Homenaje a Chano Piñeiro, cineasta y boticario

chano“Para nosotros ser gallegos es la mejor manera de ser universales” (Chano Piñeiro)

La “Irmandade da Sanidade Galega” ( ISAGA), organización profesional que pretende promover el uso del idioma gallego en los servicios sanitarios de Galicia, va a celebrar el próximo día 24 de noviembre su  8ª Asamblea anual  en la ciudad de Vigo. Recordará en esta ocasión la figura de Chano Piñeiro, pionero del cine gallego, comprometido con Galicia y con su lengua, y que también ejerció su profesión de farmacéutico.

El cine fue su pasión, desde que su mujer Mariluz Montes le regaló la primera cámara de super-8, pero la profesión de los dos fue la de boticario/-la, después de estudiar Farmacia en la Universidad de Santiago. En 1979 Chano Piñeiro y su esposa abrieron una oficina de farmacia en la calle Torrecedeira de Vigo. En esa ciudad pasó toda su vida, truncada precozmente en 1995 (a los cuarenta años) por causa de una dolencia crónica; hoy es una personalidad muy reconocida y su trabajo cinematográfico forma parte esencial de la historia de nuestro cine (el corto Mamasunción[2] y el largometraje Sempre Xonxa[3] son dos hitos esenciales de la cultura gallega).

Chano Piñeiro tuvo la mala fortuna de convivir desde joven con una enfermedad que lo condicionó de forma notable y que provocó su muerte prematura. Pero tuvo, también, la suerte de poseer un entusiasmo contagioso, de ser una de esas personas afortunadas que vienen al mundo destinadas a cumplir una misión. Él supo muy pronto que su vida estaría dedicada a hacer cine gallego y en gallego. La cinematografía no existía en Galicia en aquellos tiempos iniciáticos (años 70-80), y tuvo que superar numerosas dificultades (sobre todo económicas) para sacar adelante sus proyectos. Empleó todas sus fuerzas en ese empeño y ahora su figura y su obra son un referente de nuestra cultura. Hoy existe una activa industria cinematográfica gallega y un plantel de profesionales (actores, directores, guionistas...) de gran nivel, que le deben mucho a la perseverancia y al trabajo incesante de Chano Piñeiro en aquellos primeros años de la Transición.

Para honrar su figura ISAGA va a descubrir una placa en Vigo, en la casa donde vivió en compañía de su mujer; el acto será el viernes, día 23, a las cinco de la tarde. Al día siguiente, sábado, a las 12.30 horas, se celebrará la Asamblea anual de la Irmandade (en la sede del Colegio de Médicos de Vigo) con la incorporación de una docena de nuevos irmandiños. En el acto se recordará nuevamente la figura del cineasta homenajeado.