lunes 21.10.2019

¿Café para todos o “depende”?

Los sindicatos de trabajadores contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios, establece nuestra Constitución (la misma que tomando café y sin consultar a la ciudadanía española reformaron a gusto de Merkel PSOE y PP).

Los sindicatos de trabajadores contribuyen a la defensa y promoción de los intereses económicos y sociales que les son propios, establece nuestra Constitución (la misma que tomando café y sin consultar a la ciudadanía española reformaron a gusto de Merkel PSOE y PP).

La derecha es alérgica a los sindicatos, salvo los verticales, éstos aglutinan a parte de la “plebe” de trabajadores que se atreven a reclamar sus derechos, a ejercer el derecho de huelga y a manifestarse. Esto les es inconcebible. Es anti su natura. El currito debe trabajar, si puede, y callar. Nada más y gracias.

La táctica de la derecha rancia y sus medios afines es la de demonizar a los sindicatos, hay que callarlos, hay que hundirlos y no por sus errores, que claramente los tienen y que deben solucionar más pronto que tarde si quieren recuperar el arraigo social que han ido perdiendo por diversas actuaciones, pero mantienen aún un importante poder de movilización social que no les gusta.

Dicho esto: ¿Solo los sindicatos deben mantenerse con las cuotas de sus afiliados y  no la patronal ni a los partidos políticos que también perciben subvenciones? ¿Café para todos o “depende”?

Es obvio que los sindicatos deben modernizarse y adaptarse a la actual situación, pero no se debe hacer a través de su estrangulamiento por ser incómodos al Gobierno en la defensa de sus afiliados y también, no lo olvidemos, de los que no lo son.

¿Café para todos o “depende”?