domingo 05.04.2020

Fulgencio Coll, un problema para la disciplina de las Fuerzas Armadas

El artículo del dirigente de Vox bien se podría llamar 'hoja de ruta antidemocrática'.

Arturo Maira Rodríguez | Fulgencio Coll, General del Ejercito de Tierra retirado, y portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, ha publicado el artículo “Pedro Sánchez, un problema para la seguridad nacional”.

El artículo publicado en El Mundo, ha sido reproducido inmediatamente por la Asociación de Militares Españoles (AME), la misma que a finales de julio de 2018 publicó la Declaración de Militares en defensa del General Franco.

articulo de Coll sobre Sánchez

Imagen del artículo de Fulgencio Coll en la edición de papel de El Mundo al que hace referencia Arturo Maira

No ha sido pues un mensaje a sus votantes de Palma de Mallorca. Sus destinatarios son los militares que mantienen la ideología franquista dentro de las Fuerzas Armadas. Les muestra un camino, llamado por él “escenario de solución”.

Se le podría llamar: “Hoja de Ruta antidemocrática”. Su idea de partida es: “Está en peligro la seguridad nacional.”

No tengo como costumbre intervenir en las polémicas entre partidos políticos. La responsabilidad que asumo es otra:

Contribuir a expulsar al franquismo de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil

En este caso haré una excepción. ¿Por qué? Porque el Sr. Coll tiene dos caras.

Me recuerda al personaje de Stevenson: Doctor Jekyll y Míster Hyde.

El doctor Jekyll es un doctor respetable, admirado por sus colegas, un perfecto caballero, y un benefactor de la sociedad donde vive.

Pero lleva, escondido en su interior, sin rostro todavía, a Míster Hyde.

Míster Hyde es la maldad, el desprecio por los demás, la violencia súbita, sin límites.

El Doctor Jekyll se deja llevar por su lado narcisista y alumbra en su seno a su cara B, Míster Hyde, su antítesis, que una vez liberado crece y crece sin control.

Los dos personajes conviven en su tragedia: Son el mismo y son diferentes, se desprecian y se complementan.

Averigüen ustedes quién es quién.

Fulgencio Coll, portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca:

Repasemos las ideas que este ciudadano expone a la opinión pública:

 “…el Estado afronta un periodo de desgobierno debido a diversas causas que tienen como denominador común un presidente del Gobierno, en funciones, de actuaciones impredecibles y comportamientos con rasgos de inestabilidad.” (1)

Pone así la diana en la cabeza de Pedro Sánchez, y sobre ella un cartel: Persona impredecible e inestable.

El mensaje es claro: Pedro Sánchez, responsable de todos los males del país, es un inestable psicológico, incapaz de ejercer las altas responsabilidades de un Presidente del gobierno de España.

¿Cuál puede ser entonces, les dice a sus compañeros, el escenario de solución de esta patología democrática?

Define la patología:

“La estabilidad política depende de la sucesiva permanencia de un «sistema de partidos», normalmente de dos o tres principales, ya que un número desproporcionado de partidos con representación afecta a la legitimidad, pues el juego de mayorías podría carecer de la necesaria representatividad”.

Es decir, la Transición momificada, sin cambios. El momento actual con más de diez partidos en el Parlamento afecta a la legitimidad, y el juego de mayorías puede no ser representativo.

Un número elevado de partidos puede hacer la gobernabilidad más complicada, pero nunca es ilegítimo. A los partidos los votan los ciudadanos, titulares exclusivos de la soberanía.

“El sistema parlamentario español carece de mecanismos compensatorios de mínimos necesarios para poder ejercer la representación nacional, ya que los parlamentarios representan a la totalidad de la población, no únicamente a la de un territorio determinado.”

Ambas cosas son falsas:

En todas las elecciones, y en todas las circunscripciones electorales existe un porcentaje mínimo de votos para que un partido consiga un escaño; y los parlamentarios NO representan a la totalidad de la población, representan SOLO a sus votantes.

El Parlamento es el que representa a la totalidad de la población.

Lo que pretende el Sr. Coll es eliminar del Parlamento español a todos los representantes de los partidos regionalistas o nacionalistas. La unidad de destino en lo universal se lo exige.

“Por lo tanto, un sistema de partidos caduca cuando su reemplazo no es consensuado, puesto que las normas y costumbres que han regido para las relaciones políticas han perdido vigencia. Lo que es lo mismo, mucho antes de que se produzca la confrontación legal sobre la legitimidad, la erosión de usos informales menoscaba el sistema.”

Es decir, los partidos no pueden brotar de forma espontánea, como fuerzas sociales emergentes, sino que deben reemplazar a otros de forma consensuada. No se pueden erosionar los usos y costumbres. Cómo en el colegio, o en la Academia Militar, todos en fila.

“El artículo 6 de la Constitución dice: «Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y la ley.”

Y se pregunta:

¿Por qué hay partidos abiertamente sediciosos, condenados sus dirigentes, que son legales?

Concluyendo,

España está políticamente enferma desde hace años

Y claro, le echa la culpa a Rodríguez Zapatero, no faltaba más.

“La llegada al Gobierno de Rodríguez Zapatero, tras el 11-M de 2004, marcó la involución del ambiente de concordia que había significado la Transición”.

Y después recorre los elementos del desastre progresivo:

Legitimidad constitucional en almoneda, impulso del populismo comunista, alas al secesionismo, desastrosa gestión de la crisis de 2007, invento de las autonomías de segunda generación, trasferencia de más competencias a las autonomías, paupérrimo liderazgo político, opcionalidad del cumplimiento de las obligaciones constitucionales, la obsolescencia ideológica como base del pensamiento político, etc.

Y ahora llega Pedro Sánchez y su gobierno de coalición. –La hemos jodido señoras y señores, y perdonen la expresión– (2)

Proyecto de gobierno fake, dice, empleando el lenguaje del Presidente Trump.

fulgencio coll

Fulgencio Coll en rueda de prensa en el Ayuntamiento de Palma.

En esta historia no se cuenta nada de:

La soberanía de los ciudadanos, que deciden con su voto el gobierno que quieren, o la Constitución que desean tener.

El seguidismo a la política exterior de USA que nos condujo a la guerra de Irak y a los atentados de Atocha del 11M de 2004.

La gran mentira del gobierno de Aznar, en los días posteriores a esos atentados, sin otro fin que ganar las inmediatas elecciones, echándole la culpa a ETA, con los terroristas yihadistas descontrolados y letales por Madrid.

La agitación del nacionalismo español para hacer inviable un proyecto de segundo estatuto catalán votado afirmativamente por todos los escaños del Parlamento catalán, excepto los muy escasos del PP.

El aumento de las desigualdades de todo tipo hasta límites insoportables, aprovechando la crisis de 2007 para transferir más riqueza y poder a los más ricos.

La miseria de mucha gente, la pobreza infantil, el crecimiento de los bienes de la iglesia católica a costa de todos, la puesta en almoneda, esta vez sí, a muy bajo precio, de los bienes públicos, incluidos la vivienda, la educación y la sanidad; el préstamo de nuestro dinero a la banca, que no será devuelto jamás; la desvergonzada corrupción del poder político y económico; la ruptura de las capacidades de los sindicatos; etc.

Señalemos los escalones sucesivos de la hoja de ruta:

  • Señalar al Presidente del gobierno como inestable psicológico, incapaz para gobernar.

  • Calificar a España como políticamente enferma.

  • Declarar ilegítimo al excesivo número de partidos.

  • Cerrar a los partidos nacionalistas y regionalistas el acceso al Parlamento.

  • Mantener inalterable, a toda costa, el Régimen de la Transición, sacralizando a la Constitución, en sus aspectos más regresivos, y a la Monarquía.

  • Agitar, sin límites al nacionalismo español.

Pero terminemos ya con El Portavoz de Vox en Palma de Mallorca, no merece más palabras.

Para otro artículo dejo al General del Ejército de Tierra retirado Fulgencio Coll Bucher.


Arturo Maira Rodríguez, Capitán de Navío de la Armada Retirado. Portavoz del Manifiesto en Contra del franquismo en las Fuerzas Armadas; y Presidente de la Asociación por la Memoria Militar Democrática.


(1) El subrayado es mío.
(2) Quiero subrayar aquí que no pretendo, en absoluto, resaltar o desmerecer la gestión de los presidentes socialistas Zapatero y Sánchez. Solo repaso el mensaje del Sr. Coll, y su estrategia para conformar un escenario de desastre, y sus supuestos responsables.

Fulgencio Coll, un problema para la disciplina de las Fuerzas Armadas