domingo 28/11/21

Aznar & Mas, sociedad en comandita

El argumentario del independentismo catalán se está emborronando cada día con tintes más y más sombríos.

El argumentario del independentismo catalán se está emborronando cada día con tintes más y más sombríos. Se empezó afirmando que esta era una independencia que no iba contra nadie, y menos aún contra España; que España sería nuestro socio comercial preferente y la niña de nuestros ojos en todos los temas de política exterior. Lo último en la deriva cada vez más pronunciada del soberanismo hacia el apocalipsis cum figuris es que quienes no voten la lista de Mas estarán votando por Aznar.

1038610803_740215_0000000000_noticia_normal¡Por Aznar! Se da una simetría irónica con la situación que se produjo simultáneamente en el Congreso español de los diputados, donde desde el banquillo popular se corearon las propuestas del socialista Pedro Sánchez con gritos de “¡Zapatero, Zapatero!” En la olla podrida de la política patria, los comistrajos que se sirven últimamente traen un tufo a pasado y un regusto a rancio. Como se reniega a conciencia de los datos que aporta la actualidad, el resultado es que los debates se retrotraen a la reemisión en diferido de broncas pasadas y ya medio olvidadas. La política vive en este país un desfase temporal grave. Lo que en última instancia significa que nuestra política, más que vivir, sinvive.

Una circunstancia lamentable que no se debe achacar de ninguna manera a un rebrote inesperado de la memoria histórica. Memoria histórica significa recuperar “todo” lo pasado, y en particular los eventos y las circunstancias que se ha procurado ocultar y encerrar bajo siete llaves en el inconsciente. En cambio, una memoria selectiva y oportunista nunca ha faltado en esta corrala de vecinos. Quienes nos devuelven tan de sopetón la memoria de Zapatero no pueden pretender que caigamos en la amnesia de lo que ha venido después. Quienes piden el voto a Artur Mas para evitar a José María Aznar, no conseguirán hacernos olvidar cuántas y cuántas veces votaron juntos los dos colegas en amigable comandita, y lo que esos votos supusieron para nosotros, los catalanes y los españoles de a pie enjuto.

Un aviso de amigo a los impacientes que deseáis embarcaros ya mismo para el viaje a Ítaca: no temáis a los cíclopes, las escilas y caribdis, las Circes hechiceras y los lestrigones crueles. Temed más bien al piloto que ha de empuñar el timón de la nave.

Aznar & Mas, sociedad en comandita