSOE era hegemónico en España y Jordi Pujol vicerreinaba en Cataluña, en el PSUC abordamos la campaña para unas elecciones autonómicas bajo el lema «Hi ha una altra Catalunya», hay otra Cataluña.

No recuerdo en qué lugar intervine en un mitin de barrio, al aire libre: puede que fuese en Ciutat Badia, o en Rubí. Conté que por detrás de las bambalinas del Palau de la Generalitat iluminado por los focos de los medios, piquetes de trabajadores de dos fábricas textiles de Sabadell sujetas a expediente de suspensión de pagos hacían guardia toda la noche delante de las puertas para evitar que los subasteros se llevaran la maquinaria y la vendieran como chatarra.

Eran los tiempos de la Cataluña feliz, un “oasis” de concordia y unanimidad en contraste con las divisiones y las broncas carpetovetónicas de la otra orilla del Ebro; tiempos en que la acendrada visión estratégica de nuestro president conseguía del Estado año tras año las más altas cotas de financiación jamás conocidas en nuestra historia como nación; en que nuestra entrañable televisión autonómica entretenía las noticias con las proezas de los castellers y los concursos de gossos d’atura en la Vall d’Aran, para evitarnos el amargo conocimiento de lo mal que andaba todo más allá de las fronteras de casa nostra.

La situación ha cambiado, los greuges (agravios) se perciben ahora como insoportables y todo se vuelve tensar la cuerda para dar el gran salto desde un autogobierno insatisfactorio a una independencia portadora de bendiciones mayormente de orden económico. En este proceso también resulta poco menos que obligatoria la unanimidad: Catalunya como quintaesencia depurada por siglos de opresión y de historia reivindicativa contumaz. El hecho de que tal unidad quintaesenciada no tenga nada que ver con la realidad palpable de todos los días, es lo de menos. De nuevo se levanta el decorado de una Cataluña oficial de cartón piedra en el escenario, mientras por detrás de las bambalinas circulan una realidad y una historia diferentes.

Tensar la cuerda de ese modo tiene consecuencias. Hace unos días sostenía Raül Romeva, ex eurodiputado, que Catalunya está partida en dos, entre los demócratas y los no demócratas. Se trata de una verdad del barquero, tan cierta como la de que puede establecerse una división entre quienes tienen trabajo y quienes no, quienes comen tres veces al día y quienes no, quienes tienen o no tienen medios para pagar el alquiler de la vivienda o las medicinas prescritas que no entran en la lista del seguro. La distorsión de Romeva consiste en sugerir que el hecho esencial en la vida de Cataluña es el procès, y que quienes lo defienden son demócratas, y quienes no, no.

Una falsedad que pertenece al mismo orden que los viejos sermones de l’avi Pujol, en la medida en que considera como Cataluña solo aquello que aparece a la luz de los focos mediáticos, y se olvida de todo lo que existe más allá del escenario. Hay, ciertamente, una Cataluña democrática y otra que no lo es, pero las fronteras entre una y otra son transversales alprocès. Porque ni Cataluña se reduce al procès, ni el procès define la identidad de Cataluña.

Hay una prueba del algodón de lo que estoy diciendo, y resulta bastante penosa de contar. El escritor y enigmista Màrius Serra estaba sentado el otro día en una terraza de la Rambla, y escuchó casualmente cómo otro escritor, Ferran Toutain, hablaba en la mesa vecina con una editora, en contra de la independencia. Serra se hizo un selfie en el que aparece al fondo la pareja que conversa, y tuiteó las opiniones expresadas por Toutain, la foto y algún comentario de condena de las posiciones “anticatalanas”.

La democracia no es nada si no respeta las opiniones contrarias. Lo que hizo Serra – que luego ha pedido perdón, como viene a suceder con frecuencia a quienes son más rápidos en oprimir las teclas del tablet que sus propias neuronas – es calificable como de antidemócrata; peor aún, de espía y de delator ante una comunidad marcada por el estigma de la intransigencia.

Si en alguna efemérides histórica la nación catalana llega a alcanzar la independencia, roguemos porque no sea “esa” independencia. Si llega a tener un Estado propio, conjurémonos todos porque no sea “esa” clase de Estado.

Otra Cataluña