lunes 26.08.2019

Lo que nos dé la gana

Preguntado Santiago Abascal, líder de la formación ultraderechista Vox, por la línea política que seguiría para abordar los problemas derivados del cambio climático, respondió que a él le gusta mucho el campo. No es una anécdota, es una categoría; Donald Trump habría dicho lo mismo.

El plan de la derecha consiste en seguir haciendo lo mismo que ha hecho secularmente, como si nada. Ese “como si nada” es importante: se hace abstracción de todo lo que pesa en el otro platillo de la balanza, y en consecuencia se eliminan de un plumazo las contradicciones, los dilemas éticos, los cargos de conciencia. Un alto cargo provincial del PP dio una arenga a los freseros de Huelva que están robando los acuíferos de Doñana y ponen, en consecuencia, en riesgo el equilibrio ecológico de toda la zona, ya seriamente alterado por la sobreexplotación. «Ahora que no hay móviles grabando, lo estáis haciendo de puta madre», dijo el descerebrado caballero. Se equivocó en las dos cosas: los freseros no lo hacían de puta madre sino que estaban cometiendo un delito ecológico grave. Y sí que había móviles grabando.

Fernando Savater confiesa divertirse cada vez más con los sanfermines y añade como fundamento ético del asunto un argumento que a él le parece “espiritualmente impecable”, a saber: «esto se hace porque nos da la gana»

Fernando Savater confiesa divertirse cada vez más con los sanfermines, cosa que es cuestión exclusivamente suya porque sobre gustos no se debe disputar; pero añade como fundamento ético del asunto un argumento que a él le parece “espiritualmente impecable”, a saber: «esto se hace porque nos da la gana».

Me perdonará Don Fernando que le retruque que es muy poca gente en el mundo la que hace lo que le da la gana. Lo más normal, estadísticamente hablando, es que la gana se reprima porque no hay con qué satisfacerla. Se están dando en el mundo incrementos portentosos de la desigualdad entre quienes hacen lo que les da la gana porque pueden, y quienes no lo hacen porque no pueden. Dejemos a un lado los sanfermines, que son más bien una cuestión de sensibilidad; el tema ética y “espiritualmente” significativo es el de la sostenibilidad de determinadas conductas, las hipotecas que imponen a las generaciones que vendrán detrás, y que ahora ya sabemos con certeza que van a vivir peor que nosotros.

Don Fernando, un experto reconocido en ética, obvia estas cuestiones con una frescura de espíritu considerable. «Solo porque hacemos lo que nos da la gana apreciamos la estética y necesitamos ética. ¡Viva San Fermín!»

Hay mucha distancia, sin embargo, para una inmensa parte de la humanidad, entre la gana y los medios disponibles para satisfacerla. Y esa distancia aumenta de día en día hasta extremos peligrosos. No creo que Don Fernando predique a propósito la irresponsabilidad, pero de sus palabras se viene a deducir sin esfuerzo que, quienes no hacemos lo que nos da la gana porque no podemos permitirnos ese lujo vital, ni apreciamos la estética ni necesitamos la ética.

Bien, es posible que la ética y la estética sean hoy ya productos exclusivos tuneados especialmente para el disfrute de las refinadas almas de los sansirolés que disponen de medios materiales suficientes para hacer pública ostentación tanto de los sentimientos como de los derechos individuales que a otros les están vedados, bien por la economía o bien por la ley ─que no es ni mucho menos ciega─. Por mi parte, me remito a los viejos pelmas de toda la vida que predicaron tozudamente en un sentido distinto: Aristóteles, Kant, Carlos Marx, esa gente.

Lo que nos dé la gana