jueves 9/12/21

¡Cuarenta y más años después de la historia!

Es triste que tenga que ser una jueza argentina, María Servini, quien esté dando los pasos y abriendo las diligencias encaminadas a que, en España, se pueda conocer la verdad de las víctimas del franquismo...

Que todos sepan la verdad.

Es triste que tenga que ser una jueza argentina, María Servini, quien esté dando los pasos y abriendo las diligencias encaminadas a que, en España, se pueda conocer la verdad de las víctimas del franquismo y de sus torturadores.

La noticia de esta misma semana es que Argentina abre todos sus consulados para recoger denuncias y dar noticia de torturadores y contra el franquismo.

Y es que no es de recibo, que cuarenta y más años después de todo tipo de violaciones de los derechos humanos ocurridos durante la dictadura franquista, no pueda hacerse luz y reprobar a los torturadores.

Es sabido que ya no puede hacerse justicia a estas alturas…, por múltiples causas. Pero al menos, se debería reconocer a quienes sufrieron torturas por luchar para traer la democracia y reprobar a los torturadores que todavía sigan vivos.

Muchos, seguramente, no le pedimos nada más a esta iniciativa de la jueza María Servini, ni nada menos.

Y yo, estoy dispuesto a añadir a su lista, tres nombres más de torturadores: Prieto, Agueda y Vazquez. Son los que llevo gravados en mi memoria, a sangre y fuego, desde Marzo del año 1971; cuando en la comisaría de Pamplona, estos tres torturadores y algunos más que nunca llegué a saber sus nombres, durante cinco días y medio interminables y sus noches, nos dejaron a varios seminaristas y ex-seminaristas como piltrafas humanas tras sus torturas, hasta el punto de que la cárcel nos pareció un hotel de cinco estrellas.

Sí, sería bueno que de una vez por todas se supiera la verdad y que el mensaje que con ello se enviara a todos los torturadores pasados, presentes y futuros, fuera el de que no habrá, nunca más, inmunidad para la tortura.

La fiscalía (vaya papelón) se ha apresurado a decir que a los expolicías reclamados por torturadores les ampara la ley de amnistía…

¿Y a los torturados señor fiscal qué ley nos ampara para que se sepa la verdad, y a las nuevas generaciones  les ampara alguna ley para que puedan conocer los hechos?

A estas alturas de la democracia, solo se pide memoria para recordar como se las gastaba la dictadura y para que todos sepan la verdad. Especialmente los jóvenes que no la conocieron.

No me parece que sea mucho pedir cuando han pasado cuarenta y más años de la historia.

¡Cuarenta y más años después de la historia!