lunes 26.08.2019

Estados Unidos de Europa y el Canal de La Mancha

Algunos ultraconservadores europeos
Algunos ultraconservadores europeos

Mateo Salvini, Vicktor Orbán, Jaroslaw Kaczynski, Alexander Gauland, Jussi Halla-aho, Jimmie Akesson, Heinz-Christian Strache, Marine Le Pen, Mikos Michaloliakos, Santiago Abascal… y así podríamos continuar hasta completar una larga lista de líderes ultraconservadores europeos, que aplauden con espasmos las múltiples declaraciones xenófobas del titular de la Casa Blanca, Donald Trump, que amenazan con dinamitar las instituciones europeas.

El viejo Continente siempre ha puesto el escenario y los muertos en conflictos xenófobos, de Los Urales a Los Pirineos y de ahí hasta Finisterre. La Primera Guerra Mundial causó más de diez millones de muertos esparcidos por las tierras de. La Segunda Guerra supuso la muerte de más de treinta y cinco millones de ciudadanos. España aportó su propia crónica negra con Guerra Civil y quinientas cuarenta mil víctimas mortales y más de doscientos mil asesinatos, víctimas de la represión del régimen franquista. El siglo XX supuso la muerte de cuarenta y seis millones de ciudadanos europeos.

abascal-lepen

La cuota franco-hispana…

Cerrando el siglo, la región de Los Balcanes, aportó más de doscientas mil personas masacradas y un millón de desplazadas.

De la necesidad hecha virtud, surgió lo que ahora es la Unión Europea.

Un personaje, Salvador de Madariaga, gallego, europeísta convencido y visionario de que el viejo continente fuera el paradigma de la unidad de los pueblos, en pro de una ciudadanía europea. Su pensamiento se mantiene vigente: “como liberal que soy, doy importancia mínima a lo económico, la mediana a lo político y la máxima a lo humano” Nos dejó su obra, El Bosquejo de Europa, editada en 1951, donde mostró el sendero de la futura integración política.

Debemos ser conscientes de que quienes reclaman América First, o L’Europe pour les européens, deben situarse en el furgón de cola de la humanidad

La Europa del Carbón y el Acero, 1951, marcó el inicio de un viaje esperanzador. Más tarde se constituyó La Comunidad Económica Europea (CEE) y de ahí a la actual Unión Europea. Más de sesenta y cinco años han sido necesarios. De aquel Parlamento Europeo de 1952 al actual, amparado por el tratado de Lisboa, pasaron de ser cinco a veintiocho, los países representados, con setecientos cincuenta y un eurodiputados. Por cierto, trufado de euroescépticos que pretenden su desmantelamiento, un viaje al pasado, a los viejos tiempos de los nibelungos con la colaboración de los apologetas.

Al otro lado del Atlántico se instaló, en la Casa Blanca, un Presidente paranoico, con rasgos esquizofrénicos y fascista convencido; lo más parecido a aquel Adolf Hitler de los años 30… curiosidades, su padre fue inmigrante alemán.

Tiempo de valientes, cambiamos a Defcon-5.

El Parlamento Europeo declaró “persona non grata” Ted Malloc, candidato a embajador, quien predijo su desaparición y la del Euro antes del 2018, por supuesto, la cagó, por cretino. Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo sitúa al presidente de EEUU entre las tres grandes amenazas para Europa.

Por último, los viejos británicos, ahora lacayos de su antigua colonia, pretenden condenar al ostracismo a las nuevas generaciones, quienes no supieron vencer a la demagogia, cruzaron el Rubicón y presentaron el acta del BREXIT en Bruselas, allá por el 2016.

Los de la vieja guardia, nunca se sintieron europeos. Cuando el Canal de la Mancha, por culpa del temporal de turno, se hacía intransitable, la prensa británica titulaba: “Temporal en el Canal, Europa incomunicada”.

La Señora May está ofreciendo una imagen grotesca y Westminster, The Houses of Parliament, es víctima de una cola de gato, con un “vivo sin vivir en mi…” que haría enrojecer de vergüenza a cualquier parlamento. Son capaces de votar una cosa y, a continuación, la contraria sin inmutarse. Todo un menosprecio, una afrenta a la larga historia del parlamentarismo británico.

ultraconservardores-europeos-4ultraconservardores-europeos-3

Si no fuese triste, sería divertido

Que si BREXIT duro, que si blando o de yema… ¡Anda yaaaa!¡Arráyense un millo!

Deberíamos aplicarles esta reflexión, dicen que de Antonio Machado:

Ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio; contigo porque me matas y sin ti porque me muero”.

O tal vez encajaría mejor William Shakespeare y el soliloquio con el que inicia Hamlet: “Ser o no ser…”

Sea como fuese, la UE debe abandonar todo rasgo pusilánime y mostrar el rostro de la firmeza, tendiendo la mano y pasando factura.

Vivimos en un momento de la Historia en el que Occidente, tras años de progreso y crecimiento se ha vuelto un enfermo crónico, padece obesidad mórbida, es incapaz de digerir los excedentes y es víctima de la codicia, con rasgos de avaricia. Culpan a los migrantes de sus males, levantan muros, cierran fronteras, estrangulando los derechos humanos hasta el horror, con miles de cadáveres ocultos por aguas del Mare Nostrum y sometiendo los principios éticos al hedor de sus miserias.

Debemos ser conscientes de que quienes reclaman América First, o L’Europe pour les européens, deben situarse en el furgón de cola de la humanidad. Solo pretenden llevar a cabo el EUREXIT, dinamitar el sueño europeo del escenario geopolítico mundial.

Queda una última oportunidad. Debemos retomar el sueño de Adenauer, Charles de Gaulle y, posteriormente, el trío Kohl, Mitterrand, González, y cual Ave Fénix, hacer posible los Estados Unidos de Europa.

Estados Unidos de Europa y el Canal de La Mancha