martes 26/1/21

Pobre Venezuela

Hablar desde el Gobierno de España de nacionalizaciones para familiares del preso político Leopoldo López, es de traca.

Es sonrojante y bochornoso que Venezuela esté acaparando editoriales, un día tras otro, en los medios de comunicación de nuestro País. Y lo es porque se trata de una burda utilización política, primero del Partido Popular y de su gobierno en funciones, y luego de quienes le hacen el juego para pretender pescar votos en el río revuelto del “todo vale contra Podemos”.

Hablar desde el Gobierno de España de nacionalizaciones para familiares del preso político Leopoldo López, es de traca.

Desconozco, a día de hoy, si de verdad existe algún preso político en Venezuela. Y si así fuera, yo sería el primero en condenarlo y en exigir su libertad. Pero desde luego este señor no lo es en absoluto.

Este señor, en febrero de 2014, llamaba a tomar las calles de Venezuela y a defenderlas contra quien fuera, hasta derrocar al presidente casi recién elegido por la mayoría de venezolanos… Con varias decenas de muertos en las calles y en contra incluso del criterio de una parte importante de la oposición venezolana.

Este es un señor que en cualquier País europeo, habría sido condenado por desórdenes graves con resultado de varias muertes,  a varios años de prisión. Y no le arriendo la ganancia si hubiera tenido que ser juzgado con la nueva ley mordaza de nuestro País…

¿Quiere otorgar el gobierno indigno del Partido Popular, nacionalizaciones para proteger de verdad a personas en verdadero peligro y serias dificultades?

Pues háganlo con los ciudadanos sirios que huyen de una guerra cruel, o con los afganos, o con los iraquíes… Todos ellos al borde de la desesperación tras haberlo perdido todo.

¡Qué desfachatez y qué vergüenza! Leer al presidente en funciones de mi País, en un artículo de opinión, mostrando abiertamente su cinismo o su ignorancia sobre Venezuela (que no sé que es peor en un presidente de gobierno). Hablaba de competencias usurpadas… Que alguien le explique, por favor, que se trata de un País con dos poderes: el ejecutivo y presidencial con muy amplios poderes otorgados por su Constitución, y el legislativo y de control. Y que cuando no coinciden, como es el caso, todos los esfuerzos desde dentro y desde fuera deberían ser para ayudar a que ambos poderes se esfuercen por cohabitar. Y no en hacerse mutuamente “la guerra”. Porque existe el art. 72 de la Constitución que posibilita el revocatorio de todos los cargos… Y existe el art. 337 que autoriza al presidente a declarar estados de excepción que suspenden, temporalmente, las garantías consagradas en la Constitución.

Las dos reacciones me parecen igual de impropias y de nefastas para el pueblo venezolano. Y por eso mismo, hay que aplaudir el viaje del ex presidente  Zapatero intentando mediar entre los dos poderes, y hay que criticar la “patochada” del Partido Popular y del señor Rivera de Ciudadanos, que lo que hacen es ejercer de bomberos-pirómanos y de cínicos o ignorantes.

Con la vileza añadida de que lo hacen no porque les preocupe la situación de un País hermano como Venezuela, sino para tratar de obtener réditos electorales. Porque la triste conclusión, es que quieren hablar de Venezuela, porque creen que eso debilita a Podemos. Y contra Podemos hace tiempo que vale todo.

Pobre Venezuela