#TEMP
miércoles. 17.08.2022

Navarra, del 28 de abril al 26 de mayo

parlamento navarra

De la victoria clara de la izquierda en las generales a la confusión


Una vez más, la encuesta de verdad, la tenemos las personas que vamos a ir a votar el día 26 de Mayo.

Cuando las elecciones son en un ámbito local o autonómico cercano, como es el caso de Navarra, la verdad es que los debates influyen muy poco o nada.

La mayoría de la ciudadanía tenemos fresco en la memoria, cual ha sido el comportamiento de los distintos grupos municipales o autonómicos, en las principales cuestiones que se han venido produciendo en nuestra Ciudad o en el ámbito de la Comunidad.

Nuestra posición tiene más que ver con la experiencia acumulada de lo realizado, y con qué ha venido defendiendo cada quién; más, mucho más que con planteamientos “futuribles”  de lo que algunos prometen  hacer… Y claro, que no hicieron cuando tuvieron oportunidad de hacer y ahora lo utilizan como banderín de enganche para algunos desmemoriados. Pero no cuela.

En Navarra, que es la Comunidad en la que resido, las derechas han creado una unión artificial, a la que han llamado “Navarra Suma”. Bajo ese nombre pomposo, se pretende sumar, a regionalistas que supuestamente “su razón de ser” sería la defensa del Fuero y de lo propio de la Navarra específicamente regional; con el Partido Popular, inmerso todavía en las investigaciones sobre su corrupción, y con Ciudadanos. Este último se presenta fuera de Navarra como bastión contra el Fuero, que juzga como un privilegio medieval cada vez que hablan los dirigentes de su partido.

Ya me contaran qué es lo que van a sumar  al respecto de los intereses de Navarra, o en la defensa de nuestro Concierto Económico con la administración del Estado. Pues eso, nada. Más bien están en la resta de quienes quieren la uniformidad de nuestra España plural, idea rancia que sólo aporta un mayor centralismo potenciador de problemas.

En Navarra, supongo que no es algo específico nuestro pero viene siendo así, se han venido produciendo divisiones por exceso de personalismos, que hacen un poco más difícil saber cual va a ser el resultado de estos comicios autonómicos. De entrada la participación va a ser menor que en las elecciones generales recién celebradas. Lo que favorece que quienes tienen un voto más militante, tengan mejores expectativas. Es el caso de Bildu. El caso de Geroa Bai es diferente, la presencia de Uxue Barcos acarrea un voto mucho más transversal que el de la sigla que representa.

En el PSN-PSOE, es ya una tradición que se deje un alto porcentaje de votos en el tránsito de unas elecciones generales a elecciones autonómicas, algo que ha tenido que ver tradicionalmente con dos causas: la eterna división en su interior y la falta de credibilidad sobre lo que vayan a hacer al día siguiente de que se abran las urnas, respecto a la primera parte parece que están un poco mejor, pero la duda permanece.

Podemos, ha sido durante la legislatura recién terminada, una caricatura grotesca, a veces “zurda” sin sentido, a veces nacionalista sin tono y seguidista del absurdo. Y por si fuera poco, envuelta en una guerra de personalismos que sólo ha creado rechazo y estupor en quienes les votaron y otorgaron siete escaños en el Parlamento Foral… Por aquello de la rectificación operada, pueden aspirar a 4/5 escaños.

Izquierda-Ezkerra, con dos escaños, ha pasado bastante desapercibida más allá de alguna pequeña diferencia en favor de la educación pública frente al gobierno. Lo cual nunca se sabe si (en este panorama de conflictos) es bueno o malo.

Mi impresión es que será muy difícil, en esta ocasión, conseguir un gobierno asentado en una mayoría absoluta de escaños como el de la legislatura que acaba de terminar. Geroa Bai con 9 escaños y Bildu con 8, ambos pueden repetir perfectamente resultados. Pero la suma de Podemos 7 escaños y Iquierda-Ezkerra 2 escaños no se va a repetir. Y el condicionante del PSN navarro de sumar sin Bildu, tampoco. Porque el PSN en el mejor de los casos, puede sumar un escaño más que Bildu y seguir sin dar los números.

Mi impresión es que se formará gobierno con una mayoría relativa y un apoyo externo de uno de los “incompatibles”: PSN o Bildu, en ese caso bastará con la abstención de uno de ellos.

Y por el otro lado, está claro que Navarra-Suma no suma, sino que resta. Resta los dos escaños que VOX  puede obtener en Navarra, y resta lo que vaya a pasar al día siguiente de las elecciones, con los dos escaños que UPN le acaba de regalar a Ciudadanos en las listas de Navarra-Suma. Porque es seguro que Ciudadanos van a buscar que se visualice su mensaje y su presencia en el Parlamento de Navarra de forma y manera diferenciada. En definitiva, batiburrillo en la derecha en Navarra. Estabilidad en el nacionalismo sin mayores estridencias, y confusión, mucha confusión en el seno de la izquierda que no termina de aclarar quien es quien, qué defiende en lo concreto y cuales son los valores infranqueables que debe mantener…

Navarra, del 28 de abril al 26 de mayo