viernes 13.12.2019

La sanidad gallega rinde homenaje a la doctora Olimpia Valencia

unnamedISAGA (Irmandade da Sanidade Galega), organización que pretende promover la utilización del idioma gallego en el ámbito sanitario, celebra su Asamblea anual en Vigo, el día 26 de noviembre, en la que rinde homenaje a la doctora Olimpia Valencia. Esta será la sexta edición del encuentro, en el que también se incorporarán 40 nuevos “irmandiñ@s”, personas que se comprometen a utilizar el gallego en el desempeño de su labor profesional.

En años anteriores ISAGA honró la memoria de Manuel Reimondez Portela (el médico de los pobres de A Estrada, autor del libro “Un médico en la aldea”) en 2011; la de Ramón Obella Vidal (investigador, empresario co-fundador de Zeltia y galleguista) en 2012; la de Fausto Galdo (pionero de la Reumatología en Galicia y reputado gastrónomo) en 2013; la de Xosé Manuel López Nogueira (ilustre psiquiatra compostelano, de profundo conocimiento filosófico recogido en el libro “Dialéctica existencial y psicoanálisis”) en 2014; y recordó a Manuel Peña Rey (galeguista y ginecólogo, pionero de esta especialidad en Ourense en la primera mitad del siglo XX) en 2015.

Hoy asistimos a una creciente feminización de la profesión médica, pero hace cien años la situación era muy distinta: la presencia de la mujer en la Universidad era mínima y el ejercicio de la medicina era un espacio estrictamente masculino

En el presente año ISAGA recupera para la memoria colectiva la figura de Olimpia Valencia (Baltar, Ourense, 1898 - Vigo, 1987), una mujer muy avanzada para su época que, en 1925, se convirtió en la primera gallega en obtener la licenciatura de Medicina (con un brillante expediente académico) y fue también la primera mujer en ejercer la especialidad de Ginecología .  En 1928 se estableció en Vigo y se dio a conocer con una placa en la puerta y con un anuncio en la prensa: "Olimpia Valencia. Especialista en enfermedades de la mujer". En un principio tuvo muchas dificultades para que le reconocieran su condición de "médico", pero poco a poco fue ganando prestigio profesional.

Hoy asistimos a una creciente feminización de la profesión médica, pero hace cien años la situación era muy distinta: la presencia de la mujer en la Universidad era mínima y el ejercicio de la medicina era un espacio estrictamente masculino. La doctora Olimpia Valencia demostró poseer una vocación muy definida y una gran personalidad, para vencer las fuertes resistencias y presiones sociales ante el acceso de una mujer a una profesión considerada, en aquel entonces, propia de hombres. Era una mujer culta y socialmente activa, tuvo relación con intelectuales galleguistas (Valentín Paz-Andrade, Álvaro das Casas) y se comprometió en la defensa del Estatuto de Autonomía. En 1937, ya iniciada la guerra, fue detenida  por la Guardia Civil y acusada de pertenecer al Partido Galeguista. No tardó en salir en libertad, por su buen comportamiento y después de hacer un generoso “donativo”. Fue señalada como “roja” y muchas personas dejaron de ir a su consulta. Fue capaz de resistir las presiones y el boicot, consiguió plaza como médica de la Seguridad Social y ejerció la profesión durante décadas. Después de jubilada aún continuó en su consulta privada hasta los ochenta años.

Olimpia Valencia es una pionera, una mujer íntegra, ejemplar en su compromiso, que llevó una vida austera dedicada al ejercicio de la profesión al servicio a sus convecinos. Hay una calle en Oia (Vigo) que lleva su nombre, pero muy pocos saben de quien se trata. ISAGA quiere recuperar su memoria, porque este país necesita referentes, precisa revisar su historia reciente y honrar a las personas generosas que trabajaron toda la vida para ayudar a los demás y procurar un futuro mejor.

La sanidad gallega rinde homenaje a la doctora Olimpia Valencia