martes 07.04.2020

General Fulgencio Coll: no es oro todo lo que reluce

Fulgencio Coll
Fulgencio Coll

Su defensa del brillante general Francisco Franco

El candidato de Vox al Ayuntamiento de Palma, General retirado Fulgencio Coll, ha hablado sobre el dictador Francisco Franco en una entrevista en Mallorcadiario.com:

"Defiendo la figura militar de Franco; entiendo que haya gente que no comparta la parte política”, ha dicho. "La figura militar fue brillante”.

Y ha continuado afirmando:

“El Franquismo tenía sus cosas buenas y sus cosas malas, pero no olvidemos que Franco cogió España de una Guerra Civil terrible y la dejó a las puertas de la democracia; la historia no debe usarse para abrir heridas".

12 diciembre 1946. Resolución 39 (I) de la Asamblea General de la ONU sobre la cuestión española:

…a) En origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen de carácter fascista, establecido en gran parte gracias a la ayuda recibida de la Alemania nazi de Hitler y de la Italia fascista de Mussolini…

Isabel Obiols, en El País dice:

“Será difícil establecer con exactitud cuántos muertos causó la represión franquista en España. Sin embargo, la paulatina apertura de algunos archivos, sobre todo militares, ha permitido que el trabajo de los historiadores haya avanzado mucho en los últimos años en acotar esta cifra: entre 1936 y 1943 hubo aproximadamente 150.000 víctimas mortales en actos de represalia, campos de concentración y trabajo y cárceles".

La brillante carrera militar del General Fulgencio Coll

A veces no es oro todo lo que reluce:

Durante la llamada segunda guerra de Irak, 2003 a 2004, tropas del Ejército de Tierra español combatieron en Irak, sin mandato de la ONU.

La Brigada Plus Ultra II relevó a las tropas españolas anteriores, estando plenamente operativa el 18 de diciembre de 2003.

Mandaba la brigada el general Fulgencio Coll Bucher.

Entre el 22 de enero y el 18 de febrero de 2004 ocurren en la Base de Diwaniya en Irak los hechos que se describen someramente a continuación:(1)

El 16 de marzo de 2013 el diario El País publicó un vídeo en el que se ve a un grupo de militares patear brutalmente a dos personas que se encuentran indefensas en el suelo. Todo parece indicar que el suceso se produjo en el año 2004 en la base española de Diwaniya (Irak) donde se acuartelaba parte de la brigada Plus Ultra, y que las dos personas torturadas eran iraquíes.

Lo que se ve en el vídeo es bastante más que un maltrato deplorable, es una tortura brutal, realizada sobre personas indefensas, tendidas en el suelo, y sin la menor capacidad de reacción. No parece tener ningún propósito inmediato que no sea el de causar el mayor miedo, daño y sufrimiento posible.

Si el hecho se produce en la base española de Diwaniya, los detenidos deben estar en una zona bajo estricto control. Es difícil suponer que un grupo de soldados, sin recibir órdenes de algún oficial responsable, pueda realizar una acción de estas características. La responsabilidad por tanto afectaría también y de forma muy importante a sus superiores.

Las Fuerzas Armadas están sometidas a una disciplina estricta, de tal forma que todo hecho delictivo que ocurra en sus acuartelamientos, entra dentro de las responsabilidades de los que ejercen el mando.

 En un hecho de tanta importancia y trascendencia como el que nos ocupa, el mando supremo de las fuerzas, debe actuar para aclarar responsabilidades, y para que la justicia pueda conocer las circunstancias de los hechos, y castigar a los culpables.

En el mejor de los casos, su falta de conocimiento previo de los sucesos, no lo exime de responsabilidad militar y penal si procede.

El General de Brigada Fulgencio Coll, mando supremo de las tropas españolas en Irak, fue, en principio, responsable último de aquellos hechos, todavía pendientes de aclarar.

Ni la autoridad política, ni la Justicia Militar, tuvieron el menor interés ni diligencia para hacerlo.

El 21 de abril el General Coll entrega el mando de la Brigada, al General José Manuel Muñoz que se ocupa de la operación de salida.

En relación con las leyes y tribunales internacionales que protegen los derechos humanos en situación de guerra

"Los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales son tratados internacionales que contienen las principales normas destinadas a limitar la barbarie de la guerra. Protegen a las personas que no participan en las hostilidades (civiles, personal sanitario, miembros de organizaciones humanitarias) y a los que ya no pueden seguir participando en los combates (heridos, enfermos, náufragos, prisioneros de guerra)". (2)

(3) “Desde la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional ha promovido el desarrollo de un sistema de jurisdicciones internacionales, complementarias  (4) de los tribunales nacionales, a fin de encausar a los acusados de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Ese sistema tiene dos vertientes: por un lado, se basa en el establecimiento de tribunales ad hoc y otros tribunales internacionalizados que se establecen después de un conflicto; por otro lado, se basa en la recientemente creada Corte Penal Internacional.” (5)

La Corte Penal Internacional puede conocer cuatro crímenes entre los que se encuentran los crímenes de guerra. (6)

Los malos tratos a prisioneros de guerra y civiles y los genocidios son considerados crímenes de guerra.

La importancia de los sucesos ocurridos en la Base española de Diwaniya es innegable y trascendente en relación con la dignidad de nuestro país y de nuestras Fuerzas Armadas.

El General Fulgencio Coll haría bien en explicarnos lo que sabe o debería saber de estos sucesos.

Un instante de sensibilidad y belleza

Por las ramas del laurel
vi dos palomas oscuras.
La una era el sol
la otra la luna
Vecinitas, les dije,
¿dónde está mi sepultura?
En mi cola, dijo el sol.
En mi garganta, dijo la luna.
Y yo que estaba caminando
con la tierra a la cintura
vi dos águilas de mármol
y una muchacha desnuda.
La una era la otra
y la muchacha era ninguna.
Aguilitas, les dije,
¿dónde está mi sepultura?
En mi cola, dijo el sol.
En mi garganta, dijo la luna.
Por las ramas del cerezo
vi dos palomas desnudas,
la una era la otra
y las dos eran ninguna.

Canción de “Primeras canciones”. Autor Federico García Lorca 

A modo de epílogo

García Lorca fue paseado y fusilado por los franquistas, sin haber sido juzgado ni acusado por delito alguno, en la madrugada del 18 de agosto de 1936, con el conocimiento y control de la “autoridad militar”.

Fue enterrado a escondidas, para que su cuerpo no fuese encontrado jamás.

Su poema, que reproduzco aquí parece premonitorio. No lo es, pero su pregunta repetida “¿Dónde está mi sepultura?”, me impulsó a introducirlo en este artículo.


Artículo de Arturo Maira Rodríguez, Capitán de Navío retirado. Portavoz del Manifiesto en contra del Franquismo en las Fuerzas Armadas. Presidente de la Asociación para la Memoria Militar Democrática


(1) El Auto judicial abierto por el Ministerio de Defensa admite los hechos y los sitúa dentro del periodo de tiempo indicado.
(2) Texto tomado de la página web del Comité Internacional de la Cruz Roja.
(3) Los 
Convenios I a IV de 1949 fueron firmados por España en 1952; los protocolos adicionales I y II, en 1989 y el III (sobre un nuevo distintivo, además de la Cruz Roja y el Creciente Rojo), en 2010.
(4) El subrayado es mío.

(5) Texto tomado de la página web del Comité Internacional de la Cruz Roja.
(6) De Wikipedia. Corte Penal Internacional. Crímenes de Guerra


Leer: Fulgencio Coll, un problema para la disciplina de las Fuerzas Armadas

General Fulgencio Coll: no es oro todo lo que reluce