lunes 20/9/21

Los problemas sexuales de Gallardón

El Ministro indultó la semana pasada a un Guardia Civil, condenado por grabar con su móvil una agresión sexual...

El Ministro de Justicia indultó la semana pasada a un Guardia Civil, condenado por grabar con su móvil una agresión sexual. ¿Qué le pasa a Gallardón con el sexo?  Su obsesión no sólo es preocupante sino que nos afecta a todos y especialmente a TODAS.

El citado miembro de la Benemerita, Manuel Arbesú, hijo de un concejal del PP por Asturias, subió un buen día  a un tren con un amigo, que lanzó improperios de contenido sexual a una mujer sentada al lado, llegándole a tocar el pubis.

Mientras tanto, el guardia civil grababa todo con el móvil y se reía de la situación. Su compañero de viaje fue condenado por delito sexual y lesiones (agredió a otro pasajero que intentó frenar el asalto) y él se quedó con la condena por omisión de perseguir delitos que ahora ha sido convertida en una multa.

La sentencia destaca que Arbesu se estuvo riendo permanentemente durante los hechos y que no intervino para frenar lo que estaba ocurriendo, además de que huyó hasta dos veces de los agentes que se presentaron en el lugar del crimen.

Pero éste tipo de comportamientos son para Gallardón tonterías y el Guardia Civil  ha tenido que pagar por su “simpleza” 500 euros y a casa.

Pero su obsesión por el sexo le viene de lejos. Ya cambió nada más llegar al Ministerio la edad mínima para tener relaciones sexuales de 13 a 15 años. Me gustaría saber cuántos adolescentes han seguido sus normas. Quizás hubiese sido más práctico no fijar edades y en cambio recomendar el preservativo y dar más clases de educación sexual en las escuelas.

En el momento en que ustedes lean estas líneas, Don Alberto estará movilizando a un  centenar de parlamentarios, de los que unos 30 son internacionales, para que participen  el  3 y 4 de julio, en un seminario en favor de” la vida” en Madrid, donde respaldarán la reforma de la Ley del Aborto puesta en marcha por el ministro de Justicia.

La anfitriona del acto será la alcaldesa Ana Botella que los recibirá gustosamente en el Ayuntamiento de Madrid. Que yo sepa el Ayuntamiento es la casa de todos los ciudadanos que vivimos en esta ciudad y yo en mi casa no recibiría a tales “representantes” de los sectores más reaccionarios, irrespetuosos e intolerantes de nuestro entorno para hacer una proclamación de tal calibre.

A los que no recibirá Gallardón y Botella, ni siquiera escuchará es a  seis organizaciones nacionales e internacionales del área de los derechos humanos a las que cito al final de mi comentario * que al igual que miles y miles de mujeres que salimos a la calle hace 30 años y ahí estamos todavía (ahora acompañadas de nuestras hijas, porque hemos querido ser madres)  afirmando que el aborto es un derecho. Y punto.

Si después las amigas de Botella- Galladón y compañía, sobrinas, hijas, primas, esposas, amantes, secretarias, vecinas de portal o asistentas fijas o por horas no quieren abortar pues que no lo hagan. Pero insisto el derecho a decidir cuándo queremos ser madres es algo que sólo pertenece a la mujer.

Y es más que posible que el PP apruebe esa nueva ley del aborto, pero les aseguro a dicho partido, a la Iglesia de Rouco, a sus amigos del Opus Dei o de los Legionarios de Cristo que ahora y dentro de 10, 20 o  30 años las mujeres seguiremos luchando por nuestro derecho a decidir cuándo y en qué condiciones queremos tener hijos.


Organizaciones a las que Gallardón no escucha: Alianza por la Solidaridad; el Centro de Derechos Reproductivos; European NGOs for Sexual and Reproductive Health and Rights, Population and Development (EuroNGOs); la Federación de Planificación Familiar Estatal; Human Rights Watch; y Rights International Spain

Los problemas sexuales de Gallardón