jueves 18.07.2019

Sea Franco

No, por favor, no lo sean. Es solamente un juego de palabras marcado por el énfasis en esa F mayúscula, esperen al final del texto y a ver qué les parece.

Pienso yo que la contrainteligencia, también la militar si me apuran, no es lo opuesto a la inteligencia, si no todo lo contrario. Y dirán ustedes que a qué vendrá esto que trato de mostrarles. Y es porque puede ser que el lector trate, también con desdén la fuerza que puede llegar a tener esto.

Para explicar lo que trato de decir no se me ha ocurrido mejor cosa que establecer relaciones que parece poco tienen que ver, pero con el denominador común de referirme a regímenes autoritarios presentes y pasados. Aunque el lector sabe que no tan pasados, al menos en términos sociológicos.

Abu Bakr Al Bagdadi es el nombre de un tío que proclamó el Estado Islámico. Lo hizo como un Califato, pero su nombre real no era Abu Bakr. Abu Bakr fue el nombre del primer discípulo de Mahoma tras su muerte, el primer Califa. Una suerte de Caudillo a su manera, pues.

El órgano de gobierno establecido en torno a la idea de un Califato tiene mucho de histórico, sagrado y romántico entre las gentes de esas zonas del mundo, mayormente entre la rama Suní mayoritaria, llamadas a reivindicarse y por lo tanto a que les resulte atractivo para la captación de según qué adoctrinadores, para un entrenamiento paramilitar, y con unos inmediatos objetivos previamente establecidos.

Así Al Bagdadi logró encauzar esta idea en el imaginario colectivo, un primer pilar que se reforzó con lo siguiente.

Al Bagdadi y su Califato fueron autoproclamados un 4 de julio, haciendo cuajar otra idea subliminal en este caso extensiva de forma general, equipararlo como algo que todos entendiéramos con la suficiente grandeza como para medirse a su principal enemigo, EEUU y su Independence Day.

El 4 de julio, como los lectores habrán comprendido, no fue una fecha elegida al azar.  Es denso, pero no se me pierdan.

A toda acción de propaganda, si quiere contrarrestar, debe seguir una acción de contrapropaganda. Y aquí sí es lo contrario, o lo que se opone a la acción de la propaganda.

Séanme francos e imagínense el efecto que podría tener, de llevarse a cabo o poder llevarse a cabo algún día, que el 'glorioso alzamiento' para muchos de la lápida de Franco se realizara un 18 de julio

Una parte muy importante del Califato en guerra con las potencias occidentales se basa en la influencia a través de los medios de comunicación. Dominar el Cuarto Poder, término atribuido a E. Burke pronunciado en la apertura de la Cámara de Los Comunes del Reino Unido en 1787, un Cuarto Poder que se unía a los otros tres. El Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial en un sistema de gobierno moderno. El más poderoso de todos, mantenía aquel político anglo-irlandés, fundamental y que sufrimos de forma diaria actualmente con el bombardeo al que la política y los medios nos someten, pues influye y modifica la opinión pública. Nosotros mismos difundimos los vídeos de ejecuciones del ISIS. Ejecuciones no grabadas de cualquier forma, si no que tienen una calidad de producción profesional.

Existen vídeos y noticias de aquella proclamación del 4 de julio, proclamación que medios occidentales emitieron y fecharon el 5 de julio. Cuando se decidió ejercer, para contrarrestar el efecto de aquella bomba ideológica, la acción de contrapropaganda.

Estos patrones de propaganda y contrapropaganda fueron desarrollados por muchos teóricos y trabajados por agencias gubernamentales, pero conocemos una figura con mención aparte en la historia que estableció todo un canon.

Su nombre era Joseph Goebbles.

Es curioso cómo las ideas se entremezclan, pues el objeto de la que pretendo transmitir en este escrito es sutilmente contraria a lo que Goebbles y el resto de aquella Alemania profesaban, y que tuvieron como aliado del Eje Nacionalsocialismo-Fascismo italiano a nuestro patrio Nacionalcatolicismo, el que terminó por dominar España y que comenzó un 18 de julio -Día del "Glorioso Alzamiento Nacional"- ,concentrando su poder en torno a una figura jerárquica cuyos restos aún se les rinde homenaje y pleitesía excepcionalmente en la Europa de la que formamos parte en un mausoleo y que está, por una pretensión por parte del Gobierno actual, de rabiosa actualidad.

Paralizada esa pretendida exhumación de los restos de nuestro particular Dictador por la Justicia, que habían pretendido o así lo comunicaron, se llevara a cabo un 10 de junio...

Ja. Y ahora sí, séanme francos e imagínense el efecto que podría tener, de llevarse a cabo o poder llevarse a cabo algún día, que el Glorioso Alzamiento para muchos de esa lápida se realizara en un 18 de julio.


Un firmante, en servicio activo, del Manifiesto Contra el Franquismo en Las Fuerzas Armadas que permanece en el anonimato. Pues así están las cosas.

Sea Franco