martes 16.07.2019

Ahora en Común supone la derrota de Izquierda Unida

Ocurra lo que ocurra con esta plataforma y su forma final, Ahora en Común supone la última batalla perdida, quizás la definitiva, por Izquierda Unida.

Ocurra lo que ocurra con esta plataforma y su forma final, Ahora en Común supone la última batalla perdida, quizás la definitiva, por Izquierda Unida

Los máximos dirigentes de Izquierda Unida han anunciado en las últimas semanas que Izquierda Unida no concurrirá a las próximas elecciones como formación independiente y no presentará un programa propio, sino que se incorporará a la plataforma Ahora en Común, auspiciada desde IU junto con militantes de Equo y críticos de Podemos.

Ocurra lo que ocurra con esta plataforma y su forma final, Ahora en Común supone la última batalla perdida, quizás la definitiva, por Izquierda Unida. El lanzamiento de la plataforma junto con miembros de Equo y perdedores de las primarias de Podemos y el intento de que no parezca que se ha lanzado desde IU no son las mejores cartas de presentación.

Ahora en Común representa la derrota casi total de IU, porque supone una derrota ideológica, organizativa y económica. En un punto tan crítico, la derrota electoral es casi la menos importante. Es evidente que un partido que renuncia a concurrir a las elecciones generales y a presentar un programa propio está reconociendo de forma implícita que ha dejado de ser útil. También es evidente que el hecho de que una decisión tan trascendental se tome de espaldas a la militancia dice muy poco de los usos democráticos de los dirigentes de IU. Que a posteriori se convoque a las bases para que bajo la coacción de una decisión ya tomada ratifiquen esta estrategia no mejora la cosa. 

Los defensores de la no presencia electoral comparan la presencia de IU en Ahora en Común con la renuncia del PCE a presentarse a las elecciones en beneficio de IU. Esta comparación es completamente falsa. El PCE renunció a las elecciones formalmente, pero desde el principio controló IU, sus líderes y su programa. Para el PCE la existencia de IU fue una estrategia electoral, pero a nivel real nunca dejó de ser la parte absolutamente dominante en IU. Además, la línea ideológica de IU siempre ha estado marcada por el PCE.

Sin embargo, si tomamos como ejemplo las plataformas similares que ha habido en las elecciones municipales, es evidente que el caso es completamente diferente. En Ahora Madrid, Barcelona en comú o Zaragoza en común, la presencia de IU ha sido apenas testimonial, con una capacidad de influencia muy escasa y muy poca presencia mediática. Nadie puede afirmar sin querer engañar a la gente que IU está siendo decisiva en la toma de decisiones de cualquiera de estas tres plataformas. Para la gran mayoría de electores, estas plataformas municipales se identificaban con Podemos o con figuras muy concretas, como Ada Colau en Barcelona, pero nunca con IU.

De hecho, algunos de los ideólogos principales de la actual corriente dominante en IU, como Manuel Monereo, han escrito en repetidas ocasiones que IU es una herramienta obsoleta y que después de las elecciones generales ha de ser sustituida por otra cosa aún sin definir.

Lo que Manuel Monereo dice en voz alta, lo dicen en privado la mayoría de los dirigentes actuales con peso en IU. Esto dirigentes son la beautiful people de IU. De la misma forma que en los años 80 la beautiful people del PSOE acusaba a los dirigentes y militantes que denunciaban el abandono de los principios del socialismo por los líderes del partido de antiguos y trasnochados, en IU la nueva beautiful people también repite el discurso. Para ellos, que ven un futuro político mucho más halagüeño en el ciudadanismo, tanto a nivel de cercanía ideológica como de perspectivas profesionales, han decidido que IU es una rémora para sus aspiraciones políticas. Ocurra lo que ocurra en las próximas elecciones generales, su siguiente paso es la voladura controlada de IU.

En la situación actual, en la cual tanto el Coordinador General como el candidato a la presidencia del gobierno de IU, han dejado claro que IU renuncia a concurrir a las elecciones de forma autónoma e incluso a presentar programa, el futuro de IU se juega en Ahora en Común. No es de extrañar por ello el enorme esfuerzo que está haciendo el partido por vender Ahora en Común entre sus militantes. Esfuerzo en el cual se han puesto todos los cargos orgánicos a trabajar para convencer a la militancia de que Ahora en Común no implica renunciar a los principios de IU, a pesar de que estos apenas tengan ningún reflejo en los postulados de Ahora en Común. Basta leer el manifiesto de Ahora en Común para conocer qué se puede esperar de esta plataforma respecto a profundidad ideológica.

En esta situación, Ahora en Común tiene dos horizontes diferentes, y ambos auguran un futuro negro para IU. Es evidente que Ahora en Común nace después de la negativa de Podemos a ir a las elecciones generales con IU, de hecho la escena del sofá entre Alberto Garzón y Pablo Iglesias y el manifiesto de Ahora en Común son sucesos demasiado cercanos en el tiempo como para no guardar relación. Ahora en Común contiene una parte de órdago de la beautiful de IU a Pablo Iglesias. Una especie de pulso en la cual se usan los desafectos de Podemos para tratar de crear la disensión necesaria en Podemos para obligarles a un pacto con Ahora en Común.

En esta situación las dos alternativas evidentes pasan por la inclusión o no de Podemos en algún tipo de pacto con Ahora en Común. Aunque se hable mucho de horizontalidad y participación, es evidente que Ahora en Común parte desde arriba, desde personas que llevan mucho tiempo en esto y cuyo horizonte político depende de forma casi exclusiva de esta iniciativa. De la misma forma el pacto con Podemos se plantea desde los dirigentes y mucho más como un reparto de puestos en la lista que como un debate político.

Sin embargo, desde un prisma ideológico y de principios políticos, más allá de unas próximas elecciones, que como se ha demostrado en el caso de Grecia cambiarán muy poco la política llevada hasta ahora en España, ambas alternativas, pacto o no pacto con Podemos, son igual de funestas.

La decisión es evidente que depende de Podemos, ya que Ahora en Común, e IU dentro de ella, han aceptado a priori cualquier condición que quiera imponer Pablo Iglesias (1). Para Pablo Iglesias el único cálculo es electoral, otro tipo de principios no tienen cabida en la estrategia de Podemos. En este sentido, creo que convencer a Pablo Iglesias, y el resto de cúpula de Podemos, de que acepten un pacto con IU, mediante la marca blanca de Ahora en Común, va a ser complicado. La cúpula de Podemos está persuadida, y así lo ha manifestado en multitud de ocasiones, que ese pacto tendría un techo electoral muy limitado, en cualquier caso muy inferior al de Podemos solo. Creo que desde el punto de vista de cálculo electoral, Podemos tiene razón. La inclusión de IU en una candidatura de Podemos sería contraproducente. Por un lado es claro que no todos los votantes de IU apoyarían con su voto una unión con Podemos. En segundo lugar, muchos votantes de Podemos tienden a meter en el mismo término de “casta” a IU, de hecho muchos de ellos hablan de tripartidismo en lugar de bipartidismo, incluyendo a IU en ese término tan etéreo de “régimen del 78”. Además, la constante apelación a la superación del modelo izquierda/derecha haría que este pacto, visto como un frente de izquierdas por buena parte de electorado, fuera rechazado por muchos votantes de Podemos que precisamente están de acuerdo con el discurso atrápalo-todo que ha vendido Podemos. Sería desandar el camino hacia el centro que Podemos empezó el día después de su relativo éxito en las elecciones al parlamento europeo.

Pero no solo parece muy difícil un pacto con Podemos, sino que si ese pacto se diera, las condiciones serían enormemente duras para IU. Ya se ha visto en los ejemplos anteriormente mencionados que el número de concejales de IU incluidos en las listas de Ahora Madrid, Barcelona en comú o Zaragoza en común es muy pequeño y su poder de influir en las decisiones prácticamente nulo. Esto es especialmente lacerante si consideramos la representación obtenida por IU en esas capitales de provincia en las elecciones municipales de 2011. El pacto con Podemos dejaría así a IU sin apenas representación, sin voz y sin recursos económicas para afrontar una larga travesía del desierto.

Ante esta situación, evidente para casi todos, la beautiful de IU apela a la generosidad. Resulta muy revelador, en incluso sarcástico, escuchar las apelaciones a la generosidad, la grandeza de miras, el ir más allá de las siglas a los dirigentes de IU que más tienen que ganar con la disolución de IU en Ahora en Común. Es evidente que se refieren a la generosidad de otros, porque su futuro político, y profesional, depende de forma casi exclusiva del éxito de Ahora en Común en proporcionarles un sillón para los próximos cuatro años. Piensen por un momento cuántos de estos generosos militantes tendrían la posibilidad de alcanzar un escaño en una hipotética confluencia y cuántos como candidatos de IU en solitario.

El segundo escenario, que por ahora creo el más probable, es que IU deba presentarse en solitario a las elecciones bajo la marca blanca de Ahora en Común. La experiencia de las municipales deja bastante claro el horizonte electoral de la “convergencia” cuando no participa Podemos en ella. Todas las iniciativas de este estilo patrocinadas por IU que no tuvieron el respaldo de Podemos consiguieron diferentes niveles de fracaso. Esto sin tener en cuenta lo vergonzoso que debería ser para un militante ver cómo su partido se esconde tras una marca blanca.

La situación es aún peor si se tienen en cuenta que ICV, partido con el que IU ha concurrido a las elecciones catalanas en los últimos años, ya tiene casi cerrado su pacto con Podemos. La posibilidad, por lo tanto, de obtener representación en Cataluña se esfuma. Si a esto sumamos que muchos dirigentes de IU prácticamente hacen campaña para Podemos, la situación es mucho peor.

Resulta enormemente revelador en este aspecto un dato de la última encuesta del CIS que ha pasado relativamente desapercibido en IU. En abril pasado el 37.4% de los votantes de IU en 2011 manifestaban que votarían a Podemos en las próximas elecciones. Este porcentaje subía de forma significativa al 45.8% en julio. Es un trasvase enorme para haberse producido en sólo tres meses. Es de destacar que estos meses coinciden con la retirada de Cayo Lara de la primera plana de la política y el asumir por parte de Alberto Garzón el protagonismo absoluto como líder de IU. Es evidente que si el mensaje de IU es tan cercano a Podemos los votantes prefieran  el original antes que la copia. Más aún, si se hace referencia a la ley electoral para forzar a Podemos a una confluencia, la consecuencia de este argumento es que en ausencia de confluencia, el voto ha de ir al partido con mayor expectativa de voto, y ese es Podemos no IU. Sobre todo cuando las diferencias entre Podemos y la actual dirección de IU son apenas perceptibles.

Con esta situación y la baja expectativa de voto es más que posible un resultado pésimo de Ahora en Común sin la presencia de Podemos. Incluso es esperable que una parte del electorado tradicional de IU opte por otras opciones, o por la abstención, ante una propuesta electoral en la que faltarán los postulados ideológicos tradicionales de IU.

Es por ello que en ambos casos la situación de IU sería la misma. Representación parlamentaria bajo mínimos, nula presencia en la mayoría de parlamentos autonómicas, nula presencia o escasa influencia en la mayoría de grandes capitales de provincia y una situación económica cercana a la quiebra. A esto se uniría una parte importante de la militancia enfrentada a la estrategia del ciudadanismo y la falta de ideología de las propuestas y otra parte desorientada debido a la falta de una propuesta política clara.

Con esta situación y la travesía del desierto que le espera a IU en los próximos años no veo un futuro muy esperanzador. En cualquier caso, si IU sigue por la senda del ciudadanismo y la falta de propuestas ideológicas habrá dejado de ser útil a la clase obrera y ,por lo tanto, su supervivencia o no sería algo de muy poca importancia.

Salud y república


(1) En principio considero que no existe un pacto previo en el cual el enfrentamiento actual sería teatro preparado para hacer aceptar a las bases el pacto de forma mas sencilla. Aunque no es una hipótesis descartable, en este momento me parece menos plausible.

Ahora en Común supone la derrota de Izquierda Unida